LUIS SÁNCHEZ: “EL PROBLEMA NO SON LAS CAMAS, SINO LA FALTA DEL RECURSO HUMANO”

El director administrativo del sanatorio de la UOM, Luis Sánchez, explica que “nuestro problema no es la disponibilidad de camas o respiradores sino la falta de enfermeros y médicos”. Y advierte que “esa falta de profesionales nos impide seguir sumando camas porque de nada sirve ampliar la oferta si no tenés médicos y enfermeros suficientes para brindar atención a la mayor demanda de pacientes”.

De la redacción de EL NORTE
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

El sistema sanitario de San Nicolás entró en tensión como consecuencia de la ola de nuevos contagios, que –en distintas oportunidades- ha colapsado la disponibilidad de camas y respiradores del hospital San Felipe. Y que en el sanatorio de la UOM ha generado un inconveniente diferente: “Tenemos infraestructura y también equipamiento. El problema que nos preocupa es la falta de recursos humanos para atender una demanda que ha explotado en esta segunda ola”, explicó Luis Sánchez, director administrativo del sanatorio de la UOM. “Tenemos serios problemas para incorporar enfermeros profesionales, básicamente porque prácticamente no hay”, agregó Sánchez en diálogo con periodistas del programa «Pila y Media» (Radio U).

Hoy el promedio de edad entre los que se encuentran internados en Unidad de Terapia Intensiva es 58 años. El año pasado esa misma variable en UTI Covid era 66 años.

El dirigente metalúrgico reveló que el personal médico capacitado para tratar pacientes Covid positivo también es un recurso escaso en la ciudad. “Esa falta de profesionales nos impide seguir sumando camas porque de nada sirve ampliar la oferta si no tenés médicos y enfermeros suficientes para brindar atención a la mayor demanda de pacientes. Porque, además, hoy estamos teniendo también una alta ocupación en la UTI polivalente, con lo cual la situación general es muy compleja”, afirmó Luis Sánchez.

A la hora de explicar los motivos por los que el recurso humano se ha transformado en un bien escaso, el director administrativo del sanatorio de los metalúrgicos indicó que “hay varias cuestiones. Enfermeros que se enferman, otros que han acumulado un alto grado de estrés por estar combatiendo al virus día y noche durante más de un año, o bien porque dejan de trabajar o aceptan ofrecimientos laborales de otros lugares”, dijo.

“Esta segunda ola es más desafiante y estresante que lo que se vivió el año pasado, incluso cuando no había tanta información como la que hoy tenemos acerca del virus. Asistimos a un escenario que está afectando a personas mucho más jóvenes. Eso nos está pegando muy duro. Hoy tenemos un promedio de edad de 58 años entre los que se encuentran internados en Unidad de Terapia Intensiva. El año pasado el promedio de edad en UTI Covid era 66 años. Lamentablemente, la persona que ingresa a UTI con requerimiento de asistencia respiratoria mecánica es un paciente cuyo cuadro general es difícil revertir. Y el que logra recuperarse no le escapa a las secuelas que le quedan, que en algunos casos pueden ser muy severas”, contó Sánchez.

“Esta segunda ola es más desafiante y estresante que lo que se vivió el año pasado. Asistimos a un escenario que está afectando a personas mucho más jóvenes”.
LUÍS SÁNCHEZ

El hecho de que el promedio de edad de las personas en UTI Covid sea mucho más bajo que en primera ola genera un inconveniente adicional. ”Los pacientes jóvenes demandan una estadía más larga en UTI. De hecho hoy el promedio de ocupación de cada cama no baja de los 15 días. Eso ha provocado que nos encontremos con un cuello de botella en Guardia Covid, donde tenemos camas ocupadas con personas Covid positivo que aguardan que se desocupe alguna cama. Hoy (por ayer) tenemos 60 camas para atención Covid y estamos necesitando 73. Y no tenemos altas previstas para las próximas 48 horas”, contó Sánchez.

Demanda regional

Por otra parte, Luis Sánchez indicó que el sanatorio de la UOM ha dejado de recibir a pacientes de otras ciudades como consecuencia de la creciente demanda de internación de vecinos Covid positivos de San Nicolás.

“Nuestra prioridad es atender a pacientes de San Nicolás y Ramallo. Pero hemos tenido gran demanda de pacientes de San Pedro, Baradero, Junín y hasta de Zárate. También de Rosario, es decir, de los distritos del centro y norte bonaerense y sur de Santa Fe, donde la segunda ola del coronavirus está golpeando con mucha fuerza. En la medida de nuestras posibilidades les garantizamos camas. Pero desde la semana pasada nos vemos imposibilitados de brindarles atención por la altísima demanda que estamos teniendo en San Nicolás”.