40.3 C
San Nicolás de los Arroyos
sábado, 22 enero, 2022

Edición N° 3936

QUÉ ES UNA CASA “PASSIVHAUS” Y QUÉ NECESITA TU CASA PARA SER MÁS EFICIENTE

ARQUITECTURA



Para seguir criterios passivhaus, además del uso de energías renovables, es importante conseguir viviendas muy bien aisladas y ventiladas, lo que reducirá la necesidad de consumo de energía. “Apostar por el aislamiento térmico, es la mejor opción cuando se trata de evitar el frío y el calor; el aislamiento de una vivienda es la mejor inversión para conseguir el confort del hogar actuando, además, de forma responsable con el medioambiente”, señalan los especialistas.

Una casa Passivhaus es una vivienda que tiene un bajo consumo de energía y que hace uso de energías renovables, para conseguir reducir al mínimo su emisión de CO2.

De la Redacción de EL NORTE
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

El concepto passivhaus es uno de los términos que se oye cada vez con más frecuencia al calificar una casa. Si no tienes muy claro en que consiste, te contamos que una casa Passivhaus es una vivienda tiene un bajo consumo de energía y que hace uso de energías renovables, para conseguir reducir al mínimo su emisión de CO2.



Porque no solo las industrias y los vehículos son los responsables de la contaminación. Las viviendas también son responsables de la contaminación ambiental.

Los sistemas más antiguos de climatización como las calderas de carbón – que todavía se pueden encontrar en algunos edificios – son muy contaminantes, seguidas de las calderas de gasoil.



Para seguir criterios passivhaus además del uso de energías renovables es importante conseguir viviendas muy bien aisladas y ventiladas, lo que reducirá la necesidad de consumo de energía.

¿Cómo lograrlo?

A este respecto y sobre qué medidas son necesarias para tener una casa passivhauss, Manuel Martino Director Técnico de Sto Ibérica menciona las numerosas ventajas que cuentan los habitantes de una passivhaus como, por ejemplo, “el ahorro de costos de calefacción, pero sin dejar de garantizar un clima acogedor tanto en verano como en invierno”.



Manuel señala que para conseguir una passivhaus, ésta tiene que cumplir con los siguientes factores:

“Un óptimo aislamiento térmico en todas las superficies opacas (incluyendo el suelo y la cubierta). La prevención de la formación de puentes térmicos, tanto en la planificación del proyecto, con una extraordinaria calidad de todos los detalles, y en la ejecución con materiales especializados y mano de obra especializada. Una cubierta estanca que evite de manera fiable la filtración de agua. Un acristalamiento con protección térmica y ventanas de triple vidrio y marcos altamente aislantes. Una casa que permita una ventilación activa, gracias a la alimentación permanente de aire fresco y la eficaz recuperación de calor del aire de salida”.

En cuanto a los beneficios de tener aislamientos térmicos en los edificios, Manuel señala que “apostar por el aislamiento térmico, es la mejor opción cuando se trata de evitar el frío y el calor; el aislamiento de una vivienda es la mejor inversión para conseguir el confort del hogar actuando, además, de forma responsable con el medioambiente”.

Sin necesidad de obra

Otros aspectos a tener en cuenta y que podemos llevar a cabo sin necesidad de obras de mejora que son necesarias en la comunidad para tener una fachada con aislamiento, están las siguientes:



“Sellar grietas y huecos por las que pueda entrar el frío. Los expertos estiman que el aire que entra por estos puntos de las paredes equivale a una ventana de 1,5 x 1 metro abierta continuamente. Es decir, una pérdida de calor de hasta el 25%. Hay diversos trucos caseros para evitarlo, por ejemplo, instalar empaquetaduras de goma detrás de los enchufes y los interruptores o usar un sellador de espuma para tapar las grietas.

Aislar ventanas y persianas con pequeños trucos. Entre el 15% y el 35% de la pérdida de calor que se produce en invierno, se escapa por las ventanas. Por ello, lo primero que habrá que atender será el grosor de las cortinas y la hermeticidad de las ventanas.



Cambiarse a la caldera de condensación. Una caldera antigua o de tipo G consume mucha más energía. Por ello, en algunas regiones hay ayudas autonómicas para sustituirlas por otras más eficientes, como las de condensación, que integra un mayor sistema de control, facilita el ahorro (hasta un 30%).

Paneles reflectantes en los radiadores. La primera regla es evitar cubrirlos, utilizarlos para secar ropa mojada o colocar muebles delante. Esto aumentará el consumo al evitar la emisión y circulación adecuada del calor. Un buen truco es utilizar paneles reflectantes o papel de aluminio en la parte trasera del radiador para evitar que el calor se fugue”.

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!