17.3 C
San Nicolás de los Arroyos
miércoles, 19 junio, 2024

Edición N° 4814

Martín Vega, del Skatepark nicoleño a brillar en Rusia

Martín tiene 23 años, y se subió por primera vez a un skate a los 10 años, en lo que él mismo definió como un “amor a primera vista”. Hace apenas unos días, compitió en los famosos Kardo Awards en la ciudad rusa de Stavropol y se quedó con el primer lugar. Hasta allí llegó tras superar dos instancias eliminatorias con videos de producción propia en nuestra ciudad.

Skatepark
El nicoleño la rompió en Rusia.

EZEQUIEL GUISONE
[email protected]

El video en el que se lo veía a Martín Vega recibiendo el máximo galardón se viralizó rápidamente en la ciudad. El escenario era extraño, desconocido, lejano. Era en Rusia. Hasta allí llegó el nicoleño de 23 años con su sueño, que recién está comenzando. Participó en un concurso de repercusión mundial como los Kardo Awards, y llegó a lo más alto.

“La posibilidad se presentó por medio de la Federación Argentina de Skate, que compartió una publicación en Instagram sobre la competencia de Kardo, para subir videos al Instagram y de ahí se seleccionaban a los mejores”, contó Martín, que regresó al país el pasado miércoles.

“Eran dos instancias”, contó. “Primero se trataba de un video de calle, con filmaciones recientes. La segunda instancia era una rutina, porque ellos quieren averiguar tu estilo, tu forma de andar, cómo te manejas con los obstáculos, qué tanto estilo tenés para moverte. Y si pasabas las dos tenías todo pago para viajar a Rusia”, explicó.

Con sus compañeros del Skatepark arrancaron recorrer la ciudad y a filmar videos. “Yo no tengo un filmador fijo, así que gracias a ellos nos reuníamos e íbamos recopilando material. Recorrimos toda la ciudad, me di vuelta todo el centro”, recordó entre risas. “A veces son 4 horas para hacer una sola toma, es un laburo bárbaro, no es fácil. En dos semanas y media lo terminamos”, contó.

Con ese primer video logró clasificar a la segunda instancia. “El segundo video se hizo en el Skatepark, donde mostré mi estilo, mi forma de truco y demás; ese también costó bastante”, remarcó Vega. A los pocos días, la organización de Kardo le informó que había sido seleccionado para competir en la final, que se disputaría sobre fines de agosto en Rusia. Con todo pago. “Pensaba un montón de cosas, tenía una incertidumbre terrible porque es un país donde no entendíamos nada”, contó. 

Conociendo Rusia

En Stavropol la competencia se dio por etapas: la inicial, la semifinal y la final. “Era en un espacio gigante, como un recorrido de deportes urbanos, con calistenia, hip hop, graffitis… con  muchísima gente”, dijo, y contó cómo se dio la infartante definición:  “En la última instancia eran dos rutinas de un minuto con cinco trucos al final; yo en la primera había fallado 2 o 3 trucos, que me hizo posicionarme cuarto. Estaba difícil y me quedaba la segunda rutina. Ahí me dije ‘nos relajamos, no pensamos en nada, sin presiones’. Entonces de ahí empezamos a fluir con los trucos, despacito, uno, dos, tres, cuatro, cinco… creo que logré meter como ocho o diez trucos. Me sorprendí bastante porque hasta el último lo cerré bien. Miré la tabla y había quedado primero. Quedaban dos nomás que me podían pasar si hacían una rutina perfecta. Y por suerte no pasó”, recordó.

La vida sobre la tabla

“El skate lo hago desde los 10 años, casi por casualidad. Pasó un chico con un skate y dije ‘el amor a primera vista existe’. Lo vi y pensé: ‘me tengo que subir’”, contó. “Andaba en la calle, recorriendo los barrios. Primero en mi barrio (Santa Rosa), después conociendo otros grupitos de skaters, admirándonos, barrio tras barrio: Güemes, 9 de Julio… era todo el día”, relató Martín. Ya con 12 años se destacaba y le dedicaba muchas horas, “dominando” a su vez el miedo de sus padres a los golpes y las lesiones. Ya a los 15 comenzó a “medirse” en competencia a través de la Escuela nicoleña Skatear.  Comenzó a viajar a otras ciudades, a conocer a otros skaters de su categoría y a mejorar su nivel.

“El Skatepark de San Nicolás fue el que más me formó en todo”, reconoció. “Me generaba dudas saber si pertenecía a ese mundo, pero de a poco empecé a ver resultados, hasta que llegó un momento en que no se me complicaba tanto, sino que yo ya sabía lo que andaba. Ahí ya no me sentía tan lejos, ya estaba ahí”, aseguró.

El video con el que pasó a la segunda ronda:

“Yo cuando arranqué la mayoría de la gente tenía sponsors. Sos bueno pero no tenés sponsors, y eso es un tema. Pero eso nunca me paró. Yo me propuse ir a competir con las zapas nuevas, tener más higiene deportiva, tener todo nuevo. Si soy bueno, tengo que tener todo. Decidí profesionalizarme más. Era una lucha porque no tenía a nadie, pero las ganas te van impulsando. Hoy estoy con una marca que se llama Switch Ramallo que me ayudan mucho para que no me falte nada, sentirme cómodo y darle para adelante”, remarcó.

Su viaje a Rusia le abrió nuevas puertas. “Quiero seguir viajando. Es la vida que elegí, me tengo que hacer cargo. Decidí viajar y conocer el mundo por medio del skate. Al principio costó entenderlo porque uno se quiere quedar, uno tiene su apego, su zona de confort. Pero lo que quiero es salir”, cerró Martín, que a mediados de este mes de septiembre fue invitado para participar en un evento en Brasil. El sueño ya no tiene quién lo detenga.

error: ¡Contenido protegido!