GABRIEL GÓMEZ: “EN LA B NACIONAL, EL ÚLTIMO TE GANA”

El entrenador ramallense vive hoy su segundo ciclo al frente de Independiente Rivadavia de Mendoza, que se ubica segundo en su grupo apenas dos puntos detrás del líder, Güemes de Santiago del Estero. “Es un club muy grande, muy popular en toda la provincia” definió “Gaby”, y opinó que a la segunda división “hay que respetarla mucho, porque cada partido es una final”.

El exDefensores volvió a poner a Independiente Rivadavia entre los mejores.

EZEQUIEL GUISONE
[email protected]

Gabriel Gómez volvió al lugar en el que más cómodo se siente más allá de Villa Ramallo, y los rápidos resultados lo demuestran. Independiente Rivadavia de Mendoza es uno de los animadores de la Primera Nacional, ubicándose tras diez fechas en el segundo lugar de la zona B, a tan solo dos puntos del líder Güemes de Santiago del Estero. En 2019 había llevado a “La Lepra” a las semifinales del Reducido por el ascenso, donde fue eliminado por Sarmiento de Junín. Su partida a Mitre de Santiago del Estero dejó un sabor amargo entre los hinchas mendocinos, que dos años más tarde lo recibieron de la mejor manera en este segundo ciclo. 

“Yo sabía que a Independiente en algún momento iba a volver porque nos había ido muy bien en la etapa anterior, donde logramos zafar del descenso y después llegamos a semifinales del torneo. En el Nacional B el club nunca había llegado tan lejos”, contó el entrenador en diálogo con el programa “La Deportiva”, de Radio U. Sin embargo, esta nueva oportunidad llegó prácticamente sobre el inicio del torneo, con un plantel ya armado por el DT saliente, Marcelo Straccia. “Quizás no me esperaba este llamado antes del campeonato, pero se dio así y gracias a Dios hoy es un presente muy lindo”, expresó Gómez. 

“El enojo de algunos hinchas en su momento fue más porque realmente querían que me quedara, pero pasaron ciertas cosas que en su momento he aclarado, donde las condiciones de armado del plantel no eran lo que se había pactado anteriormente entonces elegí irme, y algunos hinchas se habían enojado. “Ahora cuando se produce la vuelta, realmente el cariño que me brinda la gente acá es enorme… Independiente es un club muy grande, estoy disfrutando mucho, tengo un cariño especial por este club, es un lugar donde me ha ido bien, y ahora volvemos a estar en un momento muy lindo”, contó el ex DT de Defensores, y respecto del equipo en la previa comentó: “Yo sabía las condiciones en las que venía, había un plantel armado con numerosos jugadores; tomé decisiones, dije que no se podía trabajar con más de 40 jugadores, y realmente los dirigentes se han portado muy bien conmigo, me han dado todas las herramientas, hemos conseguido lugar de entrenamiento, canchas como corresponde, que acá en Mendoza es muy difícil por el clima, cuestiones de viajes… realmente tengo todo el apoyo”.

Para graficar la “banca” que tiene de parte de la dirigencia, Gómez contó que “La semana que llegué me invitaron a un asado todos los ex presidentes del club, algo que nunca había ocurrido. Estaban todos los presidentes de los últimos 20 años, y se pusieron a disposición de todo lo que necesite. Eso fue muy importante, porque más allá de que es un club donde tiene mucha incidencia lo político, es un club muy grande, realmente hoy tengo el apoyo de todos. Ojalá que los resultados sigan acompañando. Si están todos juntos no los para nadie porque es un club muy grande, muy convocante, muy popular. Independiente es de toda la provincia”, aseguró.

“Muy parejo”

Respecto de la Primera Nacional, Gómez opinó que “Lo bueno que tiene el campeonato es que el último te gana, porque está en esa posición circunstancialmente, no porque tenga mucho menos equipo que uno. Por eso hay que respetar mucho la categoría y saber que cada partido es una final porque está todo muy parejo, y esa paridad lo hace atractivo al torneo, no hay partidos que vos decís lo tenés ganado. No existe”. El entrenador contó que al plantel le transmite “mucha intensidad, mucho carácter”, reconociendo también que “hay que tener en cuenta la idiosincrasia del club”. “Independiente Rivadavia es un club en el que el hincha te demanda mucha intensidad, correr permanente y no dar nunca por perdida una pelota. Yo creo que los entrenadores tenemos que tener eso en cuenta. Todos los equipos tienen una historia y hay que respetarla. Eso no quiere decir que a todos nos guste o no jugar bien al fútbol, pero hay un ADN de cada institución que creo hay que respetar, y yo me di cuenta acá en el club que la bandera es esa. Después hay que agregarle lo que uno pretende para el juego e ir creciendo. Y tienen que ayudar los resultados, como siempre”, remarcó.

¿El ascenso?

“Tengo muchos recaudos con esa palabra porque creo que el equipo está en crecimiento, tenemos que corregir muchas cosas todavía; los jugadores lo saben porque se los digo, y otra de las virtudes que tiene el grupo es que sabe reconocer sus limitaciones, y por eso que te digo que somos tan parejos todos y que es un campeonato que te tocan rachas positivas. Sí tenemos la ilusión, y el hincha más que nada, creo que se lo merece y tiene que ser así. Nosotros estamos convencidos que queremos estar entre los cuatro y clasificar, así que vamos partido a partido. Pero conociendo que todavía tenemos muchas limitaciones y tenemos que trabajar mucho”, opinó el DT, quien más allá de atravesar un muy buen momento en el fútbol nacional, piensa también en un futuro con alguna experiencia en el exterior. “Me gustaría dirigir afuera, es un objetivo que tengo. No es fácil entrar, hoy todos los entrenadores quieren ir a dirigir afuera por el tema económico. Entonces hay una oferta bastante importante. Sería lindo, pero también hay que saber a dónde se va, porque no es tu país y el margen es bastante cortito”.

Defensores, su casa

“Siempre estoy en contacto. Con Héctor (Storti) hablo muy seguido, nuestras charlas por teléfono duran mínimo una hora”, tiró entre risas. Luego, analizó: “Estoy totalmente de acuerdo con la política que el club está desarrollando. El fútbol de todo el Federal A no da más por lo económico, es imposible para una institución como Defensores si no establece una política de desarrollar los chicos de la zona, del club, darles la oportunidad; es un excelente club para mostrarse, y gastar lo menos posible en jugadores de afuera, porque eso incluye un gasto extra que hoy no lo podés hacer. Realmente me pone contento que jueguen todos chicos de la zona, que se potencien, y el día de mañana, como pasó con un montón de jugadores, salten a jugar a una B Nacional o una Primera División… ¿por qué no?