23.8 C
San Nicolás de los Arroyos
jueves, 25 noviembre, 2021

Edición N° 3878

MÓNICA CHUNGO: “ESTAMOS MUY PREOCUPADOS POR LAS DISTINTAS VIOLENCIAS QUE SUFREN LAS TRABAJADORAS DE LA SANIDAD”



En el Día de la No violencia contra las mujeres, la seccional San Nicolás de la Asociación de Trabajadores de la Sanidad (ATSA) expresó una firme convicción de “luchar para erradicar las múltiples formas de violencia que padecen las trabajadoras y trabajadores de los centros de salud”, aseguró la secretaria general de ATSA San Nicolás, Mónica Chungo.

“No me refiero sólo a violencia física sino también a otras formas de violencia como la psicológica, la institucional en el caso de las empresas que no pagan los salarios en tiempo y forma, que obligan a trabajar más horas de las establecidas en el convenio colectivo de trabajo, etc. Esas violencias en Sanidad ocurren permanentemente”, afirmó la dirigente gremial.



En ese sentido, Chungo se refirió al conflicto que mantiene en vilo a las casi 30 trabajadoras del psiquiátrico Plaza, quienes no están cobrando el sueldo y corren riesgo de perder el trabajo si el Juez que debe resolver el Concurso dicta la quiebra de la institución de salud mental ubicada en calle Rivadavia.

“Estamos muy preocupado, pero también tristes. La empresa está al borde de la quiebra y no cumple con las obligaciones salariales. Retiraron a todos los pacientes que había alojados, quienes también fueron víctimas de violencia puesto que a algunos que estaban internados desde hace 30 años se los trasladó a un sitio que no conocen. Incluso, algunos fueron derivados al hospital San Felipe”, contó Chungo. La secretaria general de ATSA San Nicolás reveló que el sanatorio Plaza sigue recibiendo pagos de IOMA y PAMI, con lo cual tiene ingresos como para abonar salarios.



“Las trabajadoras del Plaza se están quedando en la calle, sin recibir ninguna explicación. Eso es violencia. Y el escenario es siempre el mismo: empresarios ricos y empresas pobres”, afirmó Mónica Chungo.

Laboratorio Ramallo

La máxima dirigente de ATSA San Nicolás condenó a los administradores del Laboratorio Ramallo por no cumplir con el convenio colectivo de trabajo. “No están pagando ni un 50 por ciento del salario que le corresponde a las trabajadoras y trabajadores. Tampoco les respetan los días francos ni les permiten tomarse el descanso de media hora que establece el convenio. Hay gente que, por estas y otras formas de violencia, no quiere trabajar más allí”, explicó Chungo, tras lo cual advirtió que el Laboratorio Ramallo tampoco permite que sus empleadas se puedan afiliar al sindicato de la Sanidad. 



Finalmente, Mónica Chungo se refirió a los tipos de violencia que sufren las trabajadoras de geriátricos. “En los geriátricos que no cuentan con habilitación para funcionar la violencia contra las trabajadoras es moneda corriente. “Los propietarios no cumplen con las obligaciones salariales, mientras al mismo tiempo se las recarga de trabajo. Incluso, contratan a personas para que cuiden a un anciano en su propia casa. Muchas veces son personas que no saben cómo medicar a un paciente, o cómo tratar a una persona con dificultades para moverse. Les pagan salarios de amas de casa cuando en realidad son asistentes geriátricos. Por todo esto, estamos muy preocupados por las distintas violencias que sufren las trabajadoras de la sanidad”, completó Mónica Chungo.

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!