40.7 C
San Nicolás de los Arroyos
viernes, 21 enero, 2022

Edición N° 3935

GENERAN UN NUEVO DISPOSITIVO GRATUITO PARA ATENCIÓN EN SALUD MENTAL Y TERCERA EDAD

CENTRO DE COORDINACIÓN COMUNITARIA



Los altos índices de demanda a nivel local de atención en salud mental y la falta de herramientas para el desarrollo de la tercera edad han decantado en un ambicioso proyecto, que busca recuperar el “Hogar Geriátrico San Nicolás”. La asociación civil que llevaba adelante sus tareas en Cernadas 620 ahora ha forjado un lazo con el Hospital San Felipe. El objetivo: propiciar el trabajo interdisciplinario y ofrecer un servicio gratuito de calidad.

Carolina Mitriani
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

En la sede del Barrio del Carmen ya comenzaron en las últimas horas las tareas de refacciones para recuperar el edificio que supo ser un centro de día público para adultos mayores. En este renacer, también incluirá el abordaje de los consumos problemáticos (adicciones). El «Centro de Coordinación Comunitaria» tendrá entre sus referentes al abogado Jorge Baldarenas, de larga trayectoria en el tratamiento de los derechos humanos vulnerados. Él perteneció a la comisión directiva de la Asociación Civil Hogar Geriátrico San Nicolás, donde formó parte de un proyecto de atención diurna, domiciliaria e internación de adultos mayores. De aquellas experiencias partirán las nuevas directivas, incluso retomando una serie de pasos que se habían planificado previo a su cierre. El doctor Baldarenas anticipó en «Pila y Media»: “Vamos a continuar con el centro de día que por mucho tiempo funcionó en el hogar. No vamos a empezar de cero. En su origen fue pensado por etapas, por eso va a tener actividades recreativas, que tienen que ver con el cuidado de la salud también”.



Baldarenas explicó que en el grupo de la iniciativa, en conjunto con el Hospital San Felipe, “la idea es atender la zona sudeste porque hay que distribuir el trabajo. Barrio del Carmen y aledaños creemos que deben tener prioridad porque en zona centro ya hay centros trabajando, aunque con otras modalidades”. Destacó que apenas estén dadas las condiciones edilicias, el establecimiento retomará y ampliará sus actividades. Estos días ya están abocados a la convocatoria de usuarios que han participado del Hogar Geriátrico San Nicolás, buscando la revinculación.

El renovado dispositivo comunitario permitirá ahondar en los paradigmas que han sido acercados a nuestro país a partir de la nueva Ley de Salud Mental, que deja la internación como último recurso para el abordaje de los padecimientos psíquicos y de distintas problemáticas similares. Para Baldarenas es esencial esta mirada porque “las crisis producen la ruptura de los lazos sociales y laborales” de las personas afectadas “y es muy difícil retomarlos” sin una articulación acorde. El abogado considera que para mejorar estos panoramas es necesario trabajar en conjunto para “aprender a mirar las cosas con otros ojos”. Además, el especialista retrató que en su experiencia en otros centros puede conocer que iniciar este nuevo camino de abordaje -a diferencia del modelo de «manicomios» e internaciones- “es muchísimo más económico. Es 8 veces menor que el que el Estado paga o el que las obras sociales/prepagas exigen”.



Vejez: una nueva mirada

“Argentina cuenta desde el 2007 con una Convención Internacional de Derechos Humanos por los Adultos Mayores. Esa convención habla de sistemas de apoyo que ayuden a que las personas adultas mayores sean cada día más autónomas y puedan realizar sus propios proyectos personales”, explicó el doctor Jorge Baldarenas. A su vez, acercó nociones acerca de la «gerontofobia» que se vive por estos tiempos, en los que se desvaloriza a esta etapa de la vida y a quienes la atraviesan: “La vejez no es un problema de edad, no es un problema físico. Sino que la vejez es una construcción social, como lo es la locura. Y las podemos deconstruir”.

Para el abogado es pertinente “tener la decisión política de crear políticas públicas que desarrollen los derechos humanos de grupos que han sido históricamente relegados. Ahí están las mujeres, los grupos LGBTIQ+, niños, niñas y adolescentes, personas con discapacidad, migrantes y adultos mayores”.



Salud mental

Las nuevas construcciones sobre el trabajo a realizar con los padecientes en el marco de la salud mental también han mutado gracias a las colaboraciones de profesionales de distintas áreas. “El problema no es médico, sino la construcción social que se realiza a partir de eso. Cuando hablamos de salud mental hay que romper con la lógica manicomial, que es «uno que está sano» y «uno que está enfermo»”, explicó Baldarenas. En cambio, en la lógica comunitaria –como la que se está creando– “la gente se ayuda entre ella, a sí misma, son los valores de la solidaridad, es la incorporación con la diversidad. Eso hay que trabajar”. Para este sector se conformará un equipo de trabajo de profesionales propios de la disciplina de salud mental.

Escenario pandémico

La conformación de este espacio se da en un momento muy especial, en el que sus servicios son demandados más que nunca por las consecuencias que la situación sanitaria ha motivado. “La pandemia acrecentó por un lado la soledad de los adultos mayores, porque muchos no tuvieron a su alcance los medios técnicos y la formación para acceder a la virtualidad. Por otro lado, a los jóvenes los aisló de sus redes sociales, algo necesario para poder vivir”, analizó Jorge Baldarenas, a partir de lo que observa en otras instituciones de similares características donde se desempeña.



Baldarenas destaca que “es realmente llamativo el progreso que se produce en salud mental cuando se realizan estos dispositivos comunitarios”, por lo que en este momento en particular es sobre todo importante su aplicación en la comunidad nicoleña de manera gratuita.

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!