15.2 C
San Nicolás de los Arroyos
sábado, 29 enero, 2022

Edición N° 3942

LUIS OROÑO: “ESE EQUIPO DE LA EMILIA FUE ATÍPICO PARA LA ÉPOCA”



Uno de los principales baluartes de la Selección de San Nicolás campeona del Provincial de Mayores hace 45 años recordó esa campaña inolvidable en Chivilcoy. “El punto fuerte que tenía ese equipo era su altura”, destacó el rosarino, gloria del básquet nacional.

El último tiempo, Oroño dirigió a la Selección de Paraguay y brindó clínicas en toda Sudamérica.

De la Redacción de EL NORTE
secciondeportes@yahoo.com.ar 

Se acaban de cumplir 45 años de la consagración de la Selección de San Nicolás en el Provincial de Mayores que se disputó en Chivilcoy en 1976.



Representado por el poderoso equipo que había conformado La Emilia en esa época, el combinado nicoleño se adjudicó de manera invicta la competencia, venciendo en la definición a Bahía Blanca, que venía de un tricampeonato y había obtenido dieciocho de los treinta y cinco provinciales que se habían disputado hasta entonces. Y uno de los principales baluartes de ese inolvidable equipo fue Luis Oroño, a la postre una gloria del baloncesto argentino.

El rosarino recordó en una charla con La Deportiva de Radio U aquellos años felices. 

En primer lugar Oroño expresó: “Recuerdo mucho esos años porque además ese grupo formó una muy buena química que perdura en el tiempo, porque aún hoy nos seguimos reencontrando cuando podemos para recordar anécdotas y revivir los buenos momentos”. “Seguimos siendo un grupo de amigos después de 45 años gracias a Dios”, contó.



El “Ñato” (como lo apodan) describió que ese La Emilia “fue un equipo atípico para la época en muchos aspectos, en lo deportivo y en lo organizativo”. “Jugamos contra Obras Sanitarias, Lanús y Gimnasia de La Plata, que eran de los mejores del país –destacó- y estábamos a su altura ganando o perdiendo contra ellos”. “Ganamos los provinciales, jugamos en todo el país contra los mejores por invitación y justo cuando estábamos para dar un salto todavía mayor se dio lo de los problemas económicos de la fábrica textil lo que provocó que se desarmara el plantel”, lamentó Oroño, quien luego consideró que “el punto fuerte que tenía ese equipo era su altura”. “El más bajo era Toti Zamparo que medía 1.90 y después todos por encima de esa altura, sobre todo con Armando (Cisneros) que era el más alto, con el “Bicho” (Ferrieri), Ramón (Carreras), “Cocaco” (Gandoy); algo poco común para esa época, lo que nos favorecía, porque ocupábamos muchos espacios en el campo, realizábamos defensas duras, no sé si teníamos mucha calidad pero sí teníamos mucho gol en las manos en todos los puestos y además corríamos mucho”, valoró el ex jugador (suegro de Emanuel Ginóbili).



Oroño irrumpió en el básquet “grande” de la Argentina de la mano de los emilianos, apenas superando los 20 años. Y terminó de explotar al año siguiente, en el Provincial de Pergamino. En dicho torneo, fue el máximo goleador, con 120 puntos y un promedio de 24 por partido para otro título de los nicoleños, nuevamente contra la poderosa Bahía Blanca de Alberto Cabrera y Alfredo Monachesi.

Consultado acerca de sus características como jugador en sus orígenes, Oroño relató: “Yo era un interno bastante rústico cuando llegué a La Emilia. Jugaba más de espaldas al canasto, pero como ya esos puestos estaban ocupados en el equipo con Toti y Armando, empecé a jugar más de frente al aro, de tres o de dos, corriendo, reboteando y penetrando, destacándome sobre todo en la parte defensiva”. 



Luego de este paso consagratorio por La Emilia, Oroño partió de la mano de León Najnudel a Ferrocarril Oeste, con el que se abrió un camino dentro del profesionalismo. Más tarde, participó de la primera edición de la Liga Nacional en 1985 con San Andrés, equipo con el cual se había consagrado ganador de la Liga de Transición un año antes. Además jugó en Argentino de Firmat, Independiente de Neuquén, Sport Club de Cañada de Gómez, River, Banco Córdoba, Gimnasia de Comodoro Rivadavia, Boca y Regatas de nuestra ciudad, con el que cerró su carrera a los 43 años (para luego iniciar en la entidad de la ribera su carrera como entrenador, labor que sigue ejerciendo a los 66 años). Internacionalmente, con Ferro consiguió en 1981 y 1982 el Sudamericano de Clubes. Como si fuera poco, formó parte de la Selección argentina durante 14 años, actuando en cinco Sudamericanos, tres Panamericanos, un Preolímpico y en el Mundial de 1986, participando inclusive de la victoria ante Estados Unidos por 74 a 70. Justo diez años después de la conquista de La Emilia; su gran trampolín.

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!