11.7 C
San Nicolás de los Arroyos
jueves, 23 mayo, 2024

Edición N° 4787

La terapia de Tini Stoessel con Gabriel Rolón

La cantante se analizó y dejó reflejada esa charla en la que hizo varias confesiones.

Tini Stoessel atraviesa un momento de cambios en su carrera y en su vida. Tras varios años de éxito con temas que hicieron bailar a todos, la cantante dio un giro al presentar su nuevo disco “Un mechón de pelo”, con temas mucho más profundos en los que desnudó las adversidades que tuvo que atravesar durante los últimos años.

En una charla con Gabriel Rolón, a modo de terapia televisada, la artista se volvió a referir a sus problemas de salud mental, con el objetivo de poner bajo la lupa una situación que atraviesan muchos jóvenes y que, en varios casos, no logran superar por el simple hecho de no pedir ayuda cuando lo necesitan.

“Este disco tiene todas las emociones de lo que sería un duelo. Por eso elegimos empezar a contar esta historia con ese shock tan grande que fue lo que le pasó a mi papá. Pensé que lo perdía porque nos lo avisaron. Nos dijeron que no había posibilidad de que él siguiese. A partir de situaciones extremas que puede vivir cualquier persona, alguna transformación hay, naturalmente. Y yo me di cuenta que lo de mi papá fue la gota que rebalsó un vaso lleno de agua. Me encontré en lugares oscuros, no sabía qué nombre ponerle, no sabía a quién recurrir, no sabía si contarlo o no. Me daba vergüenza. Fue muy rápido el desalme de sentir morir a mi papá a tener que estar arriba de un escenario sonriendo”, manifestó Tini en la charla con Rolón.

“Cuando llegaba a mi casa no entendía qué me estaba pasandoNo sabía lo que era la ansiedad, no sabía lo que era un ataque de pánico, y tampoco lo hablaba. Y entonces me di cuenta que en realidad no había hablado de un montón de cosas que me habían pasado a lo largo de mi vida. Fueron muchas gotas que fueron rebalsando ese vaso, y ese vaso fue mi alma, que explotó. Y un día yo no podía levantarme de la cama. No porque no tenía fuerza física, sino porque mi alma me dijo ‘no podés más’. Y me metí en un lugar de sensaciones y sentimientos que creí que no iba a poder superar, que me iba a quedar para siempre en ese lugar oscuro”, continuó.

“Mi cabeza se había creído ‘fuiste a un colegio privado, bilingüe, nunca te faltó un plato de comida’. ¿Cómo vas a estar mal? ¿Cómo te lo vas a permitir? Las redes sociales arrancaron justo en ese momento en donde aparece Violetta. Y en la cabeza de cualquier adolescente, la exposición más la responsabilidad tan grande como lo fue ese proyecto, los comentarios positivos y negativos… todo eso me lo creí.

¿Cómo hago para poder revertir esto? Para sacarme unas etiquetas que no me puse yo, que me creí de alguien que no me conoce, que no está en mi casa, que no sabe qué pasó. ¿Por qué fui tan injusta conmigo misma? En una de las canciones digo ‘perdonarte a tí’, fue un montón de tiempo el fondo que toqué… yo permití todo eso, que entrara. Me costó amigarme conmigo misma, permitirme estar mal, levantar el teléfono y decir ‘esto no lo puedo hacer, esto se suspende porque no estoy bien’”, confesó Tini.

“Me sentí despersonalizada. Estaban pasando cosas puertas para adentro en mi cuarto y en mi casa, pero puertas para afuera tenía que sostenerme de la forma en la que podía con las herramientas que tenía…En esa canción repito frases que leí y que me creí. Yo no le había dado entidad hasta que no le puse palabras. Yo estaba en negación, quiero aceptarlo pero no, es una lucha interna… Con la crudeza y la maldad con la que se habla del cuerpo, de la cara, de la voz ajena, cuando se tendría que abordar el tema desde otro lugar. Sentía que taparme era la solución, me empecé a vestir grande, ponerme guantes, engordarme en las fotos. Yo ya lo había normalizado.

Y después me di cuenta de todo lo que me afectó. ¿Voy a estar toda la vida esperando la aceptación de todo el mundo? Voy a terminar infeliz toda la vida. En ese proceso dije ‘ya no me alcanza estar hablándolo con mis amigas y mi familia, con mi psicólogo y mi psiquiatra, necesito sacarlo para afuera’. Hacía cinco, cuatro años, mucho más después de lo que le pasó a mi papá, que yo no podía dormir sola. Ni en un hotel ni en mi casa. Saqué el álbum y a los tres días estaba durmiendo sola”, confesó.

error: ¡Contenido protegido!