15.9 C
San Nicolás de los Arroyos
sábado, 20 abril, 2024

Edición N° 4754

Pilar: intentan identificar a la “visita” que iba a recibir el ingeniero asesinado

Los investigadores del crimen de Roberto Eduardo Wolfenson Band intentan confirmar si la víctima recibió visitas el día previo al hallazgo de su cadáver, tal como le anunció a su empleada doméstica.

Los investigadores del crimen de Roberto Eduardo Wolfenson Band, el jubilado de 71 años que se creía había fallecido de un infarto pero una autopsia reveló que estaba estrangulado en su casa de un country del partido bonaerense de Pilar, intentan confirmar si la víctima recibió visitas el día previo al hallazgo de su cadáver, tal como le anunció a su empleada doméstica.

Fuentes judiciales revelaron a Télam que el dato surgió de la declaración testimonial de la empleada que, en principio, fue la última persona en verlo con vida el jueves pasado por la tarde, cuando como todas las semanas fue a trabajar al domicilio, mientras que el fiscal de Pilar, Germán Camafreita, a cargo de la causa, se aprestaba a entrevistarse con la viuda para conocer los últimos contactos que mantuvo con su esposo.

La empleada doméstica declaró ante los investigadores que ese día Wolfenson, un asesor de empresas dedicadas a sistemas energéticos y experto en la fabricación de baterías de litio, le pidió que limpiara porque iba a recibir “visitas”, por lo que el fiscal intenta establecer si esa o esas personas que el jubilado esperaba realmente llegaron al domicilio y si, como se sospecha, fue el o la asesina.



De acuerdo a lo que pudieron reconstruir hasta el momento, Wolfenson estuvo la semana pasada unos días solo en su casa del country La Delfina, ya que su esposa se había ido de viaje con amigas y al regresar no volvió a su casa, sino que fue a lo de una hija en el barrio porteño de Villa Devoto.

Otro dato que es materia de investigación es una sábana que los pesquisas encontraron ya lavada en el tambor del lavarropas, y que la empleada aseguró que ella no la puso allí, sino que estaba colocada en uno de los cuartos que preparó.

“Estamos trabajando con los registros de los ingresos y egresos al country de esos días, con las cámaras de seguridad internas y de la entrada y con la línea del teléfono celular de la víctima que es lo único que se llevaron”, dijo a Télam una fuente judicial.



Según los registros de esa línea, el viernes último, alrededor de las 14, fue la última vez que el celular de Wolfenson tuvo actividad.

“La esposa habló con su marido cerca del mediodía y, luego, fue la esposa misma la que contó a los investigadores que vio que su marido estaba en línea en el WhatsApp”, explicó el investigador a esta agencia, quien agregó que no pueden saber si cuando se hallaba en línea era él o ya era el o los homicidas que se apropiaron del celular.

Es que el aparato celular es el único faltante y es uno de los elementos con los que trabajan los pesquisas para esclarecer un crimen que por el momento, no tiene como principal hipótesis la de un robo.



“Sólo se fueron con el teléfono. Había una caja fuerte con dinero, relojes y otros elementos de valor al alcance, que no tocaron”, remarcó uno de los investigadores.

Roberto Eduardo Wolfenson Band.

La fiscalía pidió exclarecer la actuación del médico que aseguró una muerte natural

Desde la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 de Pilar que investiga el caso y la Fiscalía General de San Isidro sí estaban molestos con el tiempo perdido por la actuación del primer médico policial que el viernes fue a la escena y adelantó, al revisar el cuerpo, que para él se trataba de una muerte natural, que Wolfenson había sufrido un infarto, lo que encajaba con sus antecedentes de arritmias e hipertensión.

Pese a ello, el fiscal Andrés Quintana –quien la semana pasada reemplazaba a Camafreita en su fiscalía y que tenía como experiencia haber sido el último en investigar también en un country de Pilar el famoso crimen de María Marta García Belsunce-, tuvo la precaución de ordenar de todas formas la autopsia que hizo darle un vuelco a la causa.

En la morgue, otro médico concluyó que Wolfenson había sido asesinado y que su muerte se dio por asfixia en el marco de una maniobra de “estrangulamiento a lazo” con un elemento compatible con un cordel, cable, soga o hilo muy delgado, que le dejó un surco de ahorcadura y hasta unos cortes en la parte posterior del cuello, sobre la nuca.



En sus manos, el forense detectó signos de defensa.

El elemento con el que fue ahorcado el jubilado aún no fue hallado ni identificado en la escena del crimen.

“Había algo de sangre que el médico justificó con el infarto, no vio el surco de ahorcadura ni los signos de defensa. Que haya dicho que era una muerte natural nos hizo perder valiosas horas para esclarecer el caso”, afirmó a Télam una fuente judicial.



Esto motivó que desde la fiscalía se pidieran explicaciones sobre la actuación de este profesional del Cuerpo Médico de San Isidro a las autoridades de la Superintendencia de Policía Científica de la Policía bonaerense en La Plata.

El fiscal Camafreita tenía planeado este martes reunirse con un grupo de investigadores policiales de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de San Isidro y de la SubDDI Pilar para dar algunas directivas y también iba a entrevistarse con algunos familiares de la víctima para tomar declaraciones.

El crimen de Wolfenson

El hecho, que se conoció el lunes, fue descubierto el pasado viernes por la tarde en una casa del barrio cerrado La Delfina.



Wolfenson, jubilado y de 71 años, fue hallado muerto en una habitación tenía programado recibir a las 17 a su profesor de piano.

Tras alertar a la guardia y la ayuda de un vecino, el profesor de piano encontró a su alumno en una de las habitaciones.

Fuente: (Télam)

error: ¡Contenido protegido!