Diario El Norte

Locales

Pocas ventas en la previa de un nuevo Día del Padre

11 Junio 2018 (05:46)

Los comerciantes del rubro indumentaria afirman que “otros años había más movimiento”, y aguardan que durante esta semana se reactivaran las ventas. El gasto promedio de cada cliente es de 1.500 pesos.

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

Pocas ventas en la previa  de un nuevo Día del Padre
Foto 1/1   

El comercio minorista atraviesa un momento difícil en virtud de que el consumo viene en caída libre desde hace varios meses, en prácticamente todos los rubros. Algunos aguardan con ansiedad los días especiales por la costumbre es hacer obsequios.

El comercio de venta de indumentaria es de los más beneficiados en las fechas especiales como el Día del Padre, que se celebrará el próximo domingo. Aunque el panorama viene aún muy frío.

“Otros años había más movimiento. La gente solía comprar con anticipación. Hoy, en cambio, las ventas siguen muy bajas”, señaló Carlos, un comerciante del microcentro que afirma que sus ventas cayeron un 50 por ciento en relación a los dos primeros meses del año. “No exagero. Lo que pasa es que la ropa no es un bien indispensable. Y hoy la gente gasta en lo indispensable. Y si le sobra algo se compra ropa”, agregó.

Jorge, también propietario de un local de indumentaria para hombres, no pierde la esperanza de que durante estos días se reactiven las ventas. “Se está vendiendo poco y nada. En las fechas especiales siempre trabajamos un poco mejor. Esperemos que en la semana se mueva más. La gente está acostumbrada a salir a comprar regalos casi sobre el límite”, dijo.

En promedio, los clientes gastan alrededor de 1.500 pesos en los comercios de indumentaria. Y recurren al financiamiento con tarjeta de crédito.

“Algunos se quejan de que la ropa está cara. Pero los precios de las prendas casi no han variado desde principio de año a esta parte. Lo que aumentan son los alimentos, porque la indumentaria sigue congelada desde hace meses”, aseguró Javier, empleado de un local que vende indumentaria informal.

En el comercio donde trabaja Javier, un pantalón para hombre se puede encontrar desde 980 pesos, mientras que una camisa parte desde los 790 pesos y un buzo desde los 890 pesos.

“La gente mira la vidriera, pregunta y te dice “después paso”. En otra época entraba para comprar un pantalón y se terminaba llevando un par de cosas más. Ahora no existe eso”, agregó.

 

Por las nubes

Otro de los rubros que se mueve en la previa del Día del Padre es telefonía celular. “Todavía está muy tranquilo. Lo que pasa es que los precios subieron un poco”, señaló la vendedora de uno de los comercios oficiales más importantes de la ciudad. En efecto, los valores de los celulares, en algunas marcas, tuvieron un incremento del 30 por ciento en las últimas semanas. Los nuevos modelos en celulares que cuentan con 3 GB de memoria RAM y con una capacidad de almacenamiento de 16 o 32 GB rondan los 10 mil pesos si el pago se hace de contado. En el caso de hacer el pago en 12 cuotas o más, el incremento es del 35 por ciento. Si se busca un celular de gama media o baja, los precios pueden ubicarse entre los 5 mil y 7 mil pesos.

Entre los productos de línea blanca que se pueden encontrar en las casas de electrónica y que también están entre los más buscados, la lista está encabezada por las máquinas de afeitar, de cortar el pelo y las cafeteras.

 

En este último caso los modelos se venden desde 1.000 pesos hasta 5 mil, en 6 cuotas sin interés, con algunas tarjetas de crédito que mantienen las promociones para este tipo de productos. “La gente no quiere gastar como antes porque ahora está más ajustada. Esa es la realidad”, apuntó Sebastián, vendedor en una casa de electrodomésticos.