10.6 C
San Nicolás de los Arroyos
miércoles, 25 mayo, 2022

Edición N° 4059

NARCISO ARROYO, PAPÁ DE MIGUEL: “HAY OLOR A PODRIDO EN ESTE CASO”

A más de dos meses del fatal accidente que conmovió a San Nicolás en el que resultaron muertos Carmen Montes y Miguel Arroyo, el papá de Miguel, Narciso, denunció en este medio que desde que empezó la investigación “pasan cosas raras” y siente que se está entorpeciendo la misma, con los resultados de los peritajes que no llegan y filmaciones que aparentemente desaparecen.

Germán Rodríguez

redaccion@diarioelnorte.com.ar



Jeremías Nicolás Ramírez, de 20 años, conducía la camioneta Amarok que en la madrugada del sábado 5 de febrero, en el cruce de Terrasson y Savio, sería protagonista de la tragedia del múltiple choque que terminó con el saldo del fallecimiento de Ramona del Carmen Montes, de 40 años, y semanas después de Miguel Arroyo, de 38 años, quien fue sometido a varias intervenciones quirúrgicas, pero finalmente no resistió. Tras el impacto Ramírez abandonó la camioneta y se fue. Un rato después habría sido interceptado por un móvil policial cuando, junto a un familiar, iría a presentarse en la Comisaría.

Quedó aprehendido desde ese momento, alojado en un calabozo de la Comisaría Primera imputado por “Homicidio culposo agravado y lesiones graves”.

Desde fiscalía le tomaron declaración indagatoria donde dio su versión de los hechos anteriores y posteriores al accidente. Solicitaron  al juez de Garantías Nº 2, Ricardo Pratti, la conversión en detención y el pedido de resolución para determinar si lo excarcelaba o no. Habiéndose optado por la excarcelación sin perjuicio de la continuidad del proceso.



Al enterarse de la libertad de Jeremías la familia de Miguel puso el grito en el cielo.

“Dicen que es un homicidio culposo, un accidente, pero chocó tres vehículos, mi hijo murió y el resto resultó con muchas secuelas como golpes, quebraduras. No creo que sea tanto como un homicidio culposo donde no quiso hacer lo que quiso hacer. Muchos dijeron que él no trató de frenar enseguida, y ni siquiera los quiso esquivar, que lo podría haber hecho. Se los llevó puestos así como venía y todos lo vieron hacer eso”, expresó Narciso Arroyo a EL NORTE.

Sin filmaciones

Respecto a la investigación que quedó a cargo del fiscal Mariezcurrena, de quien Narciso no tiene quejas, lo que ve es que la misma fue entorpecida desde un principio. “Todavía no llegan los peritajes de la sangre y ya pasaron más de dos meses”

En la familia de Miguel no solo persiste el dolor de ver a quién consideran el “asesino” de su hijo libre, sino la desesperación de la lentitud del proceso de análisis de las pericias, tanto de la sangre del imputado como del mismo vehículo a los fines de determinar la velocidad en la que venía la camioneta en el momento del choque. “Me dicen que no tienen insumos en La Plata, esa fue la contestación que me dieron”, expresó Narciso a nuestro medio respecto a los resultados de los análisis toxicológicos de Ramírez.



Pero hubo un nuevo dato que golpeó más fuerte a Narciso en estos días y que lo dejó más descreído de la Justicia. “Desde hacía un tiempo circulaba la versión de que en el momento en que el pibe este chocó a todos y se fue, lo llevaron a hacerse un lavaje de estómago. Me mandaron un audio de una enfermera que me decía que entró a la Clínica UOM, que lo registraron con otro nombre y ahí lo limpiaron”.

Atento a esta advertencia y con el temor de que se tratara de un mero rumor, Narciso pidió en la clínica si le podían pasar el registro de las cámaras de seguridad. “Me dijeron que para que me den la filmación se tiene que hacer mediante un pedido de la fiscalía y que ahí no habría problemas. Yo le dije a mi abogado, él solicitó las cámaras a la fiscalía e hicieron el pedido oficial a la clínica. Resulta que no había filmación, que ya habían borrado las cintas de esa noche. Todo esto huele a podrido”. Narciso fue a reclamar con los directivos, pero la respuesta seguía siendo la misma. Ya habían borrado lo filmado en la noche del accidente. Si Ramírez había concurrido a ese policlínico, no había registros.



Velocidad

“Después está el tema de la velocidad en la que venía la camioneta, porque yo pedí que hablaran con la empresa Volkswagen para que manden los peritos y pidan los datos de la computadora. El tema es que me dijeron que tienen que mandar una carta de la fiscalía a los técnicos para que vean el vehículo y no lo hicieron como corresponde. Yo me fui a la Volkswagen, estuve hablando y me dijeron que avisaron que tienen que hacer el pedido por escrito a la casa central, que por correo electrónico no los van a atender, que debe ser un documento firmado y sellado por fiscalía”, contó sorprendido.

“En la VW me dijeron que por el mismo hecho de que salten los airbags es que la camioneta iba a más de 60 km/h, ya solo con eso se ve que iba más rápido de lo que correspondía”, agregó.



“Todo es raro, huele a podrido desde un principio”, repitió Narciso. “Mi hijo está muerto y no me puedo resignar, voy a hacer todo por limpiar su nombre, porque ya están diciendo que fue culpa de él lo que ocurrió”, señaló.

Todo el dolor de un padre que sigue peleando en el nombre del hijo, pero sobre todo enojado, con el temor de que los tiempos del proceso dilaten el accionar de la Justicia y que la investigación no vaya a fondo.

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!