19.4 C
San Nicolás de los Arroyos
lunes, 17 junio, 2024

Edición N° 4812

LA INTERMINABLE BATALLA POR BAKHMUT DESANGRA A UCRANIA Y A RUSIA

El comandante de las Tropas Terrestres de Ucrania, el coronel general Oleksandr Syrsky, admitió las dificultades alrededor de Bakhmut, donde las unidades de asalto del Grupo Wagner de Rusia avanzaban desde varias direcciones, tratando de romper la defensa.

“Todos los intentos enemigos de capturar la ciudad son repelidos por la artillería, los tanques y otras armas de fuego”, había advertido previamente Syrskyi, según lo citó el Centro Militar de Medios de Ucrania.

De su lado, el fundador del ejército privado Wagner que responde a Rusia, Yevgeny Prigozhin, declaró que la situación era “muy dura”, de acuerdo con la agencia de noticias Reuters.

“Cuanto más cerca estamos del centro de la ciudad, más dura es la lucha… Los ucranianos aportan reservas interminables. Pero estamos avanzando y seguiremos avanzando”, dijo Prigozhin en comentarios publicados por su servicio de prensa.



Así presentado el panorama, la guerra es imparable: el comandante ucraniano sostuvo que no se van a retirar y el ruso insiste en que continuarán avanzando, sin que a ninguno le resulte de importancia el tema de las bajas que sufren en sus intentos.

Prigozhin comentó que los soldados rusos estaban proporcionando a sus tropas camiones cargados de municiones.

Anteriormente se había quejado de que los altos mandos de Rusia privaban deliberadamente de municiones a sus hombres, una acusación que el Ministerio de Defensa rechazó.



La lucha de meses por las ruinas de Bakhmut, descrita por ambos bandos como una picadora de carne, se convirtió en la batalla de infantería más sangrienta de Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, recordó que sus fuerzas habían matado a más de 1.100 soldados rusos en Bakhmut en menos de una semana y herido a más de 1.500.

El Ministerio de Defensa de Rusia indicó sus fuerzas mataron a más de 220 militares ucranianos en las últimas 24 horas en la región de Donetsk.



Las cifras de pérdidas enemigas no se pueden confirmar y ninguna de las partes publica datos regulares sobre sus propias pérdidas.

Tras los avances ucranianos a lo largo de la segunda mitad de 2022, Kiev se centró en la defensiva durante los últimos tres meses, mientras que Moscú lanzó una campaña ofensiva utilizando reservistas movilizados y convictos reclutados desde prisión como mercenarios.

Se cree ampliamente que Kiev planea un contraataque propio más tarde en la primavera cuando el suelo fangoso se seque y lleguen cientos de vehículos blindados occidentales y tanques de batalla Challenger y Leopard.



Los tanques tendrían un gran impacto, evaluó Leonid Khoda, comandante de la 1.ª Brigada de Tanques de Ucrania que lucha en el Donbass, compuesto por las regiones de Donetsk y Lugansk.

“Todos están esperando, la 1.ª Brigada de Tanques también está esperando. No hace mucho tiempo enviamos personal para aprender a operar (Leopard) 2A6”, dijo a Reuters.

Ucrania evalúa que desgastar el ejército de Rusia ahora ayudará a su contraofensiva más adelante, aunque no todos los analistas militares occidentales están convencidos de que Bakhmut sea el mejor campo de batalla para enfrentarse a los rusos.



“Bakhmut ya no es un buen lugar para desgastar a las fuerzas rusas”, tuiteó Rob Lee, un experto en defensa estadounidense que visitó la mencionada ciudad este mes.

error: ¡Contenido protegido!