Diario El Norte

Editorial

El desborde inflacionario, conlleva una pobreza en crecimiento

06 Junio 2018 (23:33)

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

"La tendencia a la mejora que había en el segundo trimestre de 2017 se vio paralizada con un rebote inflacionario a fin de año, tras la devaluación de diciembre, un proceso de estancamiento en el sector informal de la economía", advirtió el director del Observatorio de la Deuda Social de la UCA.

Agustín Salvia, advirtió que la pobreza "va a aumentar en forma importante" este año, a raíz de la inflación, la devaluación y la suba de tarifas.

En ese sentido, explicó que "ésto se vio agravado con la nueva devaluación del mes pasado, con efecto en la inflación y el aumento de tarifas. Todas las evidencias demuestran que va aumentar la pobreza en forma no explosiva pero sí importante. Las mejoras obtenidas en 2017 con respecto a 2016 estarían teniendo algún nivel de marcha atrás".

A fines de marzo último, el presidente Mauricio Macri había anunciado que -según datos del INDEC- la pobreza bajó del 30,3% al 25,7% de la población. En aquel momento había ratificado –una vez más- que su gobierno debía ser juzgado y merituado por el índice de pobreza. De manera que los datos que próximamente suministrará la UCA, seguramente generarán honda preocupación en el gobierno.

En declaraciones recientes, Salvia consideró que el incremento del nivel de pobreza es consecuencia de que "no está habiendo crecimiento de empleo, fundamentalmente en hogares pobres. De hecho se están reduciendo las horas de trabajo de quienes hacen changas".

"Otro factor es que los salarios no están aumentando o lo hacen por debajo de la inflación. El costo que estamos sufriendo en materia inflacionaria, quienes más lo sufren son los sectores más vulnerables", añadió.

En realidad, no hacer falta un informe de la Universidad Católica Argentina para tomar consciencia sobre el aumento de la poberza en nuetro país. La devaluación y el consecuente desborde inflacionario, le ha complicado la vida a millones de ciudadanos. Los que venían llegando con lo justo a fin de mes, ahora directamente están sufriendo carencias (son los nuevos pobres); quienes ya eran pobres ahora son más pobres (porque tienen más necesidades).

La pobreza no es un tema nuevo. Existe un núcleo structural del orden del 20% que no ha podido ser erradicado por los distintos gobiernos de turno. Pero cuando la economía no funciona bien, ese porcentaje se incrementa ostensiblemente, superando el 30%.

La situación no está bien. Más allá de los nuevos pobres, todos (o casi todos) la están pasando mal o peor que antes. Por ahora no se vislumbra una salida que permita ilusionarnos con un futuro mejor. Esa es la triste realidad. Esperemos que más temprano que tarde, se encuentre definitivamente el rumbo que nos permita volver a crecer.