17.9 C
San Nicolás de los Arroyos
viernes, 28 enero, 2022

Edición N° 3940

FIESTAS DE FIN DE AÑO Y TRASTORNOS DEL ESPECTRO AUTISTA

“PARA LOS CHICOS CON AUTISMO, ESCUCHAR EL RUIDO DE LA PIROTECNIA ES COMO SI CAYERA UNA BOMBA”



Cada diciembre es un mes de mucho estrés para las personas con autismo y sus familias. “Navidad, Nochebuena y demás, no son momentos de alegría, son momentos para sobrevivir y no debería ser así. Y tiene secuelas para los chicos por varios días: insomnio, nerviosismo, ansiedad. El miedo les queda. Cuando Gonza escucha ruidos fuertes y estruendosos, entra en pánico y desesperación”, precisó a EL NORTE Patricia Sánchez, de TGD Padres TEA San Nicolás.

“Es importante la empatía para que todos podamos festejar en familia”, instó Patricia Sánchez. ARCHIVO

Rocío Vega
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

Las explosiones de pirotecnia les generan a las personas con autismo un alto nivel de ansiedad, estrés y miedo. Hasta un 90 por ciento de las personas con trastornos del espectro autista experimentan respuestas inusuales a los estímulos sensoriales. EL NORTE habló con la referente de TGD Padres TEA San Nicolás Patricia Sánchez, para conocer la experiencia que vive la familia cada fin de año junto a Gonzalo.



La Municipalidad de San Nicolás –junto al Consejo Asesor en Políticas sobre Discapacidad y las organizaciones TGD Padres San Nicolás y Mundo Patitas– impulsa nuevamente la campaña “Más luces, menos ruido” que prohíbe, a través de la ordenanza 9836/2019, la fabricación, comercialización y uso de algunos productos de pirotecnia sonora.

Las fiestas de fin de año son fechas de mucho estrés para las personas con autismo y sus familias. “No es un momento de alegría, de compartir. Es un momento para sobrevivir y no debería ser así, debería ser para festejar. Y tiene secuelas para los chicos por varios días: insomnio, nerviosismo, ansiedad. El miedo les queda. Cualquier sonido externo enseguida les genera ataques de ansiedad, desesperación y angustia. Hay que volver a empezar luego, a generarles confianza de que pueden salir y no les va a pasar nada. Armar el arbolito a ellos los pone en alerta. Muchas familias optan por irse de la ciudad”, contó Patricia Sánchez.



“En casa se cierra todo”

“Cuando Gonza escucha ruidos fuertes y estruendosos, entra en pánico y desesperación. También le pasa con los ruidos de las motos en la calle. No vamos a actividades o eventos donde hay ruidos muy estruendosos. Con los ruidos de la calle, con obras en construcción, por ejemplo, sabemos que al alejarnos, pasa. De la pirotecnia no se puede escapar porque toda la gente la usa, la mayoría. Es imposible escapar de esa situación. En casa se cierra todo. No festejamos con el resto de la familia, no es un momento grato. No es una fiesta de Navidad o Año Nuevo donde las familias brindan, comparten regalos. Es un momento frustrante, cerramos todo. Para ellos es como si cayera una bomba, se desesperan, quieren escapar, se golpean, agreden, se lastiman. Y no termina a la medianoche, sabemos que sigue, o incluso que comienza mucho antes. Son un par de días con esta situación. Toda la familia termina afectada, es muy difícil”, describió.

La referente de TGD Padres TEA San Nicolás explicó: “Acá no hay pirotecnia cero, solo la de alto impacto sonoro está prohibida. Se ve mucha venta en las redes sociales, la gente sigue comprando. Es importante la empatía para que todos podamos festejar en familia, tenemos que generar conciencia entre todos, ayudarnos mutuamente. Cada vez más gente se suma, pero falta mucho”.

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!