27.3 C
San Nicolás de los Arroyos
miércoles, 19 enero, 2022

Edición N° 3931

LORENA VERCELLI: “LOS PASAJEROS SIGUEN PAGANDO TARIFAS TAN ALTAS DEBIDO A LA FALTA DE SUBSIDIOS POR PARTE DEL GOBIERNO”



Entre el martes y el miércoles, los concejales se reunirán con Lorena Vercelli, responsable de la empresa de transporte público local, para resolver y acordar los nuevos precios de las tarifas para el 2022. EL NORTE tomó contacto con Vercelli, quien explicó los motivos por los cuales las tarifas son altas en el interior del país pero no así en AMBA. “Los pasajeros siguen pagando tarifas tan altas debido a la falta de subsidios por parte del Gobierno nacional”, destacó la empresaria. 

Guillermo Puliti
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar 

Con la llegada de la pandemia, se destapó un conflicto que venía pendiendo de un hilo pero que todos los años parecía resolverse, al menos por un periodo corto de tiempo. Se trata de la discriminación que sufren las empresas de transporte público de pasajeros en todo el interior del país, en comparación con el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). 



Es moneda corriente escuchar que en nuestra ciudad y otras provincias, el boleto de los colectivos aumenta año tras año pero, según la responsable de la empresa local, Lorena Vercelli, hay una explicación para ello y se resume en la desigual suma de dinero de los subsidios que envían desde el Gobierno nacional. 

Mientras que en el AMBA hay hace mínimamente dos años un boleto a $18, en el resto del país superan los $40. El martes podría realizarse la reunión entre los concejales y Vercelli para definir un precio nuevo para el boleto. En el pedido formal por parte de la empresa, hay dos cálculos basados en la fórmula polinómica que establece cuál debería ser el valor de la tarifa plana: $191,50 o $95,70. Ambos presupuestos dependen directamente de la cantidad de pasajeros que utilicen el servicio. 



El conflicto

El Covid-19 trajo consigo un sinfín de problemas en diferentes rubros, entre ellos se encuentra el transporte público de pasajeros. En diálogo con EL NORTE, Vercelli explicó cuáles fueron las principales complicaciones y le atribuyó la suba de la tarifa plana a la discriminación de los subsidios por parte del Gobierno nacional. 



“Para poder entenderlo, la mayor dificultad que manejamos todas las empresas del interior del país, no solamente San Nicolás, es la diferenciación que hacen desde el Gobierno para distribuir los subsidios. Esto repercute directamente en el pasajero porque tenemos solamente dos formar de brindar un buen servicio y mantener las unidades: Con los subsidios y con la tarifa plana”, manifestó Vercelli. 

“Tanto en AMBA como en San Nicolás sale lo mismo mantener un colectivo, a todos nos cuesta lo mismo el combustible, los salarios de los choferes son iguales, los aumentos que pide UTA son para todo el país; entonces nunca se entendió por qué el Gobierno cubre todo eso en AMBA y deja desamparado al interior”, añadió Vercelli.



De inmediato, contó que “para que se entienda la diferencia y discriminación que recibimos todas las empresas del interior, solo recibimos el 20% de lo que le ponen al AMBA. Se hace insostenible para cualquier empresa poder paliar todos los gastos que tienen. Si la distribución fuese más equitativa, el panorama sería otro y no habría necesidad de aumentar el boleto”. 

Pocos pasajeros

Lo que complicó la caótica situación que ya se vive en relación al transporte público fue la disminución abrupta de la cantidad de pasajeros. “Durante el 2020 fuimos considerados esenciales sin ningún tipo de ayuda (ATP) lo que deterioró el servicio prestado porque salía muy caro llevar solamente cinco pasajeros en cada colectivo. Ahora, estamos en un promedio del 50% en relación a la cantidad de usuarios que utilizaban el servicio en el 2019. Estos números no nos permiten seguir sosteniendo un transporte público decente”, afirmó Vercelli. 



Como lo ha explicado este diario, la nota presentada por la empresa incluye dos cálculos basados en la fórmula polinómica que establece cuál debería ser el valor de la tarifa plana. La inclusión de dos esquemas obedece a la incertidumbre que atraviesa el sector como consecuencia de las restricciones propias de la pandemia de Coronavirus. 

De acuerdo a estas ecuaciones que resultan de variables como cantidad de pasajeros por kilómetro, distancias recorridas, salarios e insumos, el costo del pasaje debería ser de $191,50 en caso de mantenerse la actual demanda, o de $95,70, si se recupera el nivel de usuarios previo a la irrupción del Covid-19.

Las tarifas

Finalmente, todo se reduce a tener que aumentar año tras año los precios de los boletos para poder intentar así llegar a cubrir los gastos. “El subsidio que nos da el Gobierno ni siquiera alcanza para cubrir la masa salarial. Ya ahí hay que agregarle eso a la tarifa, también debemos sumarle lo que nos salen los repuestos, los neumáticos, el combustible (antes subsidiado y ahora no) y todo lo que tenga que ver con el mantenimiento del servicio”, subrayó la empresaria. 



La decisión final la tomarán los concejales en la sesión extraordinaria que podría darse el 23 de diciembre. Desde ya, que no se espera que se tomen algunos de los precios que pidió Vercelli, sino que intentarán que sea lo menos dañino para el bolsillo del nicoleño. Esto no resuelve la problemática, por el contrario se traduce en aumentar el problema.  

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!