20.4 C
San Nicolás de los Arroyos
domingo, 7 noviembre, 2021

Edición N° 3860

POLÉMICA EXPOSICIÓN EN ARTEBA QUE ATENTARÍA CONTRA EL CATOLICISMO

Hoy finaliza ArteBA, exposición en el marco de la cual se presentó una obra con símbolos religiosos mezclados con sexualidad que generaron repudio en muchos ciudadanos. La autora de esta columna sostiene que este no es un acto aislado sino uno más entre muchas expresiones anticatólicas.



Soy una ciudadana más. Una ciudadana cansada de ser discriminada, atropellada y vulnerada en sus derechos, en una sociedad que ya tiene suficiente odio para seguir perpetuando estos actos de discriminación, violencia y avasallamiento a la libertad religiosa y a la libertad de conciencia, que solo atentan contra la posibilidad de que podamos vivir y desarrollarnos en paz.

Soy una ciudadana convencida de querer construir la ciudad de Dios en medio de la ciudad de los hombres aunque hoy nos toque sufrir el desprecio y subestimación del establishment.

Circula en redes el video de una obra expuesta en el marco de ArteBA. Intenta ser una muestra de `arte´ y es lo más ultrajante, vulgar y blasfemo que vi en el último tiempo. Nada más alejado de la verdad, bondad y belleza que tantas expresiones culturales nos regalan. Pero lamentablemente necesito que lo veas. Necesito que seas consciente del atropello a la fe y la libertad que estamos sufriendo.



Este nefasto espectáculo puede ser visto hasta el 7 de noviembre en la nueva edición de ArteBA en el Arena Studios situado en el barrio porteño La Boca. Según la invitación promocionada en la página de turismo del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires “ArteBA es el evento más importante de las artes visuales en la Ciudad, pone foco en los artistas latinoamericanos y hace énfasis en lo moderno y contemporáneo”.

Hasta aquí solo puedo expresar dolor e indignación. Por eso sería muy ingenuo no hacer un fuerte cuestionamiento a las grandes inversiones que recibe esta Fundación que se jacta de mostrar en vidriera todos los apoyos que recibe, y que hoy están siendo cómplices del contenido ofensivo que presenta.

Para ahondar un poco en su estructura y búsqueda de financiamiento en la página de la fundación organizadora de ArteBA 2021 explican su accionar enfatizando en los grandes patrocinadores que los acompañan, a quienes les dedican un apartado. “Desarrollamos diversas acciones que tienen lugar antes y durante la Feria, que son parte de una estrategia anual que es posible llevar a cabo por nuestra condición de organización sin fines de lucro que permite contar con patrocinios, subsidios, programas especiales y trabajar con la mirada puesta en el largo plazo”, señalan.



Por esos fuertes subsidios es que la fundación es investigada por la Inspección General de Justicia debido a que triplicó su facturación con el Estado desde el 2015, que pasó de 1,6 a 4,3 millones de pesos.

Entre sus patrocinadores, el Banco Ciudad es asociado y el Banco Santander Río es el principal. Grupos privados, otros tantos. Hasta la USAL, universidad católica. Y un fuerte aval estatal dado a esta muestra por el gobierno nacional y el de CABA.

La crisis institucional de la Fundación ArteBA terminó de explotar durante la pandemia, cuando se estafó a muchos artistas y hubo una seguidilla de renuncias, incluida la de su entonces gerenta general Julia Converti, quien entre los años 2015 y 2019, gestionó para la organización la abultada cifra de más de 11 millones de pesos por parte del Gobierno Nacional y el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.



En noviembre del 2019, por ejemplo, el Gobierno de la Ciudad giró a la Fundación ArteBA $1.500.000 para la realización de su revista número 7. Y formalizando apoyos, este año ha sido declarada de interés nacional mediante resolución del Secretario General de Nación Nro. 478/2021.

Un lavado de manos de los gobiernos que alegan que este es un “evento privado”, es cuanto menos dudoso, frente a la ofensa que han divulgado a través de la exposición “Buscando a Crista 2.0” del artista que, además, se presentó esta semana en la Usina del Arte.

La cristianofobia no es algo nuevo. Las agresiones a los grupos religiosos tampoco. Ya hemos visto al ministro de cultura de la Ciudad de Buenos Aires, Enrique Avogadro, comiéndose una torta con el cuerpo de Jesús durante el 2018 o la secretaria Legal y Técnica de la Nación, Vilma Ibarra, solidarizándose con Claudia Piñeiro por las repercusiones que tuvo la ficción “El Reino” en donde se desdibuja la fe de los evangélicos.



Estamos viviendo tiempos difíciles las personas de fe. La cultura del descarte claramente viene acompañada de muerte y también de violencia. La ridiculización de los cultos y la subestimación por parte de la dirigencia política permite silencios ante hechos absolutamente repudiables como el de esta muestra.

Nos toca a nosotros expresarnos, reparar, repudiar y exigir la restitución a todos los derechos que hoy son vulnerados, pero mucho más, nos toca perseverar en la fe. Poner el cuerpo por los hermanos que sufren, los que están solos, enfermos y los que pasan hambre. La perseverancia hoy es un grito de justicia y de defensa de esta dimensión olvidada, la espiritual, la sagrada.

Debemos exigir y hacernos cargo, aunque incomode a quien incomode, porque detrás de la cultura del descarte, son muchísimos los responsables de todos los colores y banderas políticas. Como Santa Catalina de Siena, a quien sienta el llamado de defender su fe: ¡Basta de silencios! ¡Gritad con cien mil lenguas! porque, por haber callado, ¡el mundo está podrido!



spot_img

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!