40.6 C
San Nicolás de los Arroyos
domingo, 16 enero, 2022

Edición N° 3930

LA UNESCO ADOPTÓ LA RECOMENDACIÓN SOBRE LA CIENCIA ABIERTA

Durante la última Conferencia General celebrada en París en noviembre pasado, se aprobó la adopción por parte los 193 países asistentes de estas normas comunes que permitirán hacer la ciencia más transparente, accesible, equitativa e inclusiva. La asesora del MINCyT, Fernanda Beigel, participó en la elaboración de la declaración.



Entre el 9 y 24 de noviembre pasados una delegación argentina integrada por la coordinadora del Comité de Ciencia Abierta y Ciudadana del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (MINCyT), Fernanda Beigel, participó en la ciudad de París, Francia, de la Conferencia General de la UNESCO. Allí se aprobó la Recomendación sobre la Ciencia Abierta, un marco internacional que será adoptado por los 193 países que asistieron a la reunión y que apuntan a transformar a la ciencia en una herramienta más equitativa e inclusiva.

Se espera que esta hoja de ruta ayude a los países a definir los valores y principios compartidos de la ciencia abierta. Asimismo se buscará establecer medidas concretas sobre el acceso abierto y los datos abiertos, con propuestas para acercar a los ciudadanos a la ciencia y con compromisos que faciliten la producción y divulgación de los conocimientos científicos en todo el mundo. La comisión de UNESCO a cargo de este informe estuvo encabezada por Beigel, que se desempeña como investigadora Principal del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).



El objetivo es que la ciencia abierta se convierta en una herramienta que ayude a potenciar la cooperación científica internacional. Así como en la actualidad los científicos e ingenieros utilizan licencias abiertas para compartir más ampliamente sus publicaciones y datos, programas informáticos e incluso hardware, durante la pandemia de COVID-19 se demostró que las publicaciones científicas pueden ser accesibles, con un descenso del 70% al 30% de los artículos a los que solo se puede acceder mediante portales pagos. La ciencia abierta debería, por tanto, potenciar la cooperación científica internacional.

A través de la adopción de esta recomendación, los Estados Miembro acordaron informar cada cuatro años sobre sus progresos, y establecer mecanismos de financiación regionales e internacionales que garanticen que toda la investigación que se realice con fondos públicos respete los principios y valores fundamentales de la ciencia abierta.



Asimismo, se solicita a los países la inversión en infraestructura para la ciencia abierta y el desarrollo de un marco que defina las habilidades y competencias necesarias para quienes deseen participar en ella.

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!