ING. NATALINI: “LOS NIVELES DE LOS ACUÍFEROS VAN A ESTAR A MÁS PROFUNDIDAD”

La bajante del río Paraná es una constante. Se espera que para el mes de octubre marque un récord histórico generando problemáticas que van desde el consumo de agua hasta el impacto en los puertos donde salen los granos hacia el exterior.

Natalini habló de uso racional del agua.

El ingeniero hidráulico Alejandro Natalini se refirió a la situación del uso y consumo de agua potable ya que el partido de Ramallo se abastece desde el Puelche y del Pampeano (El acuífero Puelche es un yacimiento de agua dulce confinada por arenas, ubicado en la región pampeana argentina).

Natalini remarcó que hay que estar atentos, hacer un uso racional del recurso y además hacer un análisis permanente de la situación que no tiene otros registros en la historia como los que se están dando en este tiempo.

El Ingeniero Natalini comenzó diciendo: “la bajante del Paraná genera consecuencias, está generando ahora y en los próximos meses problemas importantes… como consecuencia de la mala circulación de los acuíferos, hoy los acuíferos tanto el pampeano como el puelche aportan el caudal…van hacia el río”.

Luego explicó: “hay que estar atentos porque a lo mejor va a haber que modificar la altura de instalación de las bombas, mejor dicho, los niveles, creo que los niveles van a tener un decaimiento de algunos metros. Esta caída es real. Los niveles de los acuíferos van a estar a más profundidad. El nivel histórico del pampeano es a 15 metros en esta zona y posiblemente se vaya a 18 o 20 metros, va en concordancia con la bajante del río.

Calidad del agua

Consultado sobre si esta situación va a generar un impacto en la calidad del agua manifestó: “es relativo, lo que nosotros estamos logrando ahora con el bombeo de todas las perforaciones, estamos generando un aumento de la velocidad del escurrimiento del lado del continente no tenemos ingreso del lado del río. Aumenta el ingreso del lado del continente y disminuye desde el río. No vamos a tener algún componente químico que viene desde el río, pero vamos a tener algún componente como el arsénico o nitrato desde el continente. Puede tener algún variable el agua”.

Consulta del Municipio

En otro tramo del dialogo se le preguntó si había hablado del tema con las autoridades del gobierno local, Natalini respondió: “no fui consultado desde el municipio, es una situación para tener en cuenta más que nada por una cuestión de previsión. Van a bajar los rendimientos, las bombas trabajan con curvas y eso genera que al tener el agua a mayor profundidad disminuyen los caudales. Eso va a generar una disminución disponible en cada boca de pozo para mantener el mismo consumo”.

Planta de tratamientos de efluentes cloacales

Otro de los temas que aparecen en el medio de esta problemática es como se tratan los efluentes: “lo que esta bajante… lo que genera es un aumento de concentración de todos esos compuestos en el agua. Si uno toma una muestra del agua del río se va dar cuenta que los compuestos orgánicos aumentan. Si uno mira río arriba, algunos son tratados, algunos son tratados en forma parcial. Todo ese volumen se mantiene y el caudal del río seguramente debe estar en estiaje, en el menor caudal posible o caudal mínimo, si vos seguís arrojando aumentan las concentraciones. Por eso es peligroso en las ciudades que toman agua de la ribera por los riesgos”.

Sobre las ciudades que toman el agua del Paraná opinó: “la potabilización en esas ciudades será con más cloro o ultravioleta u ozono, desconozco –aclaró– con que están tratando, probablemente tengan menos cantidad de solidos pero el único efluente que está tirando sólidos en suspensión es el río Pilcomayo, uno de los afluentes del Paraná que también ha mermado su caudal por la falta de precipitaciones.  Seguramente va a haber mayor concentración de orgánicos”.