LA ESCUELA NORMAL CUMPLE 133 AÑOS

Con una ceremonia en la casona de Lavalle y Sarmiento, asistencia de autoridades y el pueblo en la calle, el miércoles 29 de agosto de 1888 a las 11:00, se inauguraban las clases con 181 alumnos inscriptos. La primera promoción estuvo compuesta por diez graduados. Varios acontecimientos se sucedieron hasta la actual Escuela Normal Superior en Lenguas Vivas “Rafael Obligado” – Unidad Académica.

La casona en que se inauguraron las clases de la Escuela Normal en 1888, hoy sede del Concejo Deliberante, fue construida en 1872. GENTILEZA ASOC. EXALUMNOS

La actual dirección precisó a EL NORTE algunos datos de la notable historia de estos 133 años de un establecimiento educativo pionero de nuestra ciudad: de la “Escuela Normal de San Nicolás” a la Escuela Normal Superior en Lenguas Vivas “Rafael Obligado” – Unidad Académica.

Con una ceremonia en la casona de Lavalle y Sarmiento, asistencia de autoridades y el pueblo en la calle, el miércoles 29 de agosto de 1888, a las 11:00, se inauguraban las clases con 181 alumnos inscriptos. El edificio, hoy sede del Concejo Deliberante de la ciudad, fue construido en 1872, por Agapito Reynaldo Otero, hacendado y político local. Allí funcionaba en 1888 la Escuela Graduada de Varones.

El personal fundador, según sus funciones, estaba integrado por Francisca Gertrudis Armstrong (directora), Trinidad González (vicedirectora), Juana Elisa Howard (regente), Ambrosio Amadeo (secretario), Clara Armstrong, Mina Armstrong, Manuel García Reynoso, Martín Posse, Julián Macaya, Paula Doering (profesores), Casilda Navarro, Celina Maldones, Emilia C. de Posse, Elisa P. Acosta, Waldina Vera, Matilde Acuña y Ventura Arredondo (maestros), Guillermo Cáceres (celador y bibliotecario) y Fernando Moreno (mayordomo).

Primeras huellas

La primera promoción, compuesta por diez graduados, recibió sus diplomas el 21 de diciembre de 1891 y la integraron: Clotilde Manuela Bores, Manuela María de Felipe, Luisa de Felipe, Mercedes Rufina Muscio, Secundina Peralta, Rosa Pozzolo, Juana María Piagio, Cipriana Terradas, María Dolores Ubeda y Juan Bautista Arámburu.

Francisca Gertrudis Armstrong de Besler dirigió el establecimiento por más de 26 años, dejando su impronta en el espíritu y los valores de la escuela. El profesor José Fabio Aramburu la sucede en el cargo en 1914. Fue el primer director argentino y exalumno de la promoción de 1893.

Durante la dirección de Teresa Belmartino se impuso el nombre de “Rafael Obligado”, “el poeta del Paraná”, a la Escuela.  Hacia 1936, a cargo Teodosia Krieger, se comienza a plasmar el proyecto del jardín de infantes. Al año siguiente, Josefina Acosta, a su regreso de Alemania –país en el que realizó estudios especiales– lo organiza sobre los principios pedagógicos de Froebel y Pestalozzi y se inaugura el 26 de junio de 1937. Tras más de diez años de labor, se oficializa en 1948.

Edificio propio y siguientes gestiones

La necesidad de contar con un edificio propio, adecuado al aumento de la matrícula y al uso escolar, hizo que la Municipalidad aprobara la cesión del terreno que ocupaba el Mercado de Frutos, antes “Plaza del Marchamo”, para la construcción del nuevo edificio. El espacio se encuentra entre las actuales calles Nación, Las Heras, Pellegrini y Alvear. El 20 de agosto de 1944 se inauguró, con la llegada caminando de los alumnos y personal desde el antiguo edifico.

Más tarde, Marcelino Marcatelli comienza su gestión al frente del rectorado en 1963. Entre sus obras destacables se encuentran: Creación de los Profesorados Medios (1965), del Profesorado Primario (1971), del Anexo Comercial (1985), y  el  Playón Polideportivo en 1983 (inaugurado en 1985). Además, fue anfitrión de recitales, exposiciones, muestras y espectáculos de distintas instituciones de la ciudad.

En 1982, la Escuela se incorpora al sistema de intensificación de la enseñanza-aprendizaje de idiomas extranjeros, sumando a sus atributos ser en “Lenguas Vivas”.

Durante el rectorado de Duilio J. Cámpora se incorporan al Nivel Superior distintas carreras relacionadas con la enseñanza en el nivel inicial, primario, especial, formación docente, psicopedagogía. Entre las obras edilicias se destacan el Gimnasio Cubierto -con piso de madera y cancha de básquet- , la Pulpería “El Marchamo”, el cerramiento perimetral de la plaza -atento a la seguridad e integridad de sus alumnos-, la modernización del Aula Magna que es escenario de múltiples conciertos, actos, graduaciones, obras de teatro, exposiciones, charlas, conferencias, cafés literarios…

Desde 1994, al pasar de jurisdicción nacional a provincial, la Unidad Académica está constituida por el Jardín de Infantes N° 920, la Escuela Primaria N° 49, la Escuela de Educación Secundaria N° 12 y el Instituto Superior de Formación Docente y Técnica N° 128.

“Educar al soberano”

La Asociación de Exalumnos recuerda a la “querida Escuela Normal Mixta Rafael Obligado en su 133 aniversario”. “Cuando el aire de agosto comienza a impregnarse con aroma a septiembre, ya es hora de abrir tu puerta marrón, y llegan hasta tu indemne serenidad para anidar en tu corazón ennoblecido por los años”, reseñan.

Los exalumnos precisan algunas referencias sobre los orígenes del establecimiento. La Escuela Normal de San Nicolás fue creada por la Ley Nacional 1897, del 16 de noviembre de 1886, durante la presidencia del Dr. Juárez Celman. Presidía el Senado el Dr.  Carlos Pellegrini y la Cámara de Diputados, el Dr. Estanislao Zeballos. Inició sus actividades el 29 de agosto de 1888, en la vieja casona de las calles Sarmiento -entonces Constitución- y Lavalle.

Fue su primera directora doña Francisca Gestrudis Armstrong, graduada de profesora en Winona Normal School de Minnesota, quien arribó a nuestro país a los 19 años de edad, el 3 de mayo de 1817.

La casona

La antigua casona donde se fundó la escuela, aún se conserva. La provincia de Buenos Aires, por Decreto 1399, del 20 de septiembre de 1983, del gobernador Jorge Rubén Aguado, la donó a la Municipalidad de San Nicolás para su conservación y como testimonio de una de las etapas más trascendentes del pasado de la histórica ciudad. En la década de los noventa, los Exalumnos junto a la Sociedad de Arquitectos de San Nicolás comenzaron el reciclaje y la puesta en marcha de la vieja escuela de Sarmiento y Lavalle, convertida hoy en el Honorable Concejo Deliberante. 

“Evocamos en esta fecha las palabras de Juan Pascual Pezzi, exalumno promoción 1932: ‘Sobre el testimonio de las generaciones que fueron, ante la gloria de las presentes que ya va esclareciendo el campo de las futuras, declaro mi fe en la Escuela, hogar de amor y palacio de la emociones espirituales'”, concluyen.