MIRADA SOBRE EL ESTADO DEL MUSEO CASA DEL ACUERDO

Por Acuerdo Nicoleño*

Días atrás hemos sido espectadores de un programa de televisión emitido por un canal de noticias de alcance nacional, grabado en gran parte en la Casa Histórica, donde se la muestra en condiciones realmente deplorables. Esta apreciación ha sido compartida con muchos nicoleños. Con el fin de contar con fundada información sobre el estado edilicio de la Casa, esta agrupación solicitó a un profesional de la construcción de entre sus miembros, que realizó una visita que fue consentida por la directora del Museo, que informara y diese una evaluación sobre el estado real edilicio. Y el informe surgido de esa gestión confirmó lo que mucho temíamos.

El Museo está en la actualidad totalmente desmantelado, con sus salas vacías, con humedades que efectivamente ponen en serio riesgo las colecciones acumuladas, que es patrimonio de todos.



Hay filtraciones, algunos muros de carga no están en condiciones, hay algunas canaletas, existe goteo por las uniones, existen algunos sectores con hundimientos entre clavadores que permiten ingresar el agua provocando goteras. Y es en este punto en que varios interrogantes se nos vuelven recurrentes. Si la Casa hace más de tres años está cerrada por ejecución de reparaciones, ¿qué se ha hecho al respecto? Si la obra licitada no aportó la solución que motivó un contrato para reparar los inconvenientes que ponían en riesgo los muros, los techos y hasta los pisos, ¿por qué razón no se hizo el reclamo correspondiente a la empresa contratista? ¿Por qué no se realizaron las tareas de mantenimiento que conlleva un edificio de características?

A pesar de que la situación es muy comprometida, al respecto la directora del Museo nada comenta en los medios. Sin embargo, la condición edilicia es de extrema gravedad.

Observaciones

El tanque de reserva de agua, que está sobre el techo de la Biblioteca, desde hace mucho tiene gran cantidad de grietas que han sido reparadas desde el exterior (trabajo mal ejecutado, porque las pérdidas de agua deben repararse desde el interior) y producen una pérdida de agua permanente, poniendo en compromiso a los hierros (a la vista) por desprendimiento del hormigón estructural. Tal pérdida ocasiona acumulación de agua, deteriorando la impermeabilización, y poniendo en riesgo la cubierta de hormigón armado de la Biblioteca, debido a las filtraciones existentes.

Quisiéramos que públicamente la Dirección dé a conocer lo que nosotros ya sabemos, cuáles son los fondos para gastos que este Museo Nacional tiene asignados mensualmente por el Ministerio de Cultura de la Nación.

Vistas las consecuencias, sólo queda reconocer que esta Dirección debe actuar con la premura y la ejecutividad que corresponda, para cumplir con sus obligaciones primarias, cuales son mantener en excelentes condiciones el edificio que es patrimonio nacional, y como tal, tiene asignadas partidas presupuestarias para afrontar estas contingencias. Así, parece ser que estos problemas no merecen la debida atención de parte de los funcionarios responsables.



Sentimos la impotencia que nos produce confrontar con estos funcionarios, aunque  para estos casos se necesita sentido común y predisposición ejecutiva, y dar respuestas concisas y claras a los miembros de la comunidad que advierten a la población los inconvenientes que en la Casa se consuman. Esperamos que las autoridades cambien de actitud por el bien de todos; sin perjuicio de advertir las consecuencias que estos hechos provocan, atentando contra uno de los bienes culturales más emblemáticos de la Ciudad, de la Provincia, de la Nación y de su historia.

* Santiago Chervo – Rodolfo Fernández Viña – María L. Munárriz  – Ernesto Ballestero – Rodolfo Bellomo – Esc. Aníbal Heber Espinosa Viale. Asesora letrada: Dra. Mariela Yogna.