18.9 C
San Nicolás de los Arroyos
jueves, 27 enero, 2022

Edición N° 3940

ALDO CÁCERES RUÍZ DÍAZ: “LA VARIANTE ÓMICRON ES PREOCUPANTE PERO LA MEJOR BARRERA DE PREVENCIÓN ES LA APLICACIÓN DE UNA TERCERA DOSIS”

En medio de la pandemia de Covid-19, en el mundo estamos viendo el crecimiento de una nueva variante del virus, Ómicron. Sin embargo, al igual que la Delta, en San Nicolás podríamos prevenir su alta letalidad con la aplicación de una tercera dosis o refuerzo. El virólogo y bioquímico local, Aldo Cáceres Ruíz Díaz explicó a EL NORTE que “al igual que otras cepas, la mejor manera de prevenir un desastre sanitario con Ómicron es la vacunación con un tercer componente”. 



De la Redacción de El Norte
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar 

Con una nueva variante circulando masivamente en gran parte del mundo y también en Argentina, la preocupación se inclina por saber cómo poder afrontarla. En San Nicolás tenemos la salvedad de tener al 80% de la población con el esquema de vacunación completo, lo que logró impedir que se propagara, por ejemplo, la variante Delta. 

EL NORTE tomó contacto con el virólogo y bioquímico local, Aldo Cáceres Ruíz Díaz, quien explicó que “desde ya que es preocupante, pero la mejor barrera de prevención es la aplicación de una tercera dosis o refuerzo, ya que con un esquema de dos componentes solamente hay una efectividad del 30%”. 



Nueva cepa

Ómicron se está propagando rápidamente en Sudáfrica, pero también hay crecimiento exponencial y transmisión comunitaria en países con altas tasas de vacunación como Reino Unido y Dinamarca. La velocidad de crecimiento de casos por Ómicron en los países mencionados es muy alta y muy similar entre los mismos, con un tiempo de duplicación de aproximadamente 3 días.

“La alta transmisibilidad de Ómicron probablemente se explica por un importante nivel de evasión inmune, combinado con un R0 intermedio entre la variante Delta y las variantes que circularon en 2020. Evidencia experimental preliminar detectó una disminución de la capacidad neutralizante de plasma de vacunados de 40 veces en comparación con la variante D614G”, manifestó Cáceres Ruíz Díaz. 



De inmediato, agregó que “la efectividad de 2 dosis de vacunas para prevenir infección por Ómicron sería muy inferior que para cualquier otra variante conocida, y puede estimarse en 30% (IC75 15-50%), aunque la protección otorgada por infección y/o dosis refuerzo podría ser significativamente mayor”. 

Sin embargo, no solamente debemos mirar o apostar por los componentes de vacunación, sino que, además, la vigilancia epidemiológica será clave en un intento por poder prevenir el colapso sanitario y, por ende, un cierre masivo del país. 

“Ómicron podría producir una ola de contagios similar o superior a la de Gamma/Lambda en 2021, y a diferencia de lo ocurrido con Delta, no parecería ser controlable sólo mediante vacunación. Una gran cantidad de casos, aún con vacunación, podrían desbordar el sistema de salud”, afirmó Ruíz Díaz.



“Será importante implementar vigilancia por PCR Ómicron-específica, más sensible, rápida y económica que el secuenciamiento. Será clave el rastreo y aislamiento de casos positivos y sus contactos”, subrayó el virólogo. 

“Adicionalmente a la continuidad de la campaña de vacunación, parece absolutamente necesario demorar la circulación de Ómicron mediante el aislamiento obligatorio de todas las personas que ingresen al país, durante un mínimo de cinco días post-arribo, con requisito de test negativo para finalizar dicho aislamiento, que también debería aplicar a convivientes”, contó Cáceres Ruíz Díaz a este diario.

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!