22.8 C
San Nicolás de los Arroyos
domingo, 3 marzo, 2024

Edición N° 4706

Los “extraterrestres” momificados encontrados en Perú tienen un 30% de ADN de una “especie desconocida”

Un nuevo análisis de ADN de los cuerpos presentados ante el Congreso de México reveló que la composición genética no es humana.

El misterio de los “extraterrestres” encontrados en Perú y presentados en México se profundiza después de que un análisis diera que el ADN de los diminutos cadáveres no es humano, sino de una “especie desconocida” en un 30 por ciento y el otro 70 aún no fue revelado.



Hace unos meses el periodista Jaime Maussan se presentó ante los tribunales varias veces para demostrar que los restos momificados encontrados en Perú son extraterrestres. En su reciente intento, Maussan introdujo un equipo de investigadores que realizaron un análisis de ADN en las figuras que mostró que el 30 por ciento “no pertenece a ninguna especie conocida” y afirmó que las figuras eran “auténticas”, según publicó el medio británico DailyMail.

Pese al nuevo análisis, el debate aún continúa y algunos sugieren que los diminutos cuerpos fueron “armados” y la pareja podría haberse hecho con animales extintos hace 1000 años.

Por su parte, Maussan afirmó: “Esta es la primera vez que se presenta vida extraterrestre de esta manera. Tenemos un claro ejemplo de especímenes no humanos sin relación con ninguna especie conocida de nuestro planeta. El público tiene derecho a saber acerca de la tecnología y los seres no humanos. Esta realidad une a la humanidad en lugar de dividirnos. No estamos solos en este vasto universo; deberíamos abrazar esta verdad”.



Maussan añadió que los dos cadáveres tienen huesos resistentes, no tienen dientes y contienen implantes hechos de cadmio, un metal blando de color blanco plateado, y de osmio, un metal de color blanco azulado, elementos raros en la Tierra.

En septiembre reveló que se desconocía el 30 por ciento del ADN, pero no fue hasta hace poco que surgieron afirmaciones sobre una especie desconocida.

Las figuras fueron sometidas a datación por carbono por parte de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), que determinó que los cuerpos tenían manos de tres dedos, no tenían dientes y tenían más de 1000 años, afirmó Maussan.

“Estos especímenes no son parte de nuestra evolución terrestre. Estos no son seres que fueron encontrados después de los restos de un ovni”, dijo Maussan ante el Congreso en septiembre.



“Se encontraron en minas de diatomeas y luego se fosilizaron”. Más tarde añadió: “Si son extraterrestres o no, no lo sabemos, pero eran inteligentes y vivían con nosotros. Deberían reescribir la historia”.

ADN

A principios de este mes, Maussan dio paso a una serie de médicos que dijeron que los cuerpos eran de organismos reales que alguna vez estuvieron vivos; algunos expertos afirmaron haber estudiado “cinco especímenes similares durante cuatro años”. Los expertos también indicaron que su ADN es híbrido, lo que sugiere que los cuerpos eran descendientes del ser humano. “Tenemos un ser híbrido, tenemos otros seres que aparentemente están más evolucionados que nosotros… estamos ante algo verdaderamente extraordinario”, dijo.

Si bien Maussan y su equipo declararon que los cadáveres momificados, llamados Clara y Mauricio, “son reales”, los expertos no tenían una historia de origen y no implicaban que los cuerpos fueran “extraterrestres”.

En la audiencia, se centró en demostrar que los cuerpos no eran falsos aportando información de expertos médicos: “Ninguno de los científicos dice que los resultados prueban que sean extraterrestres, pero yo voy más allá”, dijo, sugiriendo que podrían ser evidencia de formas de vida no terrestres.



Maussan trajo un equipo de expertos médicos que llevaron una carta firmada por 11 investigadores de la Universidad Nacional San Luis Gonzaga en Ica (Perú), donde declaraban lo mismo. El antropólogo Roger Zúñiga, de la mencionada universidad, dijo: “No hubo absolutamente ninguna intervención humana en la formación física y biológica de estos seres”.

Sin embargo, la carta dejaba claro que el equipo no estaba insinuando que los cuerpos fueran “extraterrestres”, pero no respondió de dónde se originaban los restos.

En tanto, el cirujano argentino Celestino Adolfo Piotto también subió al estrado, afirmó que revisó los resultados de las pruebas realizadas a los cuerpos y planteó el extraño caso de que “eran una versión evolucionada de los seres humanos de hoy”, llamándolos “nuestros descendientes”.

Pero el ufólogo Will Galison, un amigo cercano del arqueólogo que analizó por primera vez a los supuestos “alienígenas”, dijo que cree que los “cadáveres” son muñecos que tienen 1000 años de antigüedad. Galison explicó que pudieron haber sido hechos a partir de restos de animales hace un milenio, posiblemente con fines rituales, y que las cabezas tenían una “notable similitud” con los cráneos de alpaca.

ÚLTIMAS NOTICIAS

error: ¡Contenido protegido!