14.3 C
San Nicolás de los Arroyos
viernes, 28 enero, 2022

Edición N° 3940

LA HISTORIA DEL “ASESINO DEL AJEDREZ”

CON SUS CRÍMENES QUERÍA IGUALAR EL NÚMERO DE CASILLAS DEL TABLERO DE ESE JUEGO



Salvo escasas excepciones, sus víctimas siempre eran personas indigentes y usaba un martillo para matarlos, salvo los dos primeros casos en los que empujó a sus víctimas desde lo más alto de sendos edificios de Moscú.

Aleksandr Pichushkin es un criminal condenado en Rusia a cadena perpetua por 48 de los 61 asesinatos que cometió, en su mayoría contra personas en situación de calle, y conocido allí como el “Asesino del Martillo” por el objeto que usaba para matar gente o el “Asesino del Ajedrez”, ya que su objetivo era matar la misma cantidad de víctimas que tenían las casillas de un tablero de ese juego, 64.



Nacido en Moscú el 9 de abril de 1974 su raid criminal se prolongó desde 1992, cuando tenía 18 años hasta 2006, cuando fue arrestado, pero nunca mostró arrepentimiento por haberlos cometido.

Pichushkin trabajaba como empleado de un local de comestibles de la capital rusa y su primer asesinato lo llevó a cabo contra un compañero de estudios -el único que no era indigente-, al que empujó por una alcantarilla para que se ahogara porque se había negado a acompañarlo a la hora de ir a matar a sus víctimas.

A la hora de confesar dijo que a un vagabundo lo mató tras lanzarlo de un edificio.

A partir de ese momento comenzó a perpetrar una serie de asesinatos durante años usando un martillo, pese a que recién en 2001 se empezaron a relacionar los crímenes con una sola persona como autora de esos hechos aberrantes.



Pichushkin engañaba a sus víctimas para luego asesinarlas a martillazos.

En ese aspecto, invitaba a indigentes a tomar una cerveza o vodka para emborracharlos o concertaba citas con mujeres o sus propios compañeros de trabajo, a los que invitaba a tomar algo antes de matarlos.

El 16 de junio de 2006 este criminal fue detenido en su casa de Moscú, después de que la policía encontrara en el contestador de la casa de una de sus víctimas un papel con datos que la mujer dejó a su hijo para que supiera a donde había ido y a quién iba a ver.

Esa víctima dejó anotado el nombre completo de Pichushkin con su número telefónico.



Al ser arrestado, este asesino serial no ofreció resistencia y confesó todo desde el primer momento.

Asimismo, la policía encontró en su casa un tablero de ajedrez en el que con monedas iba tapando las casillas a medida que mataba a sus víctimas.

El tablero tenía 61 casilleros ocupados, pero la fiscalía solo encontró pruebas de 49 crímenes.

El “Asesino del Ajedrez” había revelado que quería batir el récord del asesino en serie más célebre de Rusia, Andrei “El Carnicero de Rostov” CHikatilo, condenado a muerte y ejecutado en 1994 por haber matado a 53 adolescentes y niños en el sur del país.



El 10 de septiembre de 2007 comenzó el juicio contra este sujeto, en el que estuvo aislado del público en un cubo blindado para proteger su integridad física, ya que varios familiares de las víctimas y sus vecinos manifestaron su intención de agredirlo.

Dos semanas después, el 24 de octubre de ese año, fue declarado culpable de 48 asesinatos y tres tentativas de asesinato por un tribunal ruso.

Ya el 29 de octubre de 2007 se confirmó la sentencia contra Pichushkin y fue sentenciado a cadena perpetua.

Actualmente este asesino se encuentra alojado en una prisión polar de Rusia, donde sigue presumiendo de sus crímenes sin arrepentirse y donde inventó una variante del juego de cartas del rabino. NA

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!