Diario El Norte

Locales

Sólo resta la homologación para que los metalúrgicos perciban el aumento salarial del 18,6%

16 Mayo 2018 (05:45)

Tal como anticipara EL NORTE, el gremio y la cámara AdIMRA presentaron ayer en el Ministerio de Trabajo el pre acuerdo que establece un incremento salarial del 18,6 % para los trabajadores de la rama 17. La próxima semana será homologado. Así, el salario mínimo inicial trepará de los actuales $13.500 a 16.400 en el próximo recibo.

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

Sólo resta la homologación  para que los metalúrgicos  perciban el aumento salarial del 18,6%
Foto 1/1   

La Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y la Asociación de Industriales Metalúrgicos (AdIMRA) presentaron ayer en el Ministerio de Trabajo de la Nación el pre acuerdo que habían sellado el jueves de la semana pasada, y que establece un incremento salarial del 18,6 % para los trabajadores de la rama 17 (empresas metalmecánicas). Según le adelantó anoche un dirigente de la UOM San Nicolás a este medio, se espera que el acuerdo sea homologado la próxima semana, con lo cual empezará a cobrarse con el próximo recibo de sueldo.

En lo formal, el acuerdo establece una suba de 6% en abril y otra de 9% en julio. Pero estipula el pase a remunerativo de $4000 acordados en la paritaria del año pasado, lo que eleva un promedio de 2,6% la base de cálculo del acuerdo de 2018. Al ser acumulativo el 15% con la nueva base el incremento real será de 18,6%. 

De la negociación participaron, además de AdIMRA, las cámaras Camima (Pymes), AFAC (autopartistas), Afarte (terminales electrónicas de Tierra del Fuego), Fedehogar (electrodomésticos) y Caiama (aluminio).

De esta manera, el salario mínimo de referencia para un ingresante de la rama 17 será en ahora de $ 16.400 y en julio de $ 16.800, muy cerca de los $ 17.000 que exigiera el gremio y que está relacionado al valor de la canasta básica. El acuerdo tiene vigencia desde abril de 2018 hasta el 31 de marzo de 2019.

Así, la UOM logró romper el techo del 15% sugerido por el gobierno nacional al inicio de la negociación. Y dejó abierta una puerta para volver a reabrir la discusión salarial en el mes de diciembre, si es que la inflación acumulada supera el porcentaje de aumento acordado. Es decir que la cláusula de revisión funciona como un reaseguro para que el salario no pierda poder adquisitivo. 


Ahora siderúrgicos

Históricamente, la UOM cierra primero las paritarias para los trabajadores de la rama 17 y a continuación busca aplicar el mismo aumento en la negociación de la rama 21 (siderúrgicos), que en nuestra ciudad tiene un peso importante por la cantidad de trabajadores empleados en las siderúrgicas Ternium y Acindar.

Este miércoles tendrá lugar una nueva audiencia de la UOM con las cámaras empresariales del sector siderúrgico, cuya mayor representación está en la Cámara Argentina del Acero (CAA). 

Si bien las expectativas del gremio pasan por replicar los porcentuales acordados para la rama 17, aún no hubo un avance en ese sentido. Sucede que los trabajadores de la rama 21 tienen salarios más altos que los de la rama 17, con lo cual los mismos porcentajes impactan de diferente manera.


Una amenaza

Tras el cierre paritario, un dictamen que llegó al Ministerio de Trabajo considera eliminar el aporte que se les descuenta a los trabajadores metalúrgicos no afiliados a la UOM. Siguiendo con su régimen de premios y castigos a gremios aliados y opositores, desde el Gobierno ahora evalúan la posibilidad de eliminar la cuota que aportan los trabajadores no afiliados al gremio liderado por Antonio Caló en razón de "cuota solidaria".

En enero, un dictamen similar había sido analizado y firmado por el ministro Jorge Triaca, dirigido al 1% que los empleados no afiliados al gremio bancario que aportaban de forma compulsiva a las arcas de la Asociación Bancaria.

Posteriormente, un fallo de la justicia chaqueña determinó que ese descuento salarial por parte de los bancos debía continuar.

Más tarde y como contraprestación por prestarle la firma para cerrar las paritarias en el Subte, el ministro le otorgó la cuota solidaria a la UTA sobre la totalidad de los empleados de los subterráneos. Eso fue una transferencia de unos $20 millones a manos de los de Roberto Fernández.

En este caso, la cuota solidaria derivada de los salarios de los metalúrgicos no afiliados es de 2%. El pedido de eliminar ese porcentaje nace de una solicitud de una de las cámaras del sector, la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes.