16.5 C
San Nicolás de los Arroyos
miércoles, 24 julio, 2024

Edición N° 4847

La familia de Pérez Volpin pidió tres años de prisión a un acusado de encubrimiento y la defensa reclamará la absolución

Es el segundo juicio al ex director Médico del Sanatorio La Trinidad y a una instrumentadora por falso testimonio. En el primero, el endoscopista había sido condenado a tres años.

 El abogado Diego Pirota, representante de la familia de Débora Pérez Volpin pidió 3 años de prisión al director médico.

La familia de la periodista Débora Pérez Volpin pidió hoy la pena de tres años de prisión para Roberto Martingano, exdirector médico del Sanatorio La Trinidad. Lo acusa del encubrimiento en la muerte de la paciente en febrero de 2018.

El pedido lo formalizó el abogado Diego Pirota, quien reclamó tres años de prisión para el principal acusado, Roberto Martingano; así como de tres para la instrumentadora Miriam Frias, quien estuvo en el quirófano aquel 6 de febrero de 2018 cuando Pérez Volpín murió al serle practicada una endoscopia.

Junto a la pena solicitada para Martingano, pidió además unos 10 años de inhabilitación para ejercer el cargo de director médico.

Por su parte, Vadim Mischankuk, la defensa de Martingano, adelantó que pedirá la absolución de su cliente al considerar que no hubo delito de su parte.

Durante la jornada de alegatos y en todo momento, estuvo exhibido el procesador del endoscopio que secuestró la Policía dos días más tarde de haberse producido la muerte de Débora, el cual, según la familia de la periodista, fue cambiado para evitar que se detectaran las imágenes de la endoscopía fallida.



Para el abogado Pirota, el primer acto de encubrimiento fue el mismo día en que muere Débora cuando se detalló en su historia clínica algo distinto a lo que había sucedido en verdad, que fue una mala praxis.

Las otras dos conductas están vinculadas una a que Martingano entregó un informe incompleto sobre la medicación de la frecuencia cardíaca a Debora al momento de hacer la endoscopía, y que eso fue porque ella no estaba como debía conectada al equipo.

Otra fue el procesador, la parte central de la torre endoscopia que inyecta aire, y en ese sentido el abogado acusó que el ex Director Médico entregó otro equipo al utilizado durante la jornada en que ella murió.

Según indicó, es un equipo viejo que incluso fue ingresado de contrabando a nuestro país, y ello para no entregar el indicado que guardaba toda la información sobre lo que sucedió durante la práctica de endoscopía a Pérez Volpin.



En el primer juicio el juez Alejandro Anzóategui condenó al endoscopista Diego Bialolinkier, a una pena de tres años de prisión en suspenso y seis años y medio de inhabilitación por homicidio culposo debido a que se comprobó que manipuló incorrectamente la caña del endoscopio y eso perforó el esófago de la paciente.

En ese mismo juicio fue absuelta la anestesista Nélida Puente.

error: ¡Contenido protegido!