21.1 C
San Nicolás de los Arroyos
martes, 18 enero, 2022

Edición N° 3931

RAMALLO CELEBRA HOY 157 AÑOS

En 1864 el presidente Bartolomé Mitre decide la división de la campaña bonaerense al interior del río Salado. Con ello quedan constituidos 8 partidos nuevos, entre ellos Ramallo. El 24 de octubre de 1864 se promulgó la ley que declaraba a esta localidad como nuevo partido; el gobernador era Mariano Saavedra.

Estancia El Oratorio, donde todo comenzó.


Ramallo se formó con tierras que pertenecían a San Nicolás, San Pedro y -en menor medida- Arrecifes y Pergamino. El origen de su nombre se debe al primer habitante que se instaló a la vera del arroyo  del mismo nombre: Bartolomé  Ramallo, aunque también se dice que pudo haberse tomado del nombre del arroyo Ramallo, pues antes se acostumbraba a nombrar a las localidades con el accidente geográfico más importante. Este arroyo divide a nuestro partido del partido de San Nicolás.



El primer juez de paz designado fue Manuel Guerrico, quien ejercía su mandato desde su estancia llamada El Oratorio, ubicada en la zona rural, en el noroeste del distrito. El edificio se mantiene actualmente y es propiedad de una familia de la zona. En esa estancia se vieron por primera vez en nuestra zona los inmensos eucaliptos, materia prima de Fiplasto, una de las empresas más importantes de Ramallo.

Cada juez de paz designado dirigía los destinos del partido desde su estancia, es por eso que era imperioso la creación de una localidad cabecera que sirviera también como asiento de las autoridades. Es así que por iniciativa de José María Bustos  nace el 18 de abril de 1873 la localidad de Ramallo, luego cabecera del partido del mismo nombre.

Los primeros edificios no tardaron en construirse. Al año siguiente se construyen la sede municipal, hoy museo, la comisaría, y la escuela N° 2.



La Plaza

La plaza José María Bustos, que consta de cuatro manzanas y data de esa época, alberga parte de nuestra rica historia. En ella se encuentra el cañón que participó de la batalla del Tonelero en donde Lucio Mansilla, bajo las órdenes de Rosas, enfrentó a la escuadra brasileña, aliada del entrerriano Urquiza y el retoño del pino en donde el Padre de la Patria descansara luego de la épica batalla de San Lorenzo y cuyo original  se halla en el convento de San Carlos, ciudad de San Lorenzo.

Hay que destacar la presencia del Libertador por nuestro pago. Antes de la batalla de San Lorenzo, el coronel San Martín descansó y cambió caballos en la posta “Las Hermanas”, hoy partido de Ramallo. Se puede decir que Ramallo contribuyó  en la gesta independentista. En el centro de la plaza se encuentra la pirámide  en homenaje a la Revolución de Mayo.

El  busto de Sarmiento recuerda al padre del aula; una escultura que le hace homenaje a las madres. También cuenta con un tributo a los inmigrantes que forjaron nuestra historia. Si hay algo bello para apreciar en nuestra plaza es la diversidad de árboles entre los que se destaca  el centenario jacarandá plantado a principios del siglo XX.



La Sociedad Italiana también es uno de los edificios más antiguos. Representa la diversidad de la inmigración y la grandeza de nuestro partido al  abrirles los brazos amigablemente.

La casa del Mayor Dalmiro Castex -hoy consejo escolar- quien fuera uno de los intendentes más importantes de nuestro partido, representa a principios del siglo XX el progreso de Ramallo. La iglesia construida en 1910 es el símbolo del amor de nuestro terruño a Dios.

La antigua Sociedad Española  significó la llegada de  los inmigrantes  de la península ibérica a Ramallo. Los mismos fundadores de esa sociedad también crearon  el frontón en donde hasta el día de hoy se sigue practicando el deporte de la pelota a paleta. Se dice que los vascos a cada pueblito que llegaban construían un frontón para morigerar la nostalgia.



Progreso

El país comenzaba a abrirse al mundo y era imperiosa la comunicación entre los pueblos del interior y las grandes urbes. Es así que al paso del ferrocarril nacen las distintas localidades del partido de Ramallo:

14 de junio de 1883, El Paraíso
1 de febrero de 1886, Villa Ramallo
6 de noviembre de 1893, Villa General Savio
27 de julio de 1908, Pérez Millán

La historia económica local en sus inicios estaba marcada por la crianza de ganado ovino y en menor medida bovino con la producción de algunos cultivos. Con el paso del tiempo fue creciendo la agricultura y la actividad se complementaba con un puerto donde se realizaba la estiba para que los barcos que llegaban a lo que es hoy la Plaza “Del Estibador” cargaran los granos para enviar a otros destinos.



Hasta mitad de la década del 1940 la economía estaba marcada por las casas cerealeras, algunos comercios y las actividades lúdicas y culturales que se concentraban en la sociedad italiana como en los clubes donde se realizaban bailes y tertulias.

Construcción de la Iglesia San Francisco Javier en la ciudad de Ramallo

Un dato que con el correr del tiempo fue modificándose; mucho tiene que ver con la gran población que residía en la zona rural; como en el paraje  “El Cruce” o “El Júpiter” o bien en las localidades que como dato complementario el censo de 1937 mostraba a Estación Sánchez como una localidad con una fonda y un restaurante, dos puntos de venta de combustibles, un almacén de ramos generales, y otros comercios.

El paso del tren era muy importante en torno al crecimiento y al desarrollo que se daba en los pueblos para movilizar la actividad económica.



Actividad industrial

En 1946, comienza a funcionar Fiplasto. La fábrica que se encuentra ubicada en la ciudad de Ramallo marcó un antes y un después dentro de la actividad económica local. Muchos de los vecinos que ingresaron a trabajar a la planta que fabrica tableros de maderos vieron la posibilidad de que sus hijos pudieran estudiar y así fue como aumentó la cantidad de profesionales locales que iban desde maestros –estudiaban en San Pedro o Pergamino—hasta otras profesiones.



Fiplasto fue un gran movilizador de la economía local, los salarios industriales y beneficios para los trabajadores marcaron un momento bisagra en la comunidad.

Asimismo por esos años el General Manuel Nicolás Savio, impulsaba el proyecto de lo que fue SOMISA, llevó sus años la puesta en marcha, recién en la década del 50 comenzaron los movimientos de suelo y en los ’60 se puso en marcha la fábrica que le dio un gran impulso a la región como nunca antes se había dado.

Hoy Ramallo tiene nuevos desafíos que quedan en la agenda de la clase dirigente local. Uno que se viene dilatando con los años es tener un Código de Ordenamiento Urbano y Territorial, saber hacia dónde y como se va a crecer teniendo sustentabilidad y cuidado del medio ambiente y oportunidades para las nuevas generaciones. Un estudio local muestra que todos los años ingresan al mercado de trabajo unos 350 ramallenses.

De aquellos años a este presente han pasado muchas cosas, sin embargo este terruño deberá tener un plan integral de desarrollo y para eso la clase dirigente tiene que tener en claro que el futuro se construye entre todos los actores de la sociedad.



Hoy Ramallo se encuentra saliendo de la pandemia, observando por donde es el camino para volver a crecer o bien ser un articulador más con los distritos de la región; para que las oportunidades que alguna vez soñaron nuestros antepasado se hagan realidad en las nuevas generaciones.

Que ese sea el mejor legado que se le pueda dejar a los que siguen escribiendo esta historia.

ÚLTIMAS NOTICIAS

MARTES 18 DE ENERO

╬ BROCONI, ARDUILIA





error: ¡Contenido protegido!