20.6 C
San Nicolás de los Arroyos
miércoles, 17 noviembre, 2021

Edición N° 3870

“FUI ENCERRADA ENTRE TRES”: DOS PERIODISTAS DENUNCIARON ABUSO SEXUAL EN CASA DE GOBIERNO

TUCUMÁN



Dos trabajadoras de prensa de Tucumán denunciaron este martes que fueron víctimas de abuso sexual mientras desempeñaban sus respectivas labores en la Casa de Gobierno de esa provincia.

Carolina Ponce de León, periodista de Radio Universidad, relató que el domingo sufrió el ataque, cuando cubría las elecciones legislativas generales en el Salón Blanco de la casa provincial, donde fue “encerrada por tres personas”.

“Una me metió la mano por adelante, otra por atrás, yo me puse la cartera entre las piernas para frenar esto un poco”, describió la víctima, en diálogo con El Tucumano. Ponce de León realizó las denuncias correspondientes en la Comisaría 1º, y en la Fiscalía.

También sostuvo que “a una de estas personas se le enganchó un anillo en un gancho que tiene mi cartera. Me daba tanta vergüenza la situación, quería llegar hasta donde estaban mis compañeras, que se dieron cuenta de que algo me pasó por mi cara y me puse a gritar”, agregó.



Ante la situación, los organizadores del evento dijeron que “no podían controlar a tanta gente”, y ante eso realizó una denuncia.

A este testimonio, se le sumó el de la periodista Mariana Romero, quien vivó un episodio con características similares durante las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO).

Romero hizo un descargo en sus redes sociales, en el que expresó su arrepentimiento por guardar silencio y no revelar el hecho del que fue víctima mientras brindaba declaraciones Juan Manzur, actual Jefe de Gabinete y por entonces gobernador de Tucumán.



“La noche de las PASO me tocó cubrir todo el discurso del gobernador con la mano de un desconocido tocándome con fuerza el trasero. Fue en la Casa de Gobierno. No dije nada y hoy me arrepiento, si hubiera hecho lo correcto, quizás no le hubiera pasado lo mismo a mi compañera”, sostuvo en Twitter.

“Yo sentí que alguien me manoseaba de una manera tan fuerte y descarada que pensé que era alguna de mis compañeras intentando acomodarme algo en el bolsillo trasero. Pero no se detenía. El amontonamiento era tal y yo con las dos manos ocupadas, que no podía darme vuelta”, agregó.

“Esa noche se lo conté a muchos de mis compañeros: ninguno le dio importancia. Yo tampoco. Lo tomé como anécdotas que uno se trae de la cobertura: uno se tropezó, el otro se trabó, al otro se le escapó el candidato, a mí me manosearon”, acotó sobre la naturalización de esas acciones.



También se solidarizó con su colega: “Yo sé que ahora es tarde, pero vengo a dar fe de lo que le pasó a mi compañera. Y a brindarle mi apoyo. Voy a poner su nombre cuando ella lo haga público”.

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!