Diario El Norte

Ramallo

Caso Johanna Rojas: la Fiscalía sostiene que su pareja la asesinó

18 Julio 2018 (20:36)

La Fiscal Dra. Marcantonio sostuvo ante EL NORTE que en base a los elementos que cuenta en su poder llegó a la conclusión que la oficial de policía no se suicidó y que fue su pareja quien le pegó el balazo en la cabeza. El hombre se presentó a declarar pasado el mediodía, pero se negó a hacerlo. Posteriormente la Jueza de Garantías Nº 3, Dra. María Eugenia Maiztegui dictó la Prisión Preventiva.

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

Caso Johanna Rojas: la Fiscalía sostiene que su pareja la asesinó
Foto 1/1    Compañeros de la víctima y vecinos se apersonaron en el lugar al conocerse la noticia de la muerte de Johanna Rojas.

En la mañana de hoy se confirmó que para la fiscalía actuante en el caso la muerte de la Oficial de Policía, Johanna Soledad Rojas fue un asesinato y no un suicidio, como se lo presentó en un primer momento. Con los elementos secuestrados en la escena del crimen, las pericias y el testimonio de allegados a la víctima se fue armando el rompecabezas para que la justicia llegue a esa conclusión. Este sujeto, de 66 años de edad y desde hace casi 8 pareja de la joven mujer, la persona acusada de haber sido la mano ejecutora del crimen. Por estas horas continua alojado en la sede de la DDI de la ciudad de San Nicolás, pero no se descarta que luego de la Prisión Preventiva que le dictara la Jueza de Garantías Nº 3, Dra. María Eugenia Maiztegui se produzca su traslado a una Unidad Penal bajo la imputación de “Homicidio agravado por el vínculo y femicidio”.

Los hechos
El martes por la noche se conoció la noticia que daba cuenta sobre el suicidio de la Oficial de Policía, Johanna Soledad Rojas. El cuerpo de la mujer había sido encontrado por su pareja en su casa, quien posteriormente dio aviso a la Estación de Policía Comunal Ramallo 2da. Jefatura, lugar en el que se desempeñaba laboralmente la joven, y cuyos efectivos fueron quienes confirmaron el hecho. En primera instancia la información que se manejaba era que la malograda Johanna había decidido quitarse la vida descerrajándose un balazo en su cabeza, pero había algunas situaciones que no le cerraba a la Titular de la UFI Nº1, Dra. Verónica Marcantonio. “ Cuando ingresé al lugar con policía científica me encontré con la victima acostada boca arriba sobre la cama, con sangre en su rostro y el cráneo, por lo que dispuse verificar el lugar donde tenía el impacto del proyectil. La Medica de Policía me confirma que el disparo lo recibe en la sien derecha y con orificio de salida en la zona cercana a la oreja izquierda, que fue prácticamente horizontal y se concluía que al recibirlo se encontraba sentada arriba de la cama por la altura de la pared en el que quedó alojado el proyectil”, informó en primer lugar. Posteriormente comenzaron a consultar a familiares y amigos de la victima sobre algún tipo de situación que hubiese estado viviendo que la haya llevado a tomar la decisión de quitarse la vida, pero la repuesta fue negativa de parte de todos y la recordaban como una chica que tenía muchos proyectos.

Los caminos conducían a la pareja

Con estos datos que no dejaban del todo firme la posibilidad de estar ante un suicidio se comenzó a trabajar sobre la pareja de la mujer fallecida y ahí se fue armando el recorrido de ambas personas durante las horas previas a tomarse conocimiento de la muerte de la mujer policía. Con esos datos, más la conclusión de la autopsia que señala como hora aproximada del deceso entre las 12 y las 15 de ese día martes, las dudas comenzaron a recaer sobre la pareja de la mujer, afirmó la Dra. Marcantonio:” Sabíamos que la víctima había viajado en horas de la mañana a la ciudad de San Nicolás para hacer una consulta médica por un problema de columna regresando a su domicilio a las 12,30 y que su pareja estuvo en un bar de la localidad de Villa Ramallo hasta el mediodía de ese martes. Con datos anteriores y posteriores a esa hora logramos determinar que en el momento de la muerte, que según la autopista se habría producido entre las 12,30 y las 15, ella y su pareja, la persona a quien ahora tengo como imputado, se encontraban en el domicilio. Este hombre recién salió de allí pasadas las 14,45 cuando lo fue a buscar su empleador y este último declaró que en el momento de llegar a buscarlo le preguntó por Johanna y él le respondió que volvía del médico alrededor de las 17 horas. Pero nosotros por dichos de una amiga que la llevó a esa consulta ya teníamos acreditado que había regresado a las 12,30 y que una hora después ya había dejado de tener actividad en su celular”.

 

Aún faltan periciasLa Dra. Marcantonio reconoció que la investigación recién está dando sus primer pasos, que aún no han pasado 48 horas de comenzar a trabajar en el caso, y que todavía falta el resultado de otras pericias que serán vitales para seguir avanzando en la causa. Una de ellas es la búsqueda de manchas de pólvora en la víctima y el imputado. En ese sentido la Fiscal esgrimió que se realizaron estas prácticas en la mano derecha de Johanna Rojas, en ambas manos del imputado y en un par de guantes que este hombre tenía colocados en el momento que entró a la habitación la hermana de Johanna, y que uno de ellos tenía manchas de sangre. Estas pruebas fueron trasladadas a la ciudad de La Plata y es una pericia que tarda algunos días, según ella misma aseguró.