SENTENCIA JUDICIAL: “SI ME DENUNCIÁS, TE MATO”

El señor juez, Dr. Cristian Eduardo Ramos, resolvió condenar a Emanuel Cabrera como coautor penalmente responsable de los delitos de robo agravado por el uso de arma de fuego, a la pena de tres años y un mes de prisión. A mano armada robó a un hombre que venía de trabajar y a un remisero, al cual le sustrajo su vehículo.

El señor juez, Dr. Cristian Eduardo Ramos, resolvió condenar a Emanuel Cabrera, como coautor penalmente responsable de los delitos de robo agravado por el uso de arma de fuego, en los términos del artículo 166 inciso 2do. párrafo 3ro. del Código Penal y robo, en los términos del artículo 164 del Código Penal, en concurso real -art. 55 del C.P.-, a la pena de tres años y un mes de prisión.

El  15 de marzo de 2014, aproximadamente a la 1:00, Bruno Manuel Cabrera junto con otra persona ajena a la presente resolución interceptaron a Cristian, quien caminaba por calle Howard entre Arámburu y Llovet del barrio Avamba’é de San Nicolás y mediante intimidación con un arma de fuego, se apoderaron ilegítimamente de una billetera de cuero con dinero en efectivo y documentación varia, un teléfono celular marca Nokia Asha y un bolso color negro y gris que contenía ropa de trabajo y efectos personales del nombrado Correnti, para luego darse a la fuga.

Testimonio

Lo expuesto se encuentra probado en la declaración testimonial de la víctima Cristian, quien manifestó que ese día bajó del colectivo de la empresa Litoral Bus, en calle Howard del barrio Avamba’é, y comenzó a caminar por la calle Howard entre Aramburu y Llovet, más precisamente a unos metros de la calle Llovet.

Ahí escuchó pasos de atrás como si lo siguieran, por lo que se dio vuelta y vio a una persona que se le acercaba corriendo en su dirección, de entre 17 y 19 años de edad aproximadamente, y portaba en una de sus manos un arma de fuego del tipo revólver, de color negro, con el cual lo apuntó y le dijo “dame la billetera, dame todo”, y le entregó el dicente su billetera.

Pero no se conformó con ello ya que le pidió que le entregara su celular y el bolso, tras lo cual accedió a ello, haciéndole entrega de un celular marca Nokia Asha y un bolso de color negro. En un momento determinado se percató de que había un segundo sujeto que se encontraba alejado varios metros, quien aparentaba una edad aproximada de 14 años. Finalmente estos se retiraron por calle Llovet en dirección al río diciendo antes de irse: “Si me denunciás, te mato”.

Al remisero

El 17 de julio de 2017, aproximadamente a las 20.45, en inmediaciones de la intersección de las calles Bustamante y Soler de San Nicolás, Bruno Emanuel Cabrera junto con otra persona ajena a la presente resolución que viajaban como pasajeros del automóvil Chevrolet Corsa afectado al servicio de remís, conducido por  Héctor, previo intimidar a este último, se apoderaron ilegítimamente del vehículo, una billetera que contenía dinero en efectivo y un teléfono celular marca Motorola.

La víctima refirió ser empleado de una agencia de remís EL OMBÚ, y que se encontraba trabajando con el automóvil y suben a bordo dos personas que le refieren que dirija hasta barrio Avamba’é para luego dirigirse a calle Paván haciendo el recorrido por calle Balcarce para retomar por la Ruta 188, luego ingresan al barrio por calle Montiel cruzando por detrás de la planta de gas y al llegar al mencionado barrio, uno de los pasajeros se baja y le dice “esperame acá” y al cabo de unos dos minutos vuelve.

Luego le refiere que se trasladen hacia el segundo lugar antes mencionado, retomando por la Ruta 188 y doblando en avenida Savio y seguido por calle Bustamante hasta llegar a calle Soler. Termina el recorrido en un descampado y en ese momento uno de los malvivientes le dice: “Estás robado”, y le quita las llaves del rodado y su celular que lo tenía en el bolsillo de su pantalón derecho, a lo cual el deponente no se resiste en ningún momento y le cede el control del vehículo.

Acto seguido, el malhechor retoma el recorrido por calle Bustamante hasta Lamadrid en contramano y de esta a José Ingenieros hasta llegar a la avenida Moreno. Una vez allí siguen hasta calle Dámaso Valdés y vuelven por esta última abandonándolo antes del barrio Martínez, en un descampado, previo sacarle todas sus pertenencias, entre ellas, una billetera y su celular marca Motorola, modelo E2.