Diario El Norte

Polideportivo

Ignacio Cagnoni, un nicoleño en la regata más larga del mundo

12 Enero 2018 (01:03)

Es la Regata Internacional del Río Negro, que comenzó el pasado sábado y culminará mañana con la séptima y última etapa, que tiene su cierre en la ciudad de Viedma. Allí se encuentra compitiendo Cagnoni en la categoría K1 Master A, en la que se ubica en el cuarto lugar tras la quinta etapa completada ayer. “Es durísima”, reconoció el nicoleño.

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

Ignacio Cagnoni, un nicoleño en la regata más larga del mundo
Foto 1/1    “Hubieron dos etapas que fueron terribles”, tiró el nicoleño. WEB.

Por primera vez el club Regatas y San Nicolás tienen un representante en la regata más larga del canotaje mundial, la “Regata Internacional del Río Negro”, que está viviendo su 42da. edición. Son aproximadamente 300 kilómetros de competencia divididos en siete etapas, que se iniciaron en Cipolletti el pasado sábado y se completarán mañana en Viedma.

 

Ignacio Cagnoni viajó acompañado de su familia para vivir esta experiencia única, esas en las que el deportista se mide a sí mismo y busca superar sus propios límites. “Es una carrera durísima”, tiró el nicoleño en un breve diálogo con EL NORTE en la noche de ayer, tras finalizar la quinta etapa (Establecimiento de Rege – Guardia Mitre). Cagnoni se ubica en la cuarta colocación de la categoría K1 Master “A”, cerca del español Carlos Durán Martínez y más atrás de los líderes, el tandilense Pablo Maffezzoli y el venezolano Carlos Torres. “Hoy (por ayer) no le pude descontar al tercero, es más, se me escapó a lo último. Golpee el timón en un pedrero y tuve que parar a acomodar”, contó el palista, que está tres minutos detrás de su perseguido en la lucha por subir al podio. “Acá un minuto es mucho, por más que la carrera sea larga. Estoy a tres del tercero y quedan dos etapas, le voy a tener que dar con todo”, tiró.

“Hubieron dos etapas de 60 km que fueron terribles”, definió luego Ignacio refiriéndose a la que unió Gral. Roca con Villa Regina y a la Establecimiento Don Andrés – Gral. Conesa. “En el transcurso del trayecto el río va cambiando. Al principio el problema son los remolinos, y a medida que te vas acercando a Viedma el problema es el viento”, definió.

Los dos tramos restantes serán relativamente “cortos” (30 y 24 kilómetros), lo cual dificultará aún más el sueño del nicoleño de meterse entre los tres mejores. De todas maneras, su tarea hasta el momento es impecable y el objetivo estará cumplido cruzando la línea de meta.

 

La leyenda

El nacimiento de la Regata se fundamenta en la experiencia vivida por el Dr. Oscar F. La Palma y el Sr. Enrique Rietchart, vecinos de Viedma y Bariloche respectivamente, quienes en 1933 partieron desde San Carlos de Bariloche y durante ciento once interminables horas de navegación unieron Bariloche con Viedma, con una precaria canoa de lona.

Los primeros días de enero de 1964, tres socios del Club Náutico La Ribera -Alberto López Kruse, Oscar Sanguinetti y Néstor Gomes- con una embarcación de las denominadas “chalanas de río” unen Neuquén con Viedma en ocho días, de esta forma el Club Náutico La Ribera y la comunidad de Viedma y Patagones veían nacer la posibilidad de una competencia sin precedentes en la historia de la especialidad. La Regata del Río Negro fue la competencia deportiva que dio origen a la práctica del canotaje en el país e impulsó la fundación de la Federación Argentina de Canoas. Hoy es una de las competencias más respetadas en el mundo del canotaje maratón y un desafío que todos los que practican este deporte quieren correr una vez en la vida. De ella participan Campeones del Mundo, jóvenes promesas, adultos que recién comienzan, mujeres que se desafían a sí mismas. Todos son parte del mismo sueño, compartiendo días y noches, campamentos y comidas. Familias enteras que recorren cientos de kilómetros acompañando a sus atletas.