11.7 C
San Nicolás de los Arroyos
miércoles, 25 mayo, 2022

Edición N° 4059

SAN NICOLÁS DE BARI, SANTO PATRONO DE NUESTRA CIUDAD



El santo patrono de nuestra ciudad es el germen histórico del mito de Santa
Claus, central personaje de la Navidad en casi todo el planeta. Ese religioso que
desarrolló su obra en Mira, una pequeña ciudad romana en la actual Turquía, en
los albores del siglo IV d. C. es ni más ni menos que San Nicolás de Bari, el
patrono de nuestro suelo nicoleño.

De la redacción de EL NORTE
redaccion@diarioelnorte.com.ar

Papá Noel existió. Su vida y obra nos toca muy de cerca a los nicoleños: fue un obispo
que cada fin de año regalaba a los chicos de su aldea golosinas y pequeños obsequios,
ganándose el mote de ‘Obispo de los Niños’. Ese religioso que desarrolló su obra
en Mira, una pequeña ciudad romana en la actual Turquía, en los albores del siglo IV
d. C. es ni más ni menos que San Nicolás de Bari, el patrono de nuestro suelo nicoleño.
La verdadera historia de Papá Noel o Santa Claus se origina con San Nicolás de Bari,
quien nació alrededor del año 280 en Patara, una provincia de Asia Menor.
Se dice que era hijo de una familia adinerada y tuvo una buena educación, pero
que al morir sus padres regaló todos sus bienes y se dedicó a la vida religiosa,
siendo ordenado sacerdote cuando tenía 19 años.

Por su amor y generosidad sobre todo hacia los niños, fue llamado “obispo de los niños”
y su fama se extendió por muchos lugares, donde empezó a ser protagonista de varias
leyendas fantásticas, una de ellas, que salía por las noches para repartir regalos entre los
necesitados, lo que unido a los milagros que realizó, motivó a que la Iglesia católica lo
canonizara, convirtiéndolo en santo. La leyenda de San Nicolás se extendió
hasta Alemania, Suiza y los Países Bajos, pero además, la que más importancia tuvo y
que dio origen al famoso Santa Claus, fue la de que dejaba regalos para los niños y esto
lo hacía secretamente el 6 de diciembre, día en que la Iglesia celebra la fiesta en su
honor, pero después, por motivos religiosos, cambió el día de entrega de sus
regalos a la noche del 24 de diciembre, fecha en que celebra el nacimiento del niño
Jesús.

La misión de repartir regalos a los niños en Navidad fue adoptada por toda Europa, lo que varió fue el personaje encargado de hacerlo, que pasó de San Nicolás, al Niño
Dios y después a los gnomos, al Padre Invierno Nórdico, a la Bruja Buena Italiana
y otros personajes más.



No en todos los lugares el Santa Claus norteamericano recibe el mismo nombre, se llama Papá Noel en España (lo mismo que en la Argentina), Kolya en Rusia, Niklas en
Austria y Suiza, Pezel-Nichol en Baviera, Semiklausen Tirol, Svaty Mikulas en la
antigua Checoslovaquia, Sinter Klaas en Holanda, Father Christmas o Padre Navidad en Gran Bretaña, Père Noël o Padre Navidad en Francia, y muchos otros
nombres, aunque sea el mismo personaje.

Una imagen ¿publicitaria?

A través de los años, la imagen de Papá Noel se fue modernizando y aunque conservó su hermosa barba blanca, el hábito de obispo fue remplazado por el hoy famoso saco y gorro rojo con ribetes blancos, botas y cinturón negros.

Hacia 1863, adquirió la actual fisonomía de hombre mayor, robusto, barbudo y
bonachón con la que más se le conoce. Esto fue gracias al dibujante alemán Thomas
Nast, quien diseñó este personaje para sus tiras navideñas en Harper’s Weekly. Allí
adquirió su vestimenta y se cree que su creador se basó en las vestimentas de los
obispos de viejas épocas para crear este «San Nicolás», que en ese momento ya
nada tenía que ver con San Nicolás de Bari.

Igualmente, ya en el siglo XX, la empresa Coca-Cola encargó al pintor Habdon
Sundblom que remodelara la figura de PapáNoel para hacerlo más humano y creíble. Esta versión data de 1931.



En este punto, sin embargo, hay que aclarar que es solo una leyenda urbana la creencia de que el color rojo y blanco de Santa Claus tenga su origen en los spots que la marca Coca-Cola empezó a hacer a partir de 1931, aunque sí es cierto que contribuyeron a la
popularización de estos colores y del mito mismo.

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!