16.1 C
San Nicolás de los Arroyos
miércoles, 17 abril, 2024

Edición N° 4751

Sam Bankman-Fried podría enfrentar hasta 50 años de cárcel por el fraude multimillonario en FTX

Las estimaciones oficiales indican que la estafa alcanzó a más de un millón de víctimas, con un monto superior a los 8.000 millones de dólares, situándolo entre los fraudes financieros más grandes de la historia

Sam Bankman-Fried podría enfrentar hasta 50 años de cárcel por el fraude multimillonario en FTX

Bankman-Fried fue condenado en noviembre de 2023, exactamente un año después de la publicación de un artículo de CoinDesk que destacaba los vínculos inusualmente estrechos entre las dos empresas de Bankman-Fried, FTX y el fondo de cobertura Alameda Research, lo que provocó una cadena de acontecimientos que condujeron a la caída de una de las figuras más visibles del mundo criptográfico.

Fiscales federales instaron a un juez de Nueva York a sentenciar a Sam Bankman-Fried a entre 40 y 50 años de prisión debido a las “extraordinarias dimensiones” del fraude multimillonario del magnate de las criptomonedas.

En un expediente de más de 100 páginas, los fiscales expusieron metódicamente los delitos de Bankman-Fried (fraude electrónico, conspiración para cometer fraude y conspiración para cometer lavado de dinero) en relación con su supervisión de FTX, la plataforma de comercio de activos digitales que fundó.



Las autoridades estimaron que defraudó al menos a 1 millón de víctimas por más de 8.000 millones de dólares, lo que lo convierte en uno de los mayores fraudes financieros de la historia, y pidieron que se le ordene pagar 11.000 millones de dólares en restitución cuando la sentencia sea el 28 de marzo en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos en Manhattan.

En su memorando de sentencia, los abogados de Bankman-Fried pidieron al juez Lewis A. Kaplan que dictara una pena de prisión de cinco a seis años. Se enfrenta a hasta 100 años según las directrices federales de sentencia, lo que sería “grotesco”, escribió el abogado Marc Mukasey, para una “persona brillante, compleja y humana” con un historial de trabajo caritativo e ideales altruistas. Mukasey también citó el autismo de Bankman-Fried como motivo de indulgencia.

Los fiscales rechazaron las afirmaciones de buenas intenciones de Bankman-Fried y se centraron en cambio en las víctimas que perdieron los ahorros de toda su vida. Durante el juicio, presentaron su caso como un simple fraude disfrazado de innovación financiera revolucionaria, argumentando que Bankman-Fried se apropió indebidamente de fondos de clientes para gastar generosamente en bienes raíces de lujo, inversiones y donaciones políticas de “dinero oscuro”.



“Con todas las ventajas que le confiere una educación cómoda, una educación en el MIT, un comienzo prestigioso en su carrera en finanzas y una idea valiosa para una nueva empresa, Bankman-Fried podría haber seguido la vida gratificante, productiva y altruista que ha esbozado en su presentación de sentencia”, escribieron los fiscales.

“Pero en cambio, su vida en los últimos años fue de avaricia y arrogancia incomparables; de ambición y racionalización; y correr riesgos y apostar repetidamente con el dinero de otras personas”, agregaron.

Además, dijeron, Bankman-Fried no se arrepiente. “Incluso después de la quiebra de FTX y su posterior arresto, Bankman-Fried eludió su responsabilidad, desvió la culpa hacia los eventos del mercado y otros individuos, intentó manipular a los testigos y mintió repetidamente bajo juramento”.



error: ¡Contenido protegido!