JORNADA DE CONCIENTIZACIÓN SOBRE EL SÍNDROME ALCOHÓLICO FETAL

Desde el Observatorio de Adicciones y Consumos Problemáticos, a cargo del Defensor del Pueblo Adjunto bonaerense, Walter Martello, elaboraron un informe sobre el impacto del SAF (Síndrome Alcohólico Fetal) a nivel global, los indicios que existen sobre su incidencia en la Argentina y distintas propuestas de políticas públicas.

Las estadísticas internacionales muestran que alrededor del 10% de las mujeres consumen alcohol durante el embarazo dan a luz a un hijo/a con este síndrome. La Argentina tiene una prevalencia estimada de 19,2 casos por cada 10.000 nacidos vivos, por encima del promedio mundial (14,6 casos). “El mensaje debe ser claro: cero alcohol durante el embarazo y la lactancia”, advierten.

La iniciativa del Observatorio está enmarcada en la jornada mundial de concientización de esta problemática que se conmemora hoy.

“Si se tiene en cuenta que aproximadamente el 45-50 % de los embarazos no son planificados (y que este porcentaje es aún mayor entre adolescentes) y que entre un 15-25 % de las mujeres tienen consumos episódicos excesivos o binge drinking, se puede entonces inferir que un porcentaje significativo de mujeres gestantes expondrán al feto a cantidades significativas y peligrosas de alcohol antes de reconocer su estado de embarazo. Es una verdadera conducta de riesgo con consecuencias que pueden ser terribles y no reversibles para el bebé”, explicó Martello.

Alerta

El SAF es la punta del iceberg del TEAF (Trastornos del Espectro Alcohólico Fetal) que se manifiesta con malformaciones faciales características. El diagnóstico clínico del SAF reposa en un grupo compuesto por tres elementos semiológicos que constituyen el conjunto nuclear de las manifestaciones del síndrome: retraso del crecimiento intrauterino y extrauterino; dismorfismo facial característico y anomalías morfofuncionales del neurodesarrollo en el Sistema Nervioso Central (SNC).

Las mujeres embarazadas deben tener acceso prioritario a los dispositivos socio-sanitarios de atención de las adicciones.

El Observatorio reclama:

-Desarrollar un protocolo de detección universal para detectar problemas con el consumo de alcohol antes y durante el embarazo es una estrategia potencialmente económica que se puede implementar ampliamente.

-Capacitar al personal sanitario de los centros de salud para la detección de posibles casos de TEAF y de mujeres embarazadas con consumo problemático de alcohol.

-Reforzar dispositivos socio-sanitarios para la derivación, tratamiento y seguimiento de casos de embarazadas con consumo problemático de alcohol.

-Exhortar e involucrar activamente a la industria de las bebidas alcohólicas para que asuman una actitud responsable respecto a la publicidad de sus productos dirigida a mujeres fértiles.