10 C
San Nicolás de los Arroyos
lunes, 4 julio, 2022

Edición N° 4099

FÚTBOL: A TRES DÉCADAS DEL BELGRANO QUE CAUTIVÓ A TODOS EN EL REGIONAL

Aquel equipo dirigido por Rubén Sacconi “tomó la posta” de la campaña que años antes había puesto a Argentino Oeste cerca del ascenso al viejo Nacional B. La dirigencia planteó un equipo semi-profesional, y dentro de la cancha la respuesta fue inmediata. En aquel Regional 1991/92, el Rojo llegó invicto a jugar la semifinal por el ascenso ante Arsenal de Sarandí, que terminó imponiéndose en ambos encuentros y coronando el ascenso luego ante Alvarado.

El Rojo en cancha de Doce. Inolvidable campaña. ARCHIVO


EZEQUIEL GUISONE
secciondeportes@yahoo.com.ar

“Era un equipo que iba al frente en todas las canchas”, definió Coco Rozero, defensor de aquel Belgrano que quedó en el recuerdo del futbolero nicoleño por haber llegado tan lejos en el sueño de ascenso al Nacional B. En efecto, fue el último equipo de nuestra ciudad que estuvo tan cerca de lograr ese anhelo. Más acá en el tiempo (en 2018), Defensores de Villa Ramallo llegaría más cerca que ningún otro en la Liga Nicoleña, al jugar la final por el ascenso frente a Gimnasia de Mendoza.

Belgrano ganó la posibilidad de representar a la Liga Nicoleña en el Regional 1991/92 y se preparó para ser protagonista. Con Rubén Sacconi a la cabeza, secundado por el profe Pedro Tisera y el Dr. Malizia, más un grupo de dirigentes decididos a conseguir lo que fuere para llegar bien arriba, el Rojo protagonizó una campaña inolvidable. “Cuando clasificamos para jugar el Regional, fui a ver a Héctor Storti, porque él tenía experiencia en eso. Lo mismo con Rubén Pagnanini. Recopilé un montón de datos, y muchas cosas salieron bien. Yo no quería improvisar en nada”, contó el “Gringo” Sacconi a EL NORTE.

En la previa Belgrano jugó varios amistosos, aunque el entrenador hubiese preferido algunos más. “Al principio les dije a los dirigentes que me arreglaba con los jugadores que habían ganado el derecho a jugar este torneo, pero ellos mismos decidieron traer algunos jugadores más para que esto resultara un poco mejor”, reconoció Sacconi. Llegaron nombres importantes como el arquero Jorge Casse, los defensores Sergio Giovanoli y Gustavo Toledo (ex Unión de Santa Fe), y Julio Morán, un “10” zurdo que hacía diferencia.

La campaña

El debut en la sub zona F fue con empate 1 a 1 ante Compañía de Salto en cancha de 12 de Octubre. El gol de Belgrano fue de Rubén Sandoval y significó el empate. Morán, que iba a ser titular, no pudo jugar por un problema con su documento. Las dudas se despejaron en la segunda fecha, cuando el Rojo goleó 5 a 0 a Trafico’s Old Boys en Pergamino con dos de Sandoval, Suligoy, Oviedo y Morán. Luego volvió a empatar como local, 0 a 0 ante Barracas de Colón. En la segunda rueda, los nicoleños empataron sin goles en Salto ante Compañía; le ganaron 3 a 0 a Traficos en San Nicolás (Morán -2- y Ballejo) e igualó 3 a 3 en Colón con Barracas, con los tantos de Oviedo, Sandoval y Suligoy.

Belgrano clasificó segundo con 8 puntos, detrás de Compañía. “La primera ronda nos costó la vida, pero estábamos seguros de lo que estábamos haciendo”, reconoció Sacconi.

En la semifinal con Arsenal Belgrano lo buscó por todos lados, pero no se le dio. ARCHIVO EL NORTE.

En la siguiente instancia, el Rojo compartió grupo otra vez con el equipo de Salto, Villa Belgrano de Junín y Juventud de Rojas. Allí el equipo comenzó a mostrar su mejor versión: le ganó a Compañía 1 a 0 en la primera fecha (gol de Morán); se impuso con idéntico marcador y goleador en Rojas ante Juventud y empató 2 a 2 en Junín con Villa Belgrano, con un gol en contra y otro de Morán. En la segunda rueda, el Rojo empató 1 a 1 en Salto (Antonio Haesler), goleó 4 a 0 a Juventud (Rubén Sandoval, Miguel Ballejo, Morán y Haesler) y cerró empatando sin goles como local ante Villa Belgrano, clasificando ambos a la siguiente ronda de grupos.



En esta tercera fase, Belgrano y los juninenses compartieron zona con Estación Quequén y Olimpo de Bahía Blanca. Y el equipo nicoleño fue el mejor de todos. Empató 2 a 2 en Junín (Toledo x 2), goleó 4 a 0 a Olimpo en cancha de Doce (Ballejo -2-, Oviedo y Galletti) e igualó 2 a 2 en Quequén (Oviedo y Suligoy). En la segunda rueda, le ganó 2 a 0 a Villa Belgrano (Galleti y Ballejo), empató 2 a 2 en Bahía Blanca (Suligoy y Giovanoli) y derrotó 3 a 2 a Quequén en nuestra ciudad, con goles de Giovanoli, Morán y Ballejo.

“Nunca le tuvimos miedo a ningún rival, hicimos partidos memorables. Para mí el partido contra Olimpo de Bahía Blanca de local fue una cosa extraordinaria”, recordó el rosarino Rozero. “Era un equipo increíble, un grupo humano maravilloso”, recordó.

Entre los mejores

De los más de cien clubes que arrancaron el torneo en noviembre de 1991, en abril de 1992 solo quedaban ocho. Eran cruces de cuartos de final, ida y vuelta. A Belgrano le tocó con Huracán de San Rafael, definiendo como visitante. En la ida, los de Sacconi se impusieron por 2 a 0 con goles de Fernando Oviedo y Wina Sandoval, ante un marco de público impactante. La revancha en Mendoza fue otro capítulo memorable para el fútbol de la ciudad.  El partido terminó 1 a 1, con gol de Haesler para los belgranenses, que se metieron en semifinales sin perder un partido.

“Ese equipo de Belgrano era una sorpresa en todos lados. Por ejemplo con Huracán en Mendoza ellos pensaban que nos iban a golear; la gente era impresionante, la cancha llena, y cuando empezó a los 15 o 20 minutos se callaron todos. Huracán gastó una fortuna en ese equipo, había una sorpresa impresionante, se quedaron mudos”, recordó el Gringo Sacconi.



En semifinales el rival era Arsenal de Sarandí, que venía de eliminar a Cipolletti. El club de Julio Grondona empezaba a pisar fuerte y cimentaba las bases de lo que sería años más tarde un club de Primera. La expectativa para el partido en cancha de 12 de Octubre fue fenomenal. Pero en la cancha, las cosas no se dieron. El visitante se puso en ventaja y mostró todo su oficio para sostener el 1-0 hasta el final, quitándole el invicto a los nicoleños.

En la revancha, Belgrano se adelantó con el gol de Oviedo, pero no tuvo la calma necesaria para manejar el partido y el Arse lo terminó dando vuelta, cerrando el juego por 3 a 1 y metiéndose en la final, donde luego vencería a Alvarado de Mar del Plata para quedarse con el ascenso.

“Ese grupo fue una barbaridad. Los jugadores eran incondicionales, llegó un momento que yo no podía explicar más nada, estaba asombrado”, reconoció Sacconi. “Teníamos un técnico como Rubén que era una gran persona y un DT de Primera; nos costó adaptarnos a él, pero después entendimos la idea y terminó siendo el mejor técnico que tuve”, reconoció Rozero, y aseguró: “Era un equipo ganador, con la mentalidad que nos había impuesto Sacconi, una persona extraordinaria. Yo había tenido en Newell’s de técnico a Bielsa, al Indio Solari… pero con Rubén era un placer”.



“Sacconi era nuestro guía, un maestro, junto a Pedro Tissera, que en ese momento lo odiaba porque nos hacía correr mucho”, recordó entre risas José Luis Stoppani, uno de los más jóvenes del plantel que terminó ganándose un lugar en el lateral izquierdo. “Se había formado una gran familia, y en eso Rubén ha tenido mucho que ver. También a la dirigencia, que en ese momento se movieron como ninguno, sino no hubiésemos llegado donde llegamos”, aseguró.

Llegaron donde ningún otro club nicoleño volvió a llegar. Cambiaron los formatos, desaparecieron los Regionales, pero la ciudad no volvió a estar tan cerca. Por eso las hazañas de aquellos grandes equipos parecen hacerse más grandes con el paso del tiempo. Hace apenas unos días se cumplieron 30 años de esta semifinal con Arsenal. De aquel Belgrano que fue enorme.



El Plantel

Héctor Cassé, Carlos Sacco, Gustavo Toledo, Gustavo Rozero, Sergio Giovagnoli, José Luis Stopani, Jorge Galetti, Julio Morán, Fernando Oviedo, Miguel Ballejo, Eduardo Suligoy, Favio Carossino, Ángel Cabañas, Gustavo Bianchi, Martín Fregoso, Claudio Galetti, Ramón Cabrera, Sergio Doque, Rubén Sandoval, Bruno Sandoval y Antonio Haesler. DT: Rubén Sacconi. PF: Pedro Tisera.

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!