17.1 C
San Nicolás de los Arroyos
viernes, 5 noviembre, 2021

Edición N° 3857

POLÉMICA ESTRATEGIA CONTRA ANTIVACUNAS: PODRÍAN SER DESPEDIDOS

El sector privado de Canadá está siguiendo el camino de su primer ministro, despidiendo a los trabajadores que no quieren vacunarse.




En Canadá rige una ley que exige la vacunación obligatoria a los trabajadores federales y la normativa, que comienza a expandirse al sector privado, puede repercutir en el despido de miles de trabajadores.


Aproximadamente 267.000 empleados federales fueron obligados a cumplir con su esquema de vacunación gracias a la implementación de esta normativa que los obligaba a demostrar que fueron vacunados antes del fin de octubre. Entonces, el primer ministro, Justin Trudeau, explicó que en caso de no vacunarse semanas después de esta fecha, enfrentarían “medidas disciplinarias que, en última instancia, podrían costarles su trabajo”.


A los empleados federales no vacunados se les impidió acudir a su puesto de trabajo y quedaron bajo una licencia administrativa que incluirá la congelamiento de su salario. Dentro de esta misma línea, la política de obligatoriedad de vacunación se aplicará también a los empleados de las compañías de viajes, entre ellas las aerolíneas. “Para viajar, hay que estar vacunado”, exclamó el primer ministro refiriéndose al tema. “Cuando se trata de evitar los confinamientos para todo el mundo, no es momento de medias tintas” explicó sobre su mano dura con respecto a las vacunas.




Ya existen empresarios canadienses que comenzaron a tomar medidas contra empleados que no presenten un certificado de vacunación contra covid-19, mediante un despido o concediendo excedencias sin empleo y sueldo. Esto ocurrió pese a la escasez de mano de obra que está sufriendo el país.


Canadá no es el único país que está aplicando estas medidas para lograr la tan ansiada inmunidad de masas. Dentro de este mismo pensamiento, Sergio Mattarella, jefe de estado de Italia explicó “La pandemia aún no ha quedado atrás. El virus ha cambiado y está demostrando ser aún más contagioso. La vacuna no nos hace invulnerables, pero reduce en gran medida la posibilidad de contraer el virus, su circulación y su peligro. Por estas razones, la vacunación es un deber moral y cívico”. Otros países como Estados Unidos o Francia también han mostrado su conformidad con reglas de este estilo en los últimos meses.



spot_img

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!