19.2 C
San Nicolás de los Arroyos
lunes, 22 noviembre, 2021

Edición N° 3875

NO LO HABÍA ECHADO LA MADRE

SENTENCIA JUDICIAL



El Sr. Juez del Tribunal en lo Criminal Nro. 1 resolvió condenar a Jesús Jorge Alberto C., como autor penalmente responsable del delito de robo agravado por escalamiento, a la pena de tres años de prisión de ejecución condicional. Había robado en una casa y al ser interceptado por la policía dijo que se mudaba porque lo había echado su madre.

De la redacción de El Norte
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

El Sr. Juez del Tribunal en lo Criminal Nro. 1, a fin de dar cumplimiento con lo dispuesto en el artículo 399 del Código Procesal Penal, resolvió condenar a Jesús Jorge Alberto C., como autor penalmente responsable del delito de robo agravado por escalamiento, en los términos del artículo 167 inciso 4to. en relación con el 163 inciso 4to. del Código Penal, a la pena de tres años de prisión de ejecución condicional.



El 25 de noviembre de 2018, aproximadamente a la 1:00, Jesús Jorge Alberto C., previo escalar una reja y forzar la puerta de la vivienda de calle Piaggio de San Nicolás, donde residía Gerardo, ingresó a la misma y se apoderó ilegítimamente de un ventilador, herramientas de mano, prendas de vestir, una valija de viaje, un caloventor y otros efectos de propiedad del nombrado.

La materialidad delictiva descripta se halla probada con el acta de procedimiento donde consta cómo personal policial tomó conocimiento del hecho y las circunstancias en que se procedió a la aprehensión del encartado. Se consignó en el acta de mención que: “Somos comisionados por emergencia 911 en calle Piaggio que estarían robando dicho domicilio, y que un vecino había visto a un masculino retirarse del domicilio con una valija grande. A dos cuadras de distancia, más precisamente en calle Carbajo antes de llegar a Av. Illia, observamos un hombre con mismas características, identificado como C. Jesús Jorge Alberto. El mismo manifiesta que su progenitora lo había echado del domicilio y se estaría mudando a la casa de su padre. Se procede a cursar datos del masculino vía radial 911, los que arrojaron resultado negativo, y nos retiramos del lugar.  Momentos más tarde, volvemos a ser comisionados por emergencias 911 al mismo lugar, en ese momento se nos acerca un masculino, el cual se niega a ser identificado. El mismo se movilizaba en automóvil Renault Daster, color blanco, y manifiesta que el masculino anteriormente identificado por nosotros habría sido el autor de robo en dicha vivienda, que la puerta de ingreso del domicilio, siendo esta de chapa color blanca, se encontraba violentada. Ante ello, volvemos en busca  del mismo y en Av. Illia y Carbajo, a unos metros aproximadamente, observamos que detrás de árbol el hombre había dejado abandonada una valija de viaje grande, color negra, que contenía en su interior  numerosos elementos. Tras realizar un cacheo preventivo sobre sus prendas de vestir, se le incauta en bolsillo derecho trasero un par de esposas marca Alcatraz, y dentro de paquete de cigarrillos marca Red Point se le incauta uno de armado casero semicombustionado de sustancia símil marihuana”.



Testimonio

En su declaración Gerardo manifestó: “Que el día sábado, alrededor de la 1.00, el mismo sale de viaje a la ciudad de Buenos Aries quedando su domicilio sin moradores, ya que el sujeto vive solo. El día domingo, en horas de la mañana, al despertar nota que su teléfono tiene varias llamadas perdidas y mensajes de un vecino, para luego comunicarse con este, el cual le informa que en la madrugada ingresaron a su domicilio, donde provocaron daños y se sustrajeron elementos, sin poder este enumerárselos ya que no pudo ingresar para constatar los faltantes. En este acto el dicente se acercó a dependencia policial a prestar declaración sin haber llegado al domicilio para constatar los faltantes, pero por conocimiento de un amigo que ingresó a su casa, el mismo le informó del faltante de varios elementos, como un ventilador de marca Liliana, herramientas de mano varias, prendas de vestir varias, una valija de viaje, un caloventor, y más elementos que en este acto no recuerda…”. Lo que se complementa con el acta de entrega donde reconoció como propios los efectos secuestrados.

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!