6.3 C
San Nicolás de los Arroyos
viernes, 19 agosto, 2022

Edición N° 4146

SE COMETIÓ UN FEMICIDIO CADA 34 HORAS EN LO QUE VA DEL AÑO

RELEVAMIENTO NACIONAL

Como sucede periódicamente, el observatorio de género “Ahora que sí nos ven” dio a conocer el detalle del relevamiento vinculado a la violencia patriarcal en Argentina. Los datos ratifican la emergencia: un femicidio cada 34 horas. Del total, 21 víctimas habían realizado al menos una denuncia y 12 tenían medidas de protección.

Los movimientos feministas reclaman la declaración de la emergencia en materia de violencia de género, un pendiente histórico. IARA CERASI / EL NORTE

Carolina Mitriani
redaccion@diarioelnorte.com.ar



Un total de 127 femicidios fueron contabilizados entre el 1° de enero y el 30 de junio del 2022, según informa el observatorio “Ahora que sí nos ven” (AQSNV), tras un minucioso trabajo ad honorem de relevación de medios de comunicación.

Esto representa un femicidio cada 34 horas en lo que va de 2022. También reportan 95 intentos de femicidio en el transcurso del año. En lo que refiere a transfemicidios y travesticidios (el asesinato por motivos de odio de género a las diversidades) contabilizan 4 publicados en los medios de comunicación, frente a 32 casos denunciados por organizaciones LGBTIQ+.

Detalles

Desde el observatorio plantean la pregunta “¿quién y dónde nos matan?”, que tiene su respuesta clarificada: los femicidas en el 64% de los casos son las parejas o exparejas de las víctimas. En el 19,7% de los casos el asesino es un familiar y en el 11% un conocido. Es decir que en el 94,7% el agresor pertenece al círculo íntimo de las víctimas.

En el 64% de los casos el femicidio tuvo lugar en la vivienda de la fallecida, quien muchas veces comparte con su agresor el espacio, por los obstáculos que existen agravados por el género para acceder a un empleo formal, mejores condiciones económicas y una vivienda individual. “La desigualdad estructural que reproduce la desigual distribución de las tareas de cuidado y la brecha de género salarial propician que las mujeres y personas trans no puedan conseguir autonomía económica y complejizan el romper con la situación de violencia”, analizan desde “Ahora que sí nos ven”.



En el 21% los femicidios ocurren en la vía pública. “El espacio público fue históricamente un ámbito masculino al que nosotras no pertenecíamos, ya que según el mandato patriarcal debíamos recluirnos en la privacidad del hogar y realizar el trabajo doméstico no remunerado”, resaltan.

El 64% de los asesinatos por desprecio de género fueron cometidos por las parejas y exparejas. El 64,5% ocurrió en la vivienda de la víctima. Cinco femicidas desempeñaban tareas en las fuerzas de seguridad como policías y uno como militar.

Instituciones patriarcales

Las integrantes del relevamiento sostienen: “Seguimos observando que las mujeres no pueden acceder plenamente a la Justicia ni son protegidas cuando denuncian. En el 17% de los femicidios la víctima había realizado al menos una denuncia y solo en el 9% obtuvieron una medida de protección”.

También valoran que “la falta de perspectiva de género en el Poder Judicial y en la Policía es evidente. Cada decisión o acto machista de parte de estas instituciones implica un mensaje disciplinador y un desincentivo para que las víctimas puedan salir del círculo de la violencia”.

Dentro de los crímenes de este año, cinco femicidas pertenecían a la policía y uno era militar. En esos seis casos se utilizó un arma de fuego. “Por esto es que seguimos exigiendo que se implemente la Ley Micaela para todos los funcionarios del Estado, a fin de que puedan tomar conciencia de forma urgente de que la violencia machista es posibilitada por una desigualdad de poder, la cual se profundiza cuando el agresor pertenece a instituciones como las fuerzas de seguridad que tienen a disposición un arma”, destacan, agregando que “en cuatro de estos casos relevados el arma reglamentaria no solo se utilizó para perpetrar el femicidio, sino también para que el agresor se suicidara, clausurando toda posibilidad de justicia y reparación para la familia y allegados de la víctima”.



Las vidas trans importan

En lo que va de 2022 se consignan cuatro transfemicidios/travesticidios, es decir, crímenes motivados por las identidades de género. Esta cifra, aclaran desde AQSNV, “está subrepresentada dado que nuestra fuente, los medios de comunicación, no lo consideran noticia relevante”.

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!