13.4 C
San Nicolás de los Arroyos
miércoles, 22 mayo, 2024

Edición N° 4785

Pese al mal tiempo, se cosecharon 500.000 hectáreas de soja la semana pasada

La cosecha de soja en la zona núcleo sigue atrasada, pero con rindes que se mantienen. Así lo indicó la Bolsa de Comercio de Rosario, que precisó que el avance es del 73% cuando debería rondar el 90%.

soja

De la redacción de EL NORTE
[email protected]

La cosecha de soja sigue atrasada, pero con rindes que se mantienen. El avance es del 73% caundo debería estar, según el promedio de los últimos 5 años, en el 90%, según advirtieron desde la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).
El norte de Buenos Aires continúa siendo la zona más atrasada. El noroeste recolectó el 40% de la soja de primera y el noreste, el 65%. El centro sur y sur de Santa Fe lleva trillada el 75% y el sudeste cordobés es la más adelantada con el 87%.

La necesidad de recolectar a tiempo provoca que se cosechen granos que están uno o dos puntos por sobre la base de recibo. En Carlos Pellegrini hubo cuadros trillados con más de 18% de humedad. En Bigand, dependiendo de la humedad ambiente, hay días que se cosecharon con humedad del orden de 16 a 17 %. En Pergamino y Carlos Pellegrini mencionan que la calidad de la mercadería ha bajado, en lo que respecta al peso y la estructura el grano. De todos modos, el rinde promedio de la región se mantiene en 42 quintales por hectárea (qq/ha).

La cosecha de soja de segunda lleva un progreso del 40%, estando 25 puntos porcentuales por detrás del promedio de las últimas 5 campañas. Su rinde promedia 38 qq/ha. “Con todos los problemas que hubo de clima, en la siembra porque no había agua, y en la cosecha por las lluvias y por la chicharrita quedó encimada la cosecha de soja de 1ra, la de 2da, el maíz temprano y el tardío. Se priorizan los lotes más problemáticos de soja, pero cosechar así es una locura. Nunca había sucedido”, advierten los técnicos de la región, según reportó la BCR.

soja


Maiz

En estos últimos 7 días, la recolección de maíz temprano dio un paso en firme: avanzó un 10%. Ahora, la región cuenta con casi 700.000 hectáreas de maíz temprano ya levantadas, las que representan alrededor del 80% de la superficie sembrada. Quedan pendientes poco menos de 200.000 hectáreas por cosechar.
El ritmo de trabajo fue muy lento esta campaña por las condiciones climáticas desfavorables, sumado a que el maíz se relega por la soja, aprovechando su mayor capacidad de resistir en el campo sin desgranarse. Pero hay otro factor de atraso. Los técnicos resaltan: “Faltan máquinas, falta mayor capacidad de trabajo. Necesitamos máquinas más nuevas. Y la falta de infraestructura tampoco ayuda”.

Los efectos y daños por spiroplasma siguen tomando protagonismo en la región núcleo. En este año, apenas se termine con la cosecha del maíz temprano se seguirá inmediatamente con la del tardío. Se está planeando comenzar la cosecha a mediados de mayo, cuando en un año normal la cosecha del tardío recien empieza en julio. La cosecha va a adelantarse sobre todo en los sectores de la región más afectados por “la chicharrita”: centro sur santafecino y el sudeste cordobés. Y lamentablemente, en esta semana los técnicos manifiestan el temor a mayores pérdidas: “Comienzan a verse muchas plantas quebradas. Aparte, la diferencia que hay entre espigas afectadas por Spiroplasma con las no afectadas dentro de un lote es atroz. Las afectadas no pesan nada. El resultado de cosecha puede ser una gran decepción”, dicen en el área.

Abril lluvioso

La media de todo abril para la región núcleo es de 90 mm, con grandes diferencias entre este y oeste. Sin embargo, en abril 2024 el promedio que arrojan las 36 estaciones de la red GEA / BCR es de 147 mm, superando la estadística por un 63,3%.
Buena parte del centro y NO de la región núcleo recibió lluvias de 150 a 200 mm. En el NE bonaerense hay localidades que superaron los 200 mm, como en Junín con 251 mm o Chacabuco con 235 mm. Incluso en las localidades con los menores registros de la red, abril cumplió con lo que prometía: Carlos Pellegrini alcanzó los 90 mm y Ramallo los 88 mm.
Es destacable cómo las lluvias de abril rompieron el patrón de lluvias que se había expresado en marzo con descargas que quedaban casi restringidas al este.



En cambio, abril deja en algunas áreas cordobesas registros que están muy cerca de los 200 mm como Monte Buey (197 mm) o Guatimozín (187 mm). Estas descargas que no son frecuentes tienen que ver con el atípico posicionamiento en áreas más mediterráneas de un centro de baja presión que mantuvo el mal tiempo. “El Niño” también colaboró con el ingreso de un mayor nivel de humedad en la región. Esto ha causado una gran demora en la cosecha gruesa, pero deja planteado un ambiente de alta productividad para el trigo de la nueva campaña, como se observa al comparar con las reservas de agua para una pradera permanente de esta semana con la de un año atrás.

error: ¡Contenido protegido!