Diario El Norte

Editorial

Un conflicto demasiado extenso, con responsabilidades y costos compartidos

17 Marzo 2017 (00:05)

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

Desde hace nueve días, la ciudad de San Nicolás se encuentra inmersa en un conflicto que ha paralizado el transporte público de pasajeros. Puntualmente, el miércoles de la semana pasada la Unión Tranviarios Automotor decretó un paro por tiempo indeterminado a raíz de que la empresa Vercelli Hnos. no les abonó los sueldos en su totalidad.

 Desde ese momento hasta la fecha, hubo infinidad de reuniones entre los distintos sectores involucrados en el conflicto. Participaron representantes de la empresa, del gremio UTA y concejales. Sin embargo, nunca se llegó a buen puerto y el paro continuó.

Es probable que en la sesión del Concejo Deliberante prevista para hoy finalmente surja el principio de algún acuerdo, al menos para poder reinstaurar el servicio de transporte. Algunos suponen que finalmente habrá aumento en el valor del boleto (quizás en dos tramos), y otros entienden que podría prosperar la propuesta alternativa empresaria de reducir en algo sus prestaciones sin modificar el cuadro tarifario. Son hasta el momento las posibilidades más firmes que se están manejando.

Sin embargo, aún en el caso de que hoy aparezca la solución, el costo ya habrá sido demasiado grande. Una ciudad como San Nicolás no puede dejar a sus habitantes durante más de una semana sin transporte público. Esto ha ocasionado infinidad de trastornos en la vida cotidiana de los ciudadanos, además de una erogación diaria tremendamente superior a los habituales pasajeros.

Todas las partes tendrán un alto costo. Los usuarios, porque se vieron seriamente perjudicados a raíz de este conflicto. La empresa, por la falta de recaudación y la multa aplicada, también por el daño en la imagen que ha sufrido (muchos le endilgan directamente la culpa de generar este paro). Los trabajadores nucleados en UTA, porque no pudieron cobrar sus haberes en término. Los concejales y autoridades locales, porque no supieron ni pudieron evitar el conflicto o solucionarlo en un plazo breve.

Así como los costos son compartidos, también lo son las responsabilidades. Cuando un conflicto se extiende por tanto tiempo, nunca es culpa de una sola parte, sino de varias. Por supuesto que cada uno cree tener la razón, pero la verdad es que todos tienen un pedacito y nadie la verdad absoluta. Si se hubiera abordado con espíritu conciliador y hubiera cedido cada uno un poco en sus posturas, el conflicto no hubiese estallado, en definitiva es lo que se esta haciendo ahora. Porque recién ahora?.

No era tan difícil, ya que es una historia que se repite año tras año. Todos sabemos qué es lo que pretende cada sector, todos saben cómo termina la historia. Pero esta vez se les fue la mano, no deberían haber dejado a la ciudad sin colectivos durante casi diez días.

Si no pasa nada raro, la solución podría llegar finalmente hoy. Pero todos deberán tener presente este conflicto, para que no se vuelva a repetir en el futuro. Responsabilidades y costos compartidos. Nadie sale indemne de este papelón.-