20.6 C
San Nicolás de los Arroyos
domingo, 21 abril, 2024

Edición N° 4756

Regreso a clases: cómo prevenir enfermedades en jardines y guarderías

SALUD

Con el inicio del ciclo lectivo llega también el aumento del riesgo de enfermedades comunes en la infancia, especialmente durante la etapa inicial de la escolaridad. Los niños de 0 a 6 años tienen un sistema inmunológico aún en desarrollo, lo que los hace más vulnerables al contagio. Ante estas situaciones, la especialista en Pediatría Dra. Virginia Lucero (MP 64356) sugirió: “No mandar los chicos enfermos y esperar el alta del médico”.

De la redacción de EL NORTE                                                                           [email protected]

Es importante que los padres consideren ciertos cuidados y precauciones al comienzo del ciclo escolar -especialmente durante los primeros años de la infancia cuando los niños están en guarderías o jardines de infantes- ya que en esta etapa aumenta el riesgo de contagio de algunas enfermedades. Los niños de 0 a 6 años tienen un sistema inmunológico aún en desarrollo, lo que los hace más susceptibles a enfermedades como el resfriado común, la gastroenteritis, la faringitis, el síndrome de mano-pie-boca, los parásitos intestinales, la laringitis, la bronquiolitis y la bronquitis.

En el incremento del riesgo de contraer enfermedades, influye el clima.  Con la llegada del otoño se producen cambios bruscos de temperatura y hay una mayor humedad debido al aumento de las lluvias. Ambas condiciones generan un ambiente propicio para la proliferación de virus y bacterias causantes de enfermedades muy comunes.

La vuelta a clases también implica un mayor vínculo entre los niños y niñas y, por lo tanto, más posibilidades de contacto directo y de contagio de virus y bacterias.

Más frecuentes

A continuación, las enfermedades más frecuentes en chicos que concurren a guarderías y jardines de infantes.

Resfrío Común

Se presenta a través de síntomas como congestión, goteo nasal, tos, puede aparecer fiebre. Incluso pueden presentar moco verde y espeso. Causas: virus en las vías respiratorias superiores. Los niños suelen tener hasta ocho episodios al año. El tratamiento es autolimitado, es decir cura solo. Pero se pueden aliviar síntomas despejando las fosas nasales con vapores de agua en el baño o con suero hipertónico. No se aconseja dar descongestivos, siempre consultarlo antes con su pediatra. El moco verde y abundante no siempre indica utilizar antibióticos.

Gastroenteritis

Se manifiesta con síntomas como vómitos, diarrea, dolor de panza y fiebre. Las más frecuentes son las causas virales, también puede ser bacteriana y por parásitos. El tratamiento indicado es mantener a los niños bien hidratados con agua potable, la dieta debe ser saludable. Ya no se recomienda la dieta constipante estricta. En caso de presentar vómitos persistentes o diarreas con sangre la consulta al médico debe ser urgente para prevenir complicaciones. Hay que hacer hincapié en la prevención: lavado de manos antes de comer, de cocinar, luego de ir al baño y tocar animales. Lavar bien los alimentos y asegurar el consumo de agua potable.

Faringitis

Se presenta con dolor de garganta, fiebre y malestar. En los primeros años de vida, la causa más frecuente es viral. Aunque este último tiempo hemos visto muchas faringitis por la bacteria esteptococo. Se contagia por contacto con las secreciones al toser o estornudar. En referencia al tratamiento, si la causa es viral solo se deben aliviar síntomas, previa consulta al médico. No se aconseja automedicar. Para certificar la presencia de estreptococo se realiza un hisopado faríngeo y si se confirma, se indica antibióticos.

Síndrome Mano Pie Boca

Los síntomas que se presentan son erupción con pequeñas ampollas fuera y dentro de la boca, por lo general dolorosas, en palma de manos, pies y nalgas. También se pueden ver en el área del pañal. No suelen picar mucho. Pueden estar acompañadas de fiebre y malestar, dolor de garganta y falta de apetito. La causa viral: especies de enterovirus. La edad más frecuente es entre 1 y 3 años. Se contagia a través de secreciones de nariz y boca o por gotas de flugge al toser o estornudar. También se puede contagiar por vía fecal-oral, es decir por contacto directo con las heces. El tratamiento, se cura solo en 5 a 10 días. Solo se deben aliviar síntomas con analgésicos si es necesario y previa consulta al pediatra para su correcto diagnóstico y tratamiento adecuado. 

Parasitosis Intestinal

Los síntomas: prurito anal, vulvitis, dolor de panza, diarrea o constipación. En muchas oportunidades el parasito se ve en la materia fecal. Entre las causas se encuentra, Oxiuros y Guardia, como los más frecuentes, pero también hay otros enteroparásitos. Se contagian por vía fecal- oral es decir juguetes o manos contaminadas con heces que contengan estos parásitos es la vía más frecuente en niños. En el  tratamiento; el pediatra indicará antiparasitarios, en caso de sospecha clínica o mediante un examen de la materia fecal con presencia de parásitos. Por lo general el tratamiento lo deben hacer todos los miembros de la familia para que sea efectivo. La prevención a través del lavado de manos, higiene de objetos y juguetes es fundamental.

Otras infecciones respiratorias

Laringitis, bronquiolitis y bronquitis son frecuentes en edades tempranas, se caracterizan por tos, mocos, fiebre y en casos más severos dificultad para respirar. Siempre ante estos síntomas, hay que consultar lo más pronto posible al pediatra para un correcto diagnóstico y tratamiento oportuno. No automedicar y hacer hincapié en la prevención.

Los padres deben tener carnet de vacunas al día y controles pediátricos habituales, lavado de manos, desinfectar juguetes y superficies ventilar ambientes, mantener espacios libres de tabaco, no enviar a los niños a jardines y guarderías estando enfermos. Alimentación saludable y buena hidratación.

La Dra. Lucero, recomendó: “No mandar los chicos enfermos a la guardería o el jardín y esperar el alta del pediatra. Mantener las vacunas al día y las recomendaciones del pediatra”. En cuanto a la prevención es fundamental “el lavado de manos, una buena alimentación, ambientes ventilados y libre de humo, limpieza de superficies y juguetes”.

Epígrafe

La Dra. Virginia Lucero sugirió: “No mandar los chicos enfermos a la guardería o al jardín de infantes y esperar el alta del pediatra”. ILUSTRACIÓN WEB.

error: ¡Contenido protegido!