13.4 C
San Nicolás de los Arroyos
lunes, 22 julio, 2024

Edición N° 4846

San Juan: confundieron un embarazo con un tumor y el bebé falleció

La víctima, que estaba de 40 semanas, creía que no podía tener hijos por un problema en la glándula tiroides

La víctima es una joven de 24 años y no sabía que estaba embarazada. Fue al Hospital San Roque en Jáchal, San Juan, quejándose de dolores corporales. Ella alega que le diagnosticaron incorrectamente un tumor en el abdomen, cuando en realidad estaba de parto. El niño falleció. La justicia, indaga sobre el accidente, el cual podría ser considerado como un acto de violencia obstétrica.

El incidente tuvo lugar el 5 de febrero, pero solo se hizo público este lunes mediante una publicación en Zonda Diario, un medio local. Pero se reportó que los hechos se desencadenaron el domingo 4 de febrero, cuando la afectada acudió a la emergencia del Hospital San Roque quejándose de “cólicos”.

“Me pusieron suero, antibióticos y decidieron internarme por dolores ‘estomacales’. A las 22 me llevaron a realizar una prueba de embarazo, la cual dio negativa. Ese testeo, según las enfermeras, era efectivo”, describió F.A. ante los efectivos de la Comisaría 21°, donde radicó la denuncia.



El día posterior, optaron por realizarle una ecografía, pero ante la ausencia de personal especializado, se le efectuó una radiografía en su lugar. De acuerdo con lo narrado por la mujer, tras esta prueba, el médico le informó que presentaba un tumor abdominal. No obstante, durante una consulta de seguimiento, se decidió convocar a un ginecólogo, el cual determinó que estaba embarazada.

En medio del shock, F.A. fue trasladada a una sala donde, finalmente, le realizaron un ultrasonido. “Ahí sentí latir el corazoncito de mi bebé. Le pregunté a la enfermera si esos eran sus latidos y me dijo que sí. El doctor decidió hacerme tacto una vez más y me llevaron al quirófano. El bebé nació a las 11. Pedí verlo, pero el médico se lo entregó rápidamente a la enfermera. Después, me dieron la noticia de que había fallecido”. Contó la víctima al portal local.

Una testigo resumió lo ocurrido: “La hipótesis que manejamos es que cuando la mujer fue a internarse estaba en pleno trabajo de parto y no lo sabía, porque no sabía que estaba embarazada”.



Además, detalló que la mujer tenía una disfunción de la glándula tiroides y hacía cuatro años que no menstruaba de manera regular. “Ella creía que no podía tener hijos. Por otro lado, el test que le hicieron los médicos, de orina, dio negativo”, agregó.

El cadáver del neonato fue llevado a la morgue judicial para realizarle una autopsia. El resultado de esta mostró que el deceso del bebé se debió a una “muerte intrauterina”. Adicionalmente, se encontró un hematoma subdural en su cráneo.

“Lo que ocurrió es que pasó mucho tiempo encajado en el canal de parto sin poder nacer. Cuando se dieron cuenta, por la ubicación que tenía, ya no podían practicarle una cesárea, así que usaron fórceps, lo cual podría haberle causado el hematoma”, describió una fuente con acceso al expediente.



La autopsia determinó que el bebé era de, aproximadamente, 40 semanas. Pesaba 3,400 kilos y medía 51 centímetros.

Se sospecha que puede ser un caso de violencia obstétrica, está siendo investigado por la Unidad Fiscal del Norte de la 2° Circunscripción de San Juan, dirigida por Sohar Aballay. De acuerdo con lo que ha trascendido, como parte de las acciones judiciales preliminares, se han recogido testimonios de la afectada, sus parientes y el equipo de salud que la asistió. Asimismo, se ha incautado el expediente médico de F.A.

Por ahora, el expediente se maneja bajo la categoría de “investigación de muerte”, aunque este estatus podría modificarse próximamente. El lunes siguiente, Aballay tiene previsto llevar a cabo una evaluación con médicos forenses especializados en delitos, que incluirá también a los especialistas que realizaron la autopsia al infante.



error: ¡Contenido protegido!