Diario El Norte

Culturales

Relatos de un Viajero: La Habana, una ciudad encantadora

03 Junio 2018 (12:36)

Una de las cuentas pendientes que siempre tuve, fue conocer Cuba. Y en particular su capital, La Habana. Afortunadamente pude saldar esa deuda hace aproximadamente un año. Lo hice en familia, como siempre, y les puedo asegurar que añoro volver a aquel sitio cargado de historia.

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

Relatos de un Viajero: La Habana, una ciudad encantadora
Foto 1/1   

Por Pablo González

pablogonzalez@diarioelnorte.com.ar

 

Caminar por las calles de La Habana es algo muy especial. Por un lado, uno se transporta en el tiempo. Los clásicos autos viejos que nos remontan al pasado, y un cuidado muy especial en la preservación histórica de los edificios, le dan a la capital de Cuba una singular impronta.

Pero también está su gente, que protesta porque el país no permite ilusionarse con el futuro, pero al mismo tiempo está orgullosa de mantenerse independientes, sin caer sometidos “al imperio yanqui”.

La Habana es la capital de la República de Cuba, su urbe más grande, el principal puerto, su centro económico-cultural y su principal polo turístico. Es la ciudad más poblada del país, con una población de 2.106.146 habitantes según datos de 2013, y la tercera más poblada de la región del Caribe.

 

Lugares a visitar

Hay muchos lugares por conocer en La Habana. A saber:

 

· Plaza de la Revolución: A un lado la estatua de José Martí, padre de la independencia de Cuba. Al otro las imágenes de el Ché Guevara y de Camilo Cienfuegos, artífices de la revolución cubana, junto con Fidel Castro y su hermano Raúl.

 

· Capitolio Nacional de Cuba: Copia del omnipresente capitolio de Washington.

 

· La Catedral de la Habana: Es verdaderamente muy bella.

 

La Bodeguita del Medio: Una de las cosas que hay que hacer en la habana es tomarse un mojito. Lo mejor el ambiente, con música en directo. En sus paredes hay escritos de personas de todas partes del mundo y uno de ellos se atribuye a Hemingway, pero no está del todo claro que fuera suyo.

 

·Floridita: También conocido como El Floridita, es un bar y restaurante de la ciudad de La Habana, Cuba, que funciona desde 1817 y se hizo mundialmente famoso gracias al escritor y periodista Ernest Hemingway, quien acostumbraba visitarlo con regularidad. Su eslogan es "La cuna del daiquirí" y el propio Hemingway acrecentó su fama con una frase que atrajo a turistas de todo el planeta.

 

· Museo de la Revolución: En este palacio se conserva el despacho donde dirigía el país el antiguo dictador Batista y una serie de habitaciones donde se celebraban sus reuniones con el resto de ministros. En las plantas superiores se observan un conjunto de fotografías y recuerdos únicos desde el inicio de la revolución hasta nuestros días.  El museo incluye la visita al edificio vecino donde está guardado el yate Granma, desde donde Fidel Castro y sus amigos llegaron a Cuba desde México y comenzaron la revolución.

 

· El malecón de la Habana: La gente se dirige al malecón al anochecer, cuando las altas temperaturas son más suaves y la brisa del mar refresca a todo aquel que se sienta sobre el muro que separa la Habana del Océano Atlántico

 

Algo de historia

 

Fundada en 1514 (inicialmente en la costa sur de la isla) por el conquistador Pánfilo de Narváez (bajo las órdenes de Diego Velázquez de Cuéllar), bajo el nombre fundacional de Villa de San Cristóbal de La Habana, fue una de las primeras siete villas fundadas por la Corona española en la isla.

Debido a su privilegiada ubicación, frente a las costas del Atlántico Norte, y las características de su bahía, la entonces villa se convirtió en un importante centro comercial, razón por la cual fue sometida a ataques y saqueos por parte de piratas y corsarios durante los primeros años del siglo XVI.

 

Patrimonio histórico

 

Su patrimonio histórico, arquitectónico y sobre todo cultural, expresado en la fusión entre europeos, africanos y aborígenes en un inicio, junto a otros componentes étnicos y culturales más contemporáneos, convierten a la ciudad en una importante receptora de turismo internacional y en el centro de la vida nacional. Su centro histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1982,​es hoy uno de conjuntos arquitectónicos mejor conservados de América Latina.

Entre sus monumentos más representativos se encuentran la Catedral de la Habana, la Plaza de Armas, el Castillo del Morro, el Museo de la Revolución, el Palacio Nacional de Bellas Artes, el Gran Teatro de La Habana, el Capitolio, la Plaza de la Revolución y el Malecón, quizás el símbolo más reconocido a nivel internacional de la ciudad.