27.2 C
San Nicolás de los Arroyos
martes, 12 octubre, 2021

Edición N° 3834

LOS CHATS DEL LÍDER DE LOS MONOS, EN LOS QUE ORDENÓ ACRIBILLAR A UN TESTIGO FRENTE AL COLEGIO DE SUS HIJOS



En el último juicio contra Ariel Máximo “Guille” Cantero por la serie de atentados a la Justicia los fiscales Miguel Moreno, Matías Edery, Aníbal Vescovo y Gastón Ávila demostraron que el líder de Los Monos, uno de los narcos más sanguinarios de la Argentina, había ordenado desde prisión balaceras a domicilios vinculados a los jueces que lo condenaron en 2018 y el ataque a tiros a un empresario que fue testigo en la causa contra Mario Segovia, conocido como “El Rey de la Efedrina”.

En el debate, los funcionarios del Ministerio Público de la Acusación exhibieron los chats que demuestran que el jefe narco instigó las balaceras y que utilizó a tres bandas -afines a Los Monos- para ejecutarlos: “la banda del barrio Alvear”, compuesta por Daniel “Teletubi” Delgado, Lucía Uberti, Leonel Fernández, Damián Oscar Chávez y un menor de edad; “la banda de Quintana”, integrada por Matías César y “la banda de Olivera”, de Leandro Olivera.



“Es Guille. Me dijo que lo pongan”. “Me imaginé. Jajaja, vos sabés”. La conversación entre Olivera (”Chulo” o “Chuli”) y Uberti, pareja de César, es clara acerca de quién impartía las directivas.

El 18 de septiembre, el empresario Andrés Gerardo Lamboy fue baleado en la puerta del colegio al que asistían sus hijos. El hombre que declaró en el expediente que terminó con la condena de Segovia por traficar efedrina a México, debió guarecerse de los tiros debajo de su camioneta. Logró salvar su vida, pero fue gravemente herido por las balas en las piernas, el tórax y el abdomen. TN


ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!