12.8 C
San Nicolás de los Arroyos
domingo, 14 julio, 2024

Edición N° 4836

La historia de Pedro Alurralde, quien fuera dueño de “La Casa del Acuerdo”

DEJANDO HUELLAS

Pedro Alurralde era un comerciante de origen tucumano que luego llegaría a ser juez de paz de San Nicolás. Adquirió la casa histórica en 1849, fue su propietario y quien cedió el lugar para la reunión de los gobernantes.

Pedro Alurralde fue propietario de la casa donde se reunieron los gobernadores.

De la Redacción de EL NORTE
[email protected]

El 29 de junio de 1816 nace en San Miguel de Tucumán Pedro Alurralde. Tal como describe el historiador local Ricardo Primo, Alurralde se encontraba radicado en San Nicolás desde la época de Rosas, ejerciendo sus actividades comerciales. Desertó del Ejército de la Confederación. Tuvo a su cargo resistir al ejército de Rosas. Fue propietario de la casa donde se reunieron los gobernadores.

La Revolución porteña, que desconoció el Acuerdo de San Nicolás, lo despojó de su cargo de juez de paz del partido de San Nicolás.

A su vez, cita al historiador José E. de la Torre, quien refirió: “Funcionario y comerciante. Nació en Tucumán el 29 de junio de 1816, hijo de don José Alurralde y doña Inés Sobrecasas.

Residía en San Nicolás de los Arroyos ejerciendo el comercio como miembro de la razón social “Alurralde y Guiñazú”, cuando fue incorporado al ejército de Mansilla, pero desertó de las fuerzas rosistas y Urquiza le encomendó que resistiera a las mismas, que se aproximaban a esta ciudad, la primera de la provincia en levantarse en armas contra Rosas.

El 8 de febrero de 1852 Urquiza lo nombró juez de paz del partido de San Nicolás, cargo que desempeñó hasta ser removido por la revolución del 11 de septiembre. En su casa particular se celebró el Acuerdo de San Nicolás.

Tuvo un fuerte enfrentamiento con el Cnel. Melián, un guerrero de la Independencia y exmilitar rosista, que sabía de los antecedentes de Alurralde.



La Revolución porteña que desconoció el Acuerdo de San Nicolás lo despojó de su cargo.

Radicado después en Tucumán, fue diputado a su legislatura, diputado nacional, presidente del Banco Provincial y gobernador por renuncia de don Silvio Bores.

Murió accidentalmente en Rosario, el 10 de junio de 1892, y fue sepultado días después en el cementerio de su ciudad natal.

error: ¡Contenido protegido!