JULIO LUQUES: “NO ME ESPERABA EL DEBUT TAN RÁPIDO”

El mediocampista nicoleño de 18 años debutó en la Primera de Rosario Central en Junín ante Sarmiento, y el pasado fin de semana fue titular ante Independiente, recogiendo elogios en el mundo “canalla”. Hoy quedó concentrado con el plantel mayor y el domingo iría al banco en el clásico frente a Newell’s, nada menos. “Estoy preparado”, afirmó.

El nicoleño tuvo un muy buen estreno en Primera.

EZEQUIEL GUISONE
secciondeportes@yahoo.com.ar

Se inició en el Baby Fútbol de Central Norte, en barrio Moreno, y prácticamente desde la “cancha chica” pegó el salto a Rosario Central, luego de jugar un torneo en La Emilia y un breve paso por Atlético Empalme. Con 12 años, desembarcó en la pensión del “canalla” dispuesto a cumplir un sueño que cerró su primer gran capítulo semanas atrás con el debut en Primera. Para Julio Luques, esto recién comienza.

“Estoy muy contento, muy agradecido por estar donde estoy, pasando muy lindos momentos y disfrutándolo al máximo”, expresó el nicoleño en “La Deportiva” (Radio U), tras su primer partido como titular en el conjunto rosarino (1-2 ante Independiente en el Gigante, en la fecha pasada). Una semana antes, había debutado entrando en el segundo tiempo ante Sarmiento de Junín. “La verdad no me lo esperaba tan a corto plazo porque venía de lesiones, algunos otros temas y no veía tan pronto estar ahí, pero me entrenaba y me preparaba para estar a disposición del técnico si es que me tocaba. Me tocó, y me sentí bien, seguro, firme, con toda la confianza que me dio el cuerpo técnico y lo disfruté un montón. Una alegría enorme”, dijo.

Se fue muy chico de la ciudad y se instaló en la pensión de Central con apenas 12 años. “Yo a esa edad lo único que quería era entrenar, que llegue el fin de semana y jugar. Ahora más de grande tengo un poco más de conciencia y me doy cuenta de las cosas que por ahí me perdí, más que nada mi familia, cumpleaños, ver crecer a mis hermanas, -yo soy el más grande- y ahora que estoy un poco más grande tomo conciencia de eso. Fue un gran esfuerzo de parte de todos, que está dando sus frutos”, señaló, y a su vez remarcó: “La adaptación en lo futbolístico no me costó mucho, porque acá en Central Norte tuve un muy buen profesor, muy buen técnico, y cuando me tocó ir para allá no me encontré con cosas nuevas; quizás sí en otro ritmo, en otro estado físico, pero en cuanto a lo táctico y técnico ya estaba muy aprendido”.

De la mano del Kily

Cristian González, actual técnico “canalla”, fue el que lo subió a Reserva. “Ya lo conozco desde muy chico. Él tiene mucha confianza en mí, porque primero llegó como coordinador, después se volvió técnico de la Reserva, me subió y debuté con él en la ahí, así que la mayoría de los pasos ahora de grande los di de la mano de él”, reconoció Julio, quien no fue citado para jugar hoy el clásico de la Reserva, que terminó 1 a 1 en “El Coloso” (fue titular otro nicoleño, el defensor Fernando Godoy, de buen partido), situación que le abrió las puertas para ser parte del plantel que jugará el domingo en el Parque Independencia, algo que quedó confirmado en horas de la tarde cuando Central lo incluyó en la lista de convocados.

En su larga trayectoria en Inferiores, el nicoleño contó que “La mayoría de los clásicos he ganado”, y también se anotó un par de expulsiones: “En clásicos me echaron dos veces, pero después seis o siete rojas tengo”, tiró entre risas. Luques es volante central, con la marca e intensidad como característica. “Para ser cinco tenés que ser el equilibrio, el equipo estar siempre bien posicionado, ser simple, porque es un lugar de la cancha muy transitado así que tenés que estar rápido, ‘bicho’, todo el tiempo mirando los espacios, cuándo te llegan, estar bien perfilado. Me costó al principio, pero una vez que tomé un poco más de confianza creo que estuve bien”, analizó, y agregó: “Desde chico siempre jugué en medio. Normalmente cumplo la función que me toca, me adapto de acuerdo a los partidos, según el compañero que tengo al lado. Soy más defensivo porque tengo más recuperación, pero cuando me toca estar con la pelota en los pies, o generar alguna gambeta también me animo”.

Palpitando el partido del domingo en el Parque Independencia, Julio concluyó: “En Rosario este partido se vive de una manera distinta a todo. Yo lo intento llevar tranquilo, apoyando desde donde me toque estar. Vivirlo hoy en Primera División después de tantos años de inferiores es algo muy lindo”.