18.5 C
San Nicolás de los Arroyos
jueves, 27 enero, 2022

Edición N° 3940

RUSIA PODRÍA INVADIR UCRANIA SEGÚN EL WASHINGTON POST

Rusia ya no esconde su movilización militar a decenas de kilómetros de la frontera con Ucrania y según el Washington Post, citando fuentes de los servicios secretos estadounidenses, Moscú prepara una invasión en enero.



Ucrania ha realizado advertencias sobre una inminente invasión rusa, lo que han suscitado un acalorado debate sobre cómo debe responder Occidente.

La publicación de un artículo de Samuel Charap, en el que argumentaba que Ucrania debía aceptar la interpretación rusa del acuerdo de Minsk o enfrentarse a una guerra total, lo hizo del todo evidente.



La avanzada sería con 175.000 hombres, artillería, blindados pesados, medios de guerra electrónica y toda la panoplia de una guerra de largo alcance.

El Gobierno ruso acepta dar marcha atrás sólo si la OTAN y la Unión Europea aceptan por su parte cerrar la puerta definitivamente a Ucrania. También a Georgia y otros países de la región.



Plan de invasión

¿Dejará Ucrania de ser un Estado soberano tras su rendición o conquista el próximo año? La situación es más compleja que la descrita por algunos ‘think-tank’ de Washington. Hay mucha incertidumbre en los cálculos tanto de Rusia como de Occidente.

En primer lugar, este plan de invasión de Rusia está en consonancia con la reciente acumulación de fuerzas a lo largo de la frontera ucraniana. Las fuerzas armadas rusas son perfectamente capaces de ejecutar una operación de este tipo.



Los dirigentes rusos están decididos a utilizar la fuerza militar para recuperar el control imperial sobre Kiev. Pero planificar, ensayar y prepararse para la guerra forma parte de la descripción del trabajo de los militares.

Eso no significa necesariamente que Vladimir Putin vaya a seguir automáticamente los planes de guerra. Las amenazas militares, incluidas las nucleares, forman parte desde hace mucho tiempo del enfoque de Moscú de la diplomacia coercitiva.



Por supuesto, hay lagunas en las capacidades de defensa aérea y de guerra electrónica ucranianas, que Rusia aprovecharía. Pero la invasión no conduciría a una victoria rápida como la que Rusia obtuvo en Georgia en 2008, o como la que podría haber obtenido sobre Ucrania en 2014.

Esto daría a Occidente tiempo para reaccionar de la manera que eligiera, lo que, a su vez, haría que el resultado de la guerra fuera menos predecible y controlable para Rusia. Sin embargo, sólo cabe especular si Putin cree o no que existe una posibilidad creíble de reacción occidental contundente.

Con información de Clarín y El Confidencial

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!