Diario El Norte

Locales

Remiseros y taxistas en alerta por nuevo aumento del GNC

16 Abril 2018 (07:44)

Luego de que el metro cúbico de Gas Natural Comprimido aumentara 30 centavos el primer día hábil de abril, desde el jueves las estaciones de San Nicolás aplican un incremento de otros 91 centavos. Así, el valor del m3 que el 31 de marzo era de $ 12,78 ahora se fue a $ 13,99. Quejas de remiseros y taxistas, en un contexto donde el servicio de transporte sufre una baja en la demanda. Hay agencias que ya bajaron sus persianas.

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

Remiseros y taxistas en alerta por nuevo aumento del GNC
Foto 1/1   

El precio del metro cúbico de Gas Natural Comprimido (GNC) había aumentado el primer día hábil de abril, a la cola de los aumentos en el gas envasado y el gas de red domiciliaria. Ese día, en las estaciones de GNC de San Nicolás el m3 pasó de $ 12,78 a $ 13,08, alimentando el descontento de los trabajadores taxistas y remiseros que ven como el costo laboral -y el costo de vida- aumentan en un contexto de caída en la demanda del servicio que prestan.

Once días más tarde, el precio del m3 pegó un salto más importante puesto que pasó de $ 13,08 a $ 13,99. Es decir que en menos de 15 días el incremento acumulado es del 9.3 por ciento. Y en términos nominales el aumento es de $ 1,21 por m3, lo cual representa un costo elevado para los trabajadores del volante. Ahora, para llenar un tubo de 65 litros (que carga unos 14m3) se necesitan unos 200 pesos.

“Sucede que el valor del GNC estaba muy retrasado”, le dijo ayer a este medio el responsable de una de las estaciones expendedoras de GNC de nuestra ciudad. El margen bruto que el GNC le deja a la estación de servicio es del orden de los $2 por metro cúbico, de los que en promedio quedan para el estacionero $1,50 una vez descontados los gastos de representante técnico, de seguridad e higiene y de sueldos, entre otros.

Esa es una realidad que choca contra otras realidades, como la de los trabajadores del volante. En ambos casos, el costo laboral viene creciendo sostenidamente con lo cual el escenario es complejo para ambos actores. “El aumento es muy reciente. Aún no hemos tenido tiempo de evaluar si estos incrementos impactan o no en la demanda de GNC”, agregó el mismo estacionero.


Los perjudicados

Del otro lado están los remiseros y taxistas. “El panorama es cada día más complicado. Hay agencias que cerraron sus puertas, y otras que están al límite”, afirmó Pato Bottazzi, la voz representativa de los remiseros. En efecto, la agencia de remises ubicada en Alberdi y Sarmiento es una de las que bajó sus persianas.

“Es que con estos costos se hace muy difícil tener una rentabilidad digna. Porque además del GNC nos aumentan los repuestos, las baterías, las cubiertas, el costo de los mecánicos, todo. Y al mismo tiempo nos aumenta el costo de vida, porque voy al supermercado y los precios también están más caros para nosotros”, agregó Bottazzi.

Este panorama impacta en la calidad del servicio, puesto que la consecuencia de aumentos en los costos elevados y reducción de la rentabilidad lleva a que el propietario del vehículo retrase el mantenimiento general del coche. Se estira el cambio de cubiertas, de baterías y todo aquello que se vaya deteriorando.