10.9 C
San Nicolás de los Arroyos
martes, 28 septiembre, 2021

Edición N° 3820

LA OCUPACIÓN HOTELERA RONDÓ EL 85% Y CRECIÓ 30% LA AFLUENCIA EN BARES DURANTE EL FIN DE SEMANA MARIANO

El arribo de visitantes a San Nicolás generó un movimiento turístico que no se veía desde los tiempos de pre pandemia. La ocupación en hoteles con mayor cantidad de habitaciones llegó al 85%, mientras que en el resto se ubicó en el 95%. En promedio, los bares y restaurantes ampliaron sus comensales un 30%.

Miles de peregrinos arribaron a la ciudad durante el fin de semana, y las plazas hoteleras se cubrieron en bueno forma. Archivo EL NORTE


De la Redacción de El Norte
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

El 25 de septiembre, Día de la Virgen del Rosario, volvió a vivirse de manera presencial luego de un año de celebración virtual debido a la pandemia. El resultado del movimiento turístico que dejó el evento mariano superó las expectativas de los propietarios y gerentes del sector de servicios.

A 38 años de la aparición que tuvo Gladys Motta, el fin de semana último se vio una ciudad distinta. Y trajo consigo algo de alivio para sectores que habían sido castigados con las restricciones impuestas por la situación epidemiológica.

EL NORTE dialogó con Adrián Pavía, el Presidente de la Cámara Hotelera/Gastronómica local para conocer los números finales de ocupación de hoteles. Este diario también tomó contacto con varios propietarios de restaurantes para saber cómo impactó el turismo en ese rubro.

“Hace un mes atrás que venimos trabajando con el 30% máximo de ocupación, promedio en los distintos hoteles de la ciudad. Para el Día de la Virgen, normalmente tenemos el 100% reservado desde el año anterior, porque la gente cuando se va deja su reserva hecha. Pero pasamos un mes de incertidumbre porque no era seguro que se realice la celebración y, sumado a esto, el año pasado no hubo movimiento”, explicó Pavía.

Reservas de hotel

“En los últimos quince días, las reservas no pararon de crecer porque se había confirmado que en el Santuario se iba a poder hacer algo. Eso beneficio que la gente confiara y por eso comenzaron hacer reservas. Nos benefició muchísimo y esperamos que de a poco se vayan habilitando más eventos para que podamos seguir trabajando. Igualmente, hasta que el Presidente no diga lo contrario, seguimos con los mismos protocolos de siempre: tapabocas en espacios compartidos, turnos para las comidas y obligatoriedad de utilizar alcohol en gel”, añadió Pavía.

Según los números que maneja el responsable de la cámara, “los hoteles más pequeños cerraron con la ocupación plena, alrededor del 95%. Los hoteles más grandes cerraron con un porcentaje del 85% aproximadamente. Si bien los números son inferiores a las comparativas con la pre pandemia, estamos muy contentos de cómo pudimos trabajar. Pasar del 30% a un 85% o 95% es realmente importante”.



En rigor, un hotel con 14 habitaciones, por ejemplo, logró llenar todas sin problemas en solo un fin de semana. Tal vez, la disminución de ocupación entre un año pandémico y uno sin, se siente más en los hoteles de más estrellas. En el Colonial, tener un 85% de ocupación implica dejar 25 habitaciones libres.

“La ayuda fue por ambas partes si se quiere, porque gracias al turismo nosotros pudimos repuntar una malaria que aún nos atraviesa por las circunstancias en las que estamos, pero también hicimos nuestra parte al no cobrar las tarifas reales que actualmente tiene un hotel, sino que están acomodadas a la situación que vivimos”, contó Pavía.

Vale recordar, que la situación para los hoteleros ha sido asfixiante desde que en marzo se impusieron las restricciones para cuidar la salud de los argentinos. “Fueron dos hoteles los que cerraron en San Nicolás. El hotel Riberas y el hotel América. También hoteles de la región, como el Howard Johnson de Ramallo, en Pergamino la desaparición del hotel Fenicia, en Rosario cadenas de hoteles que tenían cinco ahora cerraron cuatro y trabajan con 1. Es mucho el golpe para nosotros”, recordó Pavía.

Bares y restaurantes

En cuanto al rubro gastronómico, EL NORTE dialogó con varios restauranteros y responsables de bares, quienes coincidieron en que “hubo un crecimiento de ventas y ocupación de mesas de un 30%”. La posibilidad de incrementar los ingresos y preservar las fuentes de trabajo llegó de la mano del turismo.



“Los números definitivos aún no los tengo, pero el fin de semana fue caótico en el buen sentido. Tuvimos una cantidad de gente impresionante, alrededor del 25% o 30% más que otros fines de semana. Realmente estamos muy contentos y nos vino bien para seguir sosteniendo la estructura del restaurante. Se había hecho cuesta arriba desde que comenzó la pandemia”, manifestó Diego Pellegrino, responsable de El Café de la Plaza.


ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!