23.4 C
San Nicolás de los Arroyos
sábado, 1 octubre, 2022

Edición N° 4188

LA MAYORÍA DE LOS GERIÁTRICOS EN SAN NICOLÁS ESTÁN EN MALAS CONDICIONES

FALTA DE PROFESIONALES, DESTRATO Y SUELDOS BAJOS

Según datos brindados por ATSA, en nuestra ciudad y la zona funcionan más de 40 geriátricos, pero en su mayoría no poseen habilitación, no hay profesionales adecuados para el cuidado de ancianos y el personal no está en blanco y es mal pago. Malos tratos, abandono y múltiples denuncias en un rubro necesario pero a la deriva de las autoridades.

Germán Rodríguez
redaccion@diarioelnorte.com.ar



En nuestra ciudad y alrededores hay aproximadamente 40 lugares funcionando como geriátricos. La mayoría se encuentran en los barrios y son casas adaptadas para atender ancianos por distintos precios. Pero como dice el dicho: `se obtiene lo que se paga´, y esos locales sin habilitación, sin personal profesional idóneo, baratos para la familia, se pueden volver un martirio para nuestros seres queridos. “Donde dicen ser geriátrico, que son casas que se abren, no están habilitadas ni por el ministerio, ni la municipalidad. Son muchas, están en los barrios sobre todo, pero en el centro también hay. Son numerosos geriátricos que se empezaron a inspeccionar ahora. Por ejemplo hace poco se inspeccionó un hogar en calle Garibaldi donde no tenían la habilitación, los empleados estaban en negro, no había una enfermera para la atención de los pacientes, es decir que los abuelitos que están ahí no eran medicados por enfermera y desconozco si habría algún médico de cabecera que debería tenerlo el geriátrico. Pero la verdad es que la mayoría están en esas condiciones”, comentó a nuestro medio Mónica Chungo secretaria de ATSA (Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina).

“Volvimos gracias al Ministerio de Trabajo y a los inspectores a revisar estos lugares porque hay abuelos que la están pasando muy mal. Al margen de tener estos hogares tantas falencias, de no estar inscriptos, también los trabajadores, que desesperadamente se quedan porque necesitan trabajar para vivir, se les abona un miserable sueldo a algunos solo $40.000. En el caso de esta inspección de calle Garibaldi había una cocinera que le daban $10.000 al mes, una vergüenza, no solo por la calidad de la atención, que es mala para los pacientes, sino que los trabajadores también están muy mal, en condiciones pésimas y no cobran de acuerdo al convenio del gremio de sanidad, no están blanqueados, no tienen obra social, no tienen aporte jubilatorio, no les dan el uniforme, los hacen trabajar en más de una oportunidad más de las horas que deberían trabajar. Son un montón de falencias y entendemos que las familias los dejan en esos lugares porque les salen mucho más barato que cualquier geriátrico que esté en condiciones”, expresó la dirigente sobre el triste panorama que abunda cada vez más en la ciudad.

Sin controles

La dirigente de la sanidad denunció el riesgo que supone que las personas de la tercera edad no estén atendidas por personal profesional y capacitado en prevención de contagio. “Estamos preocupados porque sabemos de lugares donde los abuelos no están bien atendidos. No reciben la alimentación adecuada ni tampoco la medicación que corresponde.

En la mayoría de los geriátricos, fundamentalmente aquellos que no están habilitados, el personal a cargo no es ni siquiera auxiliar de enfermería ni de gerontología. Por ejemplo “Abuelos house” nunca blanqueó ningún trabajador, hemos tenido denuncias en el ministerio, hemos hecho presentaciones y parece que queda en la nada, porque algunos pagan la multa y siguen con los empleados en negro. Hay geriátricos que deberían ser cerrados por las condiciones en las que se encuentran. Otro ejemplo es el geriátrico “Doris” que está donde era la clínica Catania, que el geriátrico está en buenas condiciones pero los trabajadores no cobran lo que les corresponde. Yo siempre denuncié públicamente en el ministerio y algunas cosas mejoraron y otras no; el problema es que en algunos lugares sigue siendo espantoso con falta de atención, falta de higiene, falta de sabanas, de calefacción, de recursos humanos”, agregó.

Uno de los geriátricos que más preocupa a la funcionaria y sobre el que han hecho denuncias e inspecciones es el que funciona en La Emilia. “Por ejemplo el geriátrico de la Emilia, los vecinos se quejan porque la basura del geriátrico y los residuos patológicos se queman ahí mismo y los vecinos están cansados de renegar con ese tema. Ese geriátrico no está en condiciones y el sueldo de los trabajadores es malo”, explicó.

Pocos cumplen

Según los datos suministrados por la inspectora, en este momento en la ciudad tenemos tan solo 4 geriátricos que cumplen las condiciones para operar con sueldos como corresponden y habilitaciones. “La mayoría están para cerrar; abren una casa, ponen abuelos, no tienen ni habilitación municipal, ni del Ministerio de Salud. Entre muchos tenemos denunciado a “Abuelos house” y el geriátrico de la Emilia. En alguna oportunidad en San Nicolás la justica había cerrado geriátricos pero ahora hace bastante que eso no pasa”, agregó Chungo y advirtió: “Hay que prestar atención donde dejamos a nuestros abuelos, porque la familia por pagar menos plata los dejan en cualquier lugar y no se fijan ni que comen, ni como están atendidos y no solo están mal las instalaciones sino lo más importante que es el abuelo”.



ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!