REPUNTE MÍNIMO DE LAS TIENDAS DE INDUMENTARIA: EN SAN NICOLÁS LAS VENTAS NO CRECEN COMO SE ESPERABA

La recuperación del consumo se desaceleró en junio con las nuevas restricciones para contener la segunda ola de Covid-19, según un informe de CAME (Confederación Argentina de la Mediana Empresa). Las ventas minoristas pymes, medidas a precios constantes, crecieron 8,6% frente a junio 2020 y siguen 16% por debajo del mismo mes de 2019, antes de la pandemia. En nuestra ciudad, los rubros de indumentaria afirman que creció la venta pero no lo suficiente como especulaban.

Las ventas crecieron en indumentaria, pero no tanto como se especulaba. Archivo EL NORTE

De la Redacción de El Norte
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

En la comparación anual, el 73,6% de los comercios tuvieron variaciones positivas, y para los próximos tres meses, las expectativas son prudentes, especialmente por la incertidumbre que genera la crisis sanitaria. En los últimos dos años, el poder de compra de las familias cayó 20% y el mercado de consumo acusa el impacto.

La pandemia generó una debacle económica tan grande que a pesar del repunte en ventas de los comercios minoristas, en San Nicolás no fue suficiente aunque los comerciantes no pierden las esperanzas de que en los próximos meses haya una mayor demanda en el consumo por parte de los nicoleños.

Según la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), las ventas en el rubro de indumentaria crecieron un 8,6% en junio con respecto del mismo mes el año pasado. Además, se vislumbró un 27,7% de crecimiento en el mismo rubro con respecto a mayo del 2021. Es decir que en solo un mes, las ventas se dispararon en general.

EL NORTE consultó a distintos dueños de tiendas de ropa, tanto de indumentaria masculina, como así también de femenina y niños, para conocer la realidad local. La misma es muy diferente a lo expresado en el informe de CAME, y esto se da en el marco de la incertidumbre económica que vivimos.

Ropa de hombre

La indumentaria masculina tiene una particularidad y es que hace años que viene golpeado debido a que “por lo general los hombres no son de renovar mucho el guardarropas. Entonces ya desde hace un tiempo que no es común que haya un crecimiento muy grande año a año, siempre hablando sin la pandemia de por medio”, cuenta el dueño de un local de ropa masculina ubicado por calle Mitre.

“Yendo al lado del crecimiento de las ventas, desde ya que influyó mucho el Día del Padre, que es cuando los hombres aprovechan la ocasión especial y compran más de lo habitual. También que se regala a padres, hermanos, tíos, abuelos, entonces eso incrementa las ventas. Sin ese día no creo que nos hubiese ido mejor en junio, pero las ventas no son crecientes desde hace más de un año”, añadió.

La dueña de otro local ubicado en la misma calle, aseveró que “las ventas siguen siendo bajas, mucho más de lo que esperábamos para esta época. Sí se nota que hay más dinero porque la gente sale más a comprar, debe ser por el aguinaldo calculo. Pero sin el Día del Padre, junio no hubiese sido un mes mejor que mayo para nosotros”.

Ropa de mujer  

Pasando a la indumentaria femenina, se marca una diferencia muy importante. “Aquí es contrario a lo que puede llegar a verse en tiendas de hombres, nosotros estamos vendiendo más o menos diez prendas por día, lo que sucede es que las mujeres suelen gastar más en ropa en comparación de los hombres”, cuenta la empleada de una tienda de ropa femenina ubicada por calle Francia.

“Otra de las cuestiones que vimos es que, al haber más circulación de gente, que haya menos restricciones y hayan abierto más tiempo los bares y restaurantes, ayuda a que se gaste más en comparación al año pasado que uno estaba encerrado y no iba a ningún lado. Seguramente, el aguinaldo haya hecho la diferencia porque este fin de semana que pasó se vio más gente en la calle”, agregó la misma empleada.

De inmediato, añadió que “en comparación al año pasado es increíble lo que crecieron las ventas y creo que fue gracias a las ventas on-line, porque mucha gente miraba por Instagram, reservaba y automáticamente venían al local a probárselo y comprarlo. Eso ayudó a que podamos renovar con más facilidad el stock que teníamos”.

Ropa de niños

Otra realidad se ve reflejada en los locales que están abocados a la ropa de los más pequeños, más teniendo en cuenta que van creciendo y suele ser común que la ropa no les dure tanto como a los adultos. Además, influye que jueguen en parques o plazas y se les termine gastando más rápido la ropa.

“Debo admitir que nuestro rubro no se vio tan afectado como esperábamos. Las ventas son bajas, eso es cierto, pero también creció mucho con la vuelta a clases, con la habilitación de los parques y plazas, ya que ahí juegan y no cuidan la ropa. Otro punto que influye en nosotros, es que es más sencillo elegir ropa para ellos, ya que los talles suelen ser muy parecidos en todas las marcas”, manifestó la dueña de un local de ropa para chicos ubicado en el centro.

“Con respecto al crecimiento, no creo que haya subido tanto. Pero sí veo una pequeña suba que ayudará a que, en los próximos meses, lo podamos ver reflejado en las ventas. Cuánta menos restricciones haya, mejor nos va a empezar a ir a todos los pequeños comerciantes”, agregó la dueña de dicho lugar.